Una pintura natural: la Serranía del Hornocal en Jujuy

En su punto más alto, el lugar se alza a 4761 metros sobre el nivel del mar (123RF)
En su punto más alto, el lugar se alza a 4761 metros sobre el nivel del mar (123RF)

Una formación de miles de años que emergió cuando se formó la Cordillera de Los Andes. Un secreto escondido en el norte argentino. Te presentamos a la maravillosa Serranía del Hornocal. 

¿Alguna vez vieron un cuadro expresionista? ¿Esos grandes lienzos cargados de colores llenos de emotividad, pasión y sentimiento? ¿Escucharon hablar del Cerro de los Siete Colores? Seguro que sí. Pero, ¿qué pensarían de un paisaje natural de montañas con el doble de colores y que encima se parece muchísimo a este tipo de cuadros? Estamos hablando de la serranía del Hornocal, en la misma provincia de Jujuy, ubicada a 25 kilómetros de Humahuaca.

Después de un camino de ripio que se recomienda transitar despacio para no dañar los vehículos se llega a un mirador que parece un balcón en frente de los cerros. Desde allí se pueden los diferentes cortes en la montaña y las maravillosas tonalidades de la piedra caliza que le da forma. En su punto más alto, el lugar se alza a 4761 metros sobre el nivel del mar. Sí, hay que tener cuidado de no apunarse.

Los geólogos nos cuentan que el lugar representa un ejemplo excelente de sedimentación por estratos, que se han ido acumulando durante miles de año bajo la tierra. Cuando en la era Mesozoica, a finales del Cretácico tardío, el movimiento de la placa de Nazca debajo de la placa sudamericana formó la Cordillera de Los Antes, los resultados de esa estratificación milenaria salieron a la luz. Ahí se empezaron a ver los colores de la piedra caliza que van desde el ocre, al verde, al amarillo y hasta el blanco. Hay quienes dicen que pueden verse hasta 33 tres tonalidades, pero lo cierto es que la mayoría acuerda en 14 colores definidos.

El momento ideal para disfrutar de todos sus majestuosos colores es por la tarde, un momento antes de que caiga el sol, cuando este se tiñe el paisaje de una infinidad de tonalidades que van cambiando a medida que se hace de noche. Te recomendamos agendar esta maravilla del norte argentino, menos conocidas que el Cerro de los Siete Colores y la Quebrada de Humahuaca pero igual de hermosa.