Artesanías y sabores en San Javier

Elegido por los amantes del senderismo y por aquellos que buscan quietud y relax, San Javier, en el Valle de Traslasierra, también tiene propuestas artesanales y sabores regionales para ofrecer a sus visitantes.

Pegado a Yacanto, cercano a La Población y asentado sobre la ruta 14, este rincón serrano es refugio de una gran variedad de ofertas. Caminando por sus callecitas se ven atelieres, talleres y locales de artesanos; la mayoría situados alrededor de la plaza principal o en los alrededores.

¿Qué se puede encontrar? Esculturas, pinturas, obras de arte en madera, bijouterie artesanal, hilados y lanas naturales son algunos imprescindibles en las tiendas de diseño, casas de interiorismo y talleres artísticos. Se suman las piezas en hierro, la orfebrería de plata y las artesanías criollas en cuero.

Tips: Información útil para enamorarse de San Javier.

Una parada obligatoria cerca del Mirador del Silencio y de la Quebrada de Ambrosio es el atelier de la artista plástica Dolores Mendieta (https://doloresmendieta.com.ar/). Sus obras indagan sobre la identidad latinoamericana, el realismo social y el realismo mágico, e incursionan en una simbología personal relativa a los mundos sagrados. Para visitar el atelier, hay que coordinar con Mendieta.

Huertas, ferias y más

No puede faltar en este paseo la degustación de productos regionales. En almacenes naturales y huertas orgánicas hay dulces, legumbres, frutos secos, quesos de cabra y miel pura. También existen puestos serranos con colaciones y alfajores caseros, y una panadería artesanal con chipás riquísimas.

¿Un plus? La ecoferia de San Javier, todos los miércoles de 9.30 a 13.30. Durante los fines de semana largos y la temporada alta, se suman los días viernes en el mismo horario. Quesos veganos, productos para celíacos, verduras frescas de estación, aderezos caseros, conservas y mucho más esperan en este espacio.

Mirá también: Del salame al cabrito: ruta por los sabores cordobeses.

Entre los imperdibles se suman restaurantes y comedores con chivitos al horno a leña; cafés con meriendas generosas y heladería y patio cervecero para cerrar el día.