Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Viví Termas de Río Hondo, la ciudad-spa

Es la carta turística de Santiago del Estero y el principal destino termal del país, pero también permite pasar del relax de las piscinas cálidas al vértigo de la alta velocidad.

Por Graciela Cutuli (Especial).

Antes de que el turismo termal estuviera de moda, Termas de Río Hondo ya había hecho pie con fuerza en lo que mucho después se llamaría wellness, el culto al bienestar. Eran tiempos en los que el termalismo se asociaba sólo con el turismo de la tercera edad, antes de que los spas y las propuestas con juegos para los más chicos atrajeran a familias y visitantes de todas las edades.

Varios años más tarde, Termas de Río Hondo se consolidó como el principal destino termal de la Argentina y prácticamente una “ciudad-spa”, título que gana gracias a las catorce napas de aguas mesotermales que se originan a partir de las lluvias caídas sobre las sierras del Aconquija, en la vecina provincia de Tucumán. Esas lluvias se filtran y empapan las capas más profundas de las rocas terrestres mientras suman temperatura –a los 2.000 metros de profundidad ya alcanzan unos 100 grados– hasta que chocan con una falla geológica y empiezan a subir. En el camino, bajan la temperatura y ganan salinidad. Así, queda todo listo para que a los 400 metros –la profundidad de perforación– lleguen con unos ideales 35-40 grados.

Hablar de Río Hondo como una ciudad termal no es una exageración “marketinera”: en los hoteles de las más variadas categorías, en cualquier casa y en todas las piscinas y canillas de la ciudad el agua es termal. Y es el punto de partida de una experiencia de cuidado integral que suma a los baños termales masajes de todo tipo –los de fango termal están entre los más buscados– y tratamientos que aprovechan las virtudes de un agua bicarbonatada, de PH alcalino, con propiedades antiinflamatorias y suavizantes para la piel. 

DATOS. Información útil para una escapada a las Termas de Río Hondo.

En movimiento

Tradicionalmente, los deportes náuticos en el embalse y una tarde de pesca eran las principales actividades deportivas que proponía Termas de Río Hondo, hasta que en 2014 llegó el Gran Premio de la República Argentina del Moto GP. Se trata de una fecha del campeonato internacional que cada año en el mes de abril revoluciona la ciudad y cambia la calma de siempre por el ruido de los motores.

El Gran Premio llegó con un circuito homologado por la Federación Internacional de Motociclismo y el imponente Hotel Termas Uno, un edificio curvo y plateado que acuna los sueños de los amantes del automovilismo. El nombre es un homenaje a Juan Manuel Fangio, “el número uno”, y contribuye al apodo de la ciudad como “el Caribe santiagueño”: allí están las palmeras que bordean la impecable ruta de acceso para sumarse a la ilusión. El hotel está pegado al autódromo y al Museo del Automóvil (el único del país dentro de un circuito), donde precisamente la imagen de Fangio da la bienvenida a una impresionante colección que incluye auténticas joyas del deporte motor. Como para consolidar su pasión automovilística, Termas de Río Hondo también fue en los últimos años parte del circuito del Rally Dakar.

Cuando se quiera dejar atrás la vibración de los motores y volver a la tranquilidad habitual, se puede visitar la Reserva Natural Urbana Tara Inti, sobre una isla del río Dulce, a 700 metros del dique. Se accede por un puente peatonal para integrarse luego por un sendero señalizado, con varios miradores hacia el lago que permiten observar la fauna acuática. ¿La rareza? Entre la vegetación aparecen enormes réplicas de dinosaurios, que son los favoritos de los chicos durante el recorrido.

2016 - 2022. Todos los derechos reservados.
La Voz.