Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

Una cabalgada por Tilcara y entre las nubes

Descubrir a caballo los secretos de Tilcara es una experiencia que se vive de otra manera. Al regreso de esa aventura, ya nada es igual.

Por Miguel Cabrera (Especial).

Tilcara, en Jujuy, es un destino muy frecuentado y elegido por turistas de toda Latinoamérica y Europa. Es un lugar que encandila por sus paisajes, su gente, y su ancestral cultura. De los sitios del norte argentino, es el más dotado de una hermosura particular.

Visitarlo durante las celebraciones de Carnaval es una excelente opción porque durante esos días todo es fiesta y alegría. La conmemoración se inicia desenterrando al Coludo o Pujllay, un muñeco de trapo que simboliza al diablo y que se entierra al finalizar la festividad del año anterior. Todos los días se baila al compás de una música que se interpreta con instrumentos propios, como erkenchos, anatas, charangos y bombos. Los tilcareños se ponen coloridos vestidos con cascabeles cocidos y tapan sus rostros con máscaras. La principal diversión es tirarse harina en la cara, mientras se arrojan serpentinas y reparten ramitas de albahaca. El festejo concluye el Domingo de Tentación, cuando se sepulta a un nuevo diablo en un agujero en la tierra que simboliza la boca de la Pachamama. También se agregan cigarrillos, coca, serpentinas y chicha, para que su estadía allí sea más placentera.

Pero una de las mejores maneras de descubrir Tilcara, y su región adyacente, es montando a caballo. Mejor aún si la cabalgata incluye también Maimara y la Garganta del Diablo. Esta zona debe su nombre al pueblo originario que habitaba esas tierras. Existen datos arqueológicos que remontan a poblaciones desde el 10.000 AC. Por eso, este lugar, es considerado la capital arqueológica de Jujuy. La ocupación máxima de los pucaras se concretó durante el llamado período tardío (1000/1480 DC), y continuó hasta la conquista de los españoles. Tiene su fecha bisagra en 1594, cuando capturan al Curaca (cacique) Viltipoco y lo envían a Santiago del Estero, donde fallece en prisión.

El poblado de Tilcara se encuentra a escasos 84 km de San Salvador de Jujuy, a 2465 metros sobre el nivel del mar. Esa altitud es la responsable de que la flora sea muy escasa, aunque no pasa lo mismo con su fauna. Durante el recorrido, mirando el hermoso manto azul del cielo se puede observar una infinidad de cóndores y contemplando la árida tierra, las dulces vicuñas junto a guanacos, zorros, hurones, vizcachas.

El pueblo se caracteriza por sus construcciones bajas en adobe. En la plaza principal, se encuentra el mercado artesanal para disfrutar de bellos aromas y sabores. Muy cerquita está el orgullo local, la Iglesia de la Virgen del Rosario, Monumento Histórico Nacional. Además de su sencillo retablo donde en la hornacina central se cobija la imagen de la patrona, deslumbra con seis cuadros de pintura cuzqueña que reposan en sus paredes. Los museos de Pintura, el de Escritura y el del Carnaval son otras de las citas obligadas, al igual que el Monumento Natural Laguna de los Pozuelos.

La entrada a la imponente Iglesia Nuestra Señora del Rosario. Tilcara, Jujuy. (Lucía Cabrera)

La cabalgata

La salida es desde unos corrales ubicados en las afueras del pueblo. El recorrido inicia hacia el norte y se cruza por el viejo puente del ferrocarril Belgrano Norte. A poco de recorrer un kilómetro, se arriba al Pucará de Tilcara, el mismo sitio arqueológico donde Soda Stereo filmó el videoclip del tema Cuando pase el temblor, en 1985.

La ciudadela se halla en un pequeño cerro de escasos 70 metros de altura. Al llegar a la cima del denominado monumento, la Quebrada de Humahuaca, se muestra tal cual es. Desde el Angosto del Perchel al norte, hasta Maimará al sur; y las quebradas de Huichairas al oeste y del Huasamayo al este. También los altos cardones que montan guardia, como las almas de un pueblo que allí habitó. Desde ese lugar los nativos tenían una vista privilegiada para custodiar la región.

Preparando todo para montar los cabellos y comenzar la travesía. (Lucía Cabrera)

Ya dentro del asentamiento, el recorrido se divide en tres barrios: el de la Entrada, el de la Iglesia y el del Alto o del monumento mencionando anteriormente.

Cargados de magia ancestral, se vuelve a montar para seguir por el margen del río de la Quebrada de Huasamayo, afluente del río Grande, el mismo que pasa por la capital provincial. Si la visita se realiza antes de diciembre, el caudal de agua es escaso. Recién en esa época comienza la temporada de lluvias en la montaña, momento esperado por los tilcareños porque al bajar el agua arrastra una gran variedad de piedras con las que se reparan las pircas que se utilizan para dividir los espacios rurales.

Más adelante, se toma una antigua senda que es el camino habitual para ir hasta Punta Corral, donde está el denominado primer calvario. Allí el camino se divide y se avanza hacia el sur bordeando el cerro La Paleta del Pintor, en el Abra del Patapampa. Un lugar obligado para hacer una parada y detenerse a contemplar la belleza del paisaje. En silencio, se puede experimentar una extraña sensación de flotar en el aire.

El cerro La Paleta del Pintor, en el Abra del Patapampa.

Desde allí se contempla con espectacularidad la Quebrada y los pueblos de Tilcara y Maimara, a sólo 5 kilómetros. Este lugar intrigante aún guarda, como toda la región, muchos secretos y tradiciones de los pueblos originarios. Es pequeño y pintoresco, duerme sobre el barranco de Humahuaca y las montañas lo abrazan. Es más bello que cualquier cuadro que un artista se hubiera atrevido a dibujar. Los cerros multicolores a su espalda conforman una serie de plegamientos que corresponden a los períodos terciario y cuaternario. Justamente por ese colorido, se lo denomina Paleta del Pintor. Estas formas caprichosas de la naturaleza permiten que la imaginación se expanda. Un desafío para resolver desde lo más alto: descubrir en esa morfología la figura de un jinete montado a caballo.

El descenso

Desde ahí se desciende por un filo que desemboca en la Bodega Fernando Dupont, donde se encuentran los famosos viñedos de altura. Luego de un descanso, se sigue hasta la Garganta del Diablo, una deslumbrante columna rocosa. Se monta a lo largo de este desfiladero, creado por el río Huasamayo, y más adelante se dejan los caballos para transitar un estrecho sendero, donde se observa el contraste del verde de la vegetación con los típicos tonos terracota de las piedras que encierran el camino.

El recorrido es de tan solo 30 metros y, literalmente, se atraviesan las rocas hasta llegar a la famosa garganta. Una escalera natural invita a subirla lentamente para encontrar, al final, el curso del río.

En el núcleo de la garganta, la sensación de paz es incomparable. Solo se oye el ruido del agua acariciando las piedras. Ese bello sonido se amplifica por el eco que se produce en tan sorprendente formación. El agua traslúcida devora en su superficie las rocas que atestiguan el paisaje.

El regreso es lento. Mientras, se puede sentir que la inmensidad de ese mundo te tragó, te hizo suyo. Las cosas se ven desde otro punto de vista. Te invitamos a que conserves esos momentos en tu mente para que puedas proyectarte cuando la rutina diaria del trabajo te quiera conquistar.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR.

Desde Córdoba, hay 982 km hasta Tilcara por RN157 y RN9. A San Salvador de Jujuy vuela desde Córdoba Aerolíneas Argentinas. Desde ahí hay varias empresas de micros que en dos horas cubren el trayecto a Tilcara.

DÓNDE ALOJARSE.

En Tilcara, hay variedad de alojamientos con diversas tarifas y servicios. En parajes cercanos, hay hospedajes rurales en donde se puede vivir otra experiencia.

MÁS INFORMACIÓN.

Casa de Jujuy en Córdoba: Av. Colón 501. Horario de atención: lunes a viernes de 09 a 19. Sitio web: www.casadejujuycba.jujuy.gob.ar.

QUÉ HACER.

Cabalgatas El Cóndor: Cerro Chico. Teléfono: 0388-5128888. Alquiler de bicicletas: Tilcara Bikes. Teléfono: 0388-5008570. Agencia receptiva Runa Tour. Belgrano 481. Teléfono: 0388-4870514.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.