Las Albahacas, la comuna que perfuma las Sierras del Sur

Un río de aguas cálidas, gente amable por la calle y un clima serrano donde abunda la tranquilidad, son sólo algunos de los detalles que hacen tan especial a Las Albahacas. Esta pequeña comuna, que pertenece al circuito de las Sierras del Sur, es uno de los puntos más australes de la provincia.

Desde la ciudad de Córdoba se puede llegar hasta allí por la ruta nacional 36 y luego la ruta provincial 23. Son alrededor de 280 kilómetros de distancia los que se deben recorrer –vale recordar que, desde Río Cuarto, hay unos 72 kilómetros hasta Las Albahacas–.

El paraje, que nació como estancia, pertenecía al potrero de San Antonio. El origen de su nombre actual adopta dos versiones: una cuenta que una señora trajo semillas de esta planta medicinal desde San Luis y luego se replicó por las casas del pueblo. La otra dice que, desde sus comienzos, estas plantas se encontraron por doquier perfumando la localidad: estaban en el ingreso al pueblo y al borde de sus caminos, y se convirtieron en su sello identificador.

Alternativas cercanas: Achiras y Alpa Corral, dos joyas del sur cordobés.

No pueden obviarse

Entre los infaltables está el río, que combina arena fina, piedras y saltos en cascaditas. El balneario municipal permite acampar bajo los sauces y ofrece varios puntos para nadar: en el Bañito de los Dioses están las aguas más profundas. También se pueden nombrar los balnearios Grande, Sur, El Pocito, Los Morteritos y El Chorro.

A unos tres kilómetros está El Chacay, un pequeño caserío en la serranía comechingona con el arroyo embalsado en un piletón. Aquí hay que darse una vuelta por la cascada de Las Colesitas, con ocho ollas de agua.

Tips: Información útil para recorrer las Sierras del Sur.

Muchos de los que llegan a esta zona lo hacen para conectarse con la naturaleza y practicar actividades relacionadas con el turismo alternativo como caminatas, cabalgatas, paseos en bici y trekking en las formaciones rocosas que se encuentran a pasos del pueblo.

Para los que elijan quedarse, el lugar ofrece casas y cabañas en alquiler para descansar.