Un tigre en el delta

El Museo de Arte Tigre, construido en 1909 como sede de un club de tenis, golf, regatas y juegos.
El Museo de Arte Tigre, construido en 1909 como sede de un club de tenis, golf, regatas y juegos.

Tigre es la cabecera del partido bonaerense del mismo nombre. Poco más de 30 kilómetros lo separan de la Ciudad de Buenos Aires y conforma un destino pintoresco, con todas las características ribereñas.

A sólo 30 minutos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se encuentra Tigre, uno de los destinos porteños con mayor variedad para realizar todo tipo de actividades.

Su entorno natural junto a la ciudad, es una de las principales características a la vez que ofrece comodidad y confort junto a relajación y diversión.

Para todo ello, cuenta con nuevas zonas gastronómicas destacadas; hospedajes de primer nivel; atractivos únicos, como el Parque de la Costa, el Museo del Mate y el Puerto de Frutos, y paseos por el

Delta, ya sea en lanchas o embarcaciones a remo para disfrutar de una jornada al aire libre.

El encanto del destino no es casual, sino que es producto de su constante renovación. Por este motivo, hoy se lo considera un lugar de categoría a nivel internacional.

Muy cerca de todo. Con un acceso rápido desde Buenos Aires, ya sea en auto, tren o barco, desde Puerto Madero, Tigre sorprende en cada estación del año, con una variada alternativa de actividades y propuestas.

Barcos para turismo, transporte y trabajo; lanchas de paseo y deportivas; botes y canoas, y las típicas casas isleñas, completan el paisaje de una zona de notable belleza.

En Tigre es posible sentir el vértigo y la adrenalina de los deportes acuáticos, como el wakeboard; gozar de la calma de un atardecer en un muelle isleño; observar el ir y venir de los remos sobre el agua, y disfrutar de los servicios de spa en la ribera del río.

El Delta es un paraíso ecológico, en el cual la actividad humana se desarrolla en armonía con la naturaleza, con lo cual se logra el equilibrio que perciben inmediatamente quienes lo visitan.

La exuberante vegetación y el aire puro brindan el marco para la práctica de actividades en la naturaleza: trekking, senderismo, bicicleteadas, cabalgatas, avistaje de aves, tours fotográficos y excursiones grupales, son sólo algunas de las actividades que se pueden realizar en familia o con amigos.

Muy cerca de la Estación Fluvial se encuentra el  Puerto de Frutos. Abierto toda la semana, este particular sector de la ciudad es además de un paseo de compras, un encuentro con los sabores e idiosincrasia del Delta.

A lo largo de sus dársenas, se puede apreciar la producción local que llega por agua, en las tradicionales chatas isleñas, como madera, frutas, juncos, mimbre, cañas y otros productos del Delta.

El destino cuenta con una oferta gastronómica muy variada. Los restaurantes se encuentran reunidos por zonas, como por ejemplo la zona del Puerto de Frutos; Nordelta; avenida Liniers; General Pacheco; el Paseo Victoria / Vidal Molina (costanera de los ríos Tigre y Luján), y el mismo Delta, que tiene propuestas imperdibles como restaurantes de cocina gourmet, propuestas VIP o personalizadas, y los típicos restaurantes isleños frente al río, en los que, además de comer, se puede apreciar el paisaje.