Astroturismo en Córdoba: conociendo nuestro cielo

En la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen. Gentileza Jonatan Miran la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen.
En la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen. Gentileza Jonatan Miran la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen.

Para Jonatan Mira, experimentado guía de turismo astronómico de la provincia de Córdoba, cuando para todos es hora de dormir, la aventura acaba de empezar. 

Son las 22.30 de un viernes por la noche, y vamos desde la calle más movida y popular de Capilla del Monte, la “Techada”, hasta la Reserva Natural Municipal Villa Cielo.

En cinco minutos empezamos a caminar por un sendero que se abre en medio del bosque nativo, con nuestras linternas del celular prendidas para saltear obstáculos del suelo hasta que nuestro guía nos indica que las apaguemos. Ahí empieza la magia.

Lejos de la contaminación lumínica de las ciudades, hay un cielo oscuro, limpio y estrellado, que a veces olvidamos que existe. “Somos la primera generación de seres humanos que dejó de mirar las estrellas”, nos cuenta Jonatan Mira... “John de las Estrellas”, como lo llaman sus amigos, aunque él se autodenomina simplemente un “estrellero”.

En penumbras, a lo lejos, se alcanza a divisar el contorno de la cima del inmenso y mítico Cerro Uritorco bajo un terciopelo negro. No hay Luna que ilumine, no hay luz artificial que interrumpa. Estamos mirando las estrellas a cielo abierto mientras Jonatan enseña a interpretarlas.

Saca de su bolsillo un rayo láser astronómico de color azul y otro verde tan potentes que recorren seis kilómetros y alcanza a tocar las estrellas. Descubrimos dos planetas: Júpiter y Saturno; vimos Alfa Centauri, la estrella más cercana al sistema solar (a cuatro años luz de distancia); nos enseña que lo que parece una mancha blanca a lo lejos en realidad son dos galaxias a más de 160.000 años luz de distancia; y nos hace protagonistas de una historia de navegantes intentando llegar a destino sin brújula y teniendo de referencia únicamente a la Cruz del Sur.

Cuando se vive esta experiencia, queda para siempre en las retinas, pero ¿cómo dejar esto ilustrado en fotografías? “El Estrellero” responde: “Para eso está la astrofotografía nocturna de paisaje”. Desenvolvió su cámara profesional Sony, y con una técnica de larga exposición donde se mantuvo abierto el obturador por más de 15 segundos, ingresó mucha luz en una oscuridad total.

Si se quisiera retratar personas con las estrellas, hay que quedarse inmóvil para que salga perfecta. Así fue cómo la postal del tour astronómico se hizo realidad.

Se trata de una propuesta atípica para todas las edades. Una experiencia astronoturística, pero con los pies en el suelo. Una oportunidad para conocer nuestro cielo.

Puesto Pavón

En la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen. Gentileza Jonatan Miran la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen.
En la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen. Gentileza Jonatan Miran la experiencia, Jonatan enseña a captar la mejor imagen.

El refugio Puesto Pavón, de la ciudad de Capilla del Monte, se convirtió en el primer alojamiento en la Argentina con cielo certificado para astroturismo por la Fundación Internacional Starlight dependiente del Instituto de Astrofísica de Canarias.

“Un hito en la historia argentina y un orgullo cordobés. Además, las sierras en algunos puntos funcionan como barreras protectoras de la contaminación lumínica que nos permite experimentar un cielo limpio oscuro y estrellado. Y el Uritorco constituye un escenario onírico que le da el marco necesario para extasiar al soñador”, relata Jhon.

Puesto Pavón es un refugio de montaña sobre la cara este del Uritorco; lugar que goza de las condiciones suficientes de oscuridad para experimentar un cielo estrellado.