La youtuber que cuenta el detrás de escena de viajar en moto

Hoy, Julia se dedica su pasión: viajar sola y trabajar en el camino. (Penny Rider)
Hoy, Julia se dedica su pasión: viajar sola y trabajar en el camino. (Penny Rider)

Julia Turner, de forma simpática y realista, documenta en videos sus anécdotas y cuenta lo bueno y lo malo de sus recorridos sobre dos ruedas por el país.

"Soy una motoviajera argentina que va en búsqueda de su sueño: recorrer todo el país en moto". Así se describe Julia en el canal de Youtube, Penny Rider, donde relata sus aventuras. Explica que, su pasión por este tipo de viajes comenzó en el 2017, cuando compartió una ruta de 150 kilómetros en la moto de otra persona. "Tres meses después compré mi primera moto, pero no la sabía manejar", sonríe. Así empezó su travesía.

Cuenta que desde ese momento se dio cuenta de dos cosas; por un lado que viajar sola le parecía muy divertido y por otro, que su manera preferida de hacerlo era con ese vehículo. Explica que el empujón que necesitaba para salir a recorrer el país llegó del lado menos esperado: se quedó sin trabajo. Este inconveniente le sirvió para arrancar de cero en otro formato, uno que le permitiese vivir su pasión: viajar en moto.

Pros y contras

Con buen ánimo, Penny cuenta esas partes de los viajes que no son siempre "instagrameables" y que muchos influencers pasan por alto. Relata por ejemplo que le robaron ¡dos veces! la misma moto, la recuperó la primera vez y la segunda ya no tuvo tanta suerte. En uno de sus videos filma para los espectadores una situación tragicómica: perdió su celular en la ruta y se dio cuenta al irse del lugar. Muestra el viaje de 350 kilómetros que hace para ubicarlo, un tramo en el auto con su mamá y otro tramo sola en moto ¿Resultado? Lo encuentra en la banquina, increíble.

Vaso medio lleno

Julia cuenta que, otro viaje que no salió como esperaba es un tramo que hizo en la víspera del Año Nuevo 2021 por Sierra de la Ventana, en Buenos Aires. “Intentando hacer una vuelta corta en ripio terminé haciendo 70 kilómetros para el lado incorrecto”, así, se hizo de noche y ella celebró su primer año nuevo en soledad, al borde de un arroyo. “Amo que el camino me sorprenda, así que desde un primer momento esa experiencia no la tomé como negativa, son cuestiones que busco vivir y que estoy abierta a que sucedan”, dice con su optimismo intacto.

Además responde lo que muchos se preguntan ¿cómo mantenerse en este estilo de vida nómade? Explica que combina un trabajo de docente con otros temporales, según el lugar donde esté, en su mayoría ligados al diseño gráfico. "Desde la edición de libros y papers hasta stickers y agendas, me dedico a diseñar en cada lugarcito que encuentro. Es una carrera que, desde un principio, elegí sabiendo que me permitiría trabajar de forma independiente y remota".

En este momento está en Puerto Madryn, donde la encontró la cuarentena, “sigo explorando esta zona, voy probando distintos caminos y me detengo en diferentes puntos cada vez que paso”. Cuenta que intercala las clases virtuales y el diseño con las tardes en el mar “no dejo de explorar, conocer, moverme y seguir haciendo kilómetros con la moto que es lo que me da libertad y felicidad”.