Un paseo serrano a escasos kilómetros de Mar del Plata

Laguna y Sierra de los Padres, destinos para descubrir cerca de Mar del Plata. (Foto: Claudia Santos)
Laguna y Sierra de los Padres, destinos para descubrir cerca de Mar del Plata. (Foto: Claudia Santos)

A unos 15 kilómetros de la “Perla del Atlántico”, un destino para descubrir.

Llegar a la Laguna y a las Sierra de los Padres es muy sencillo desde Mar del Plata. Son apenas 45 minutos en un bus urbano que puede tomarse en la misma cuadra de la famosa rambla y el Casino Provincial.

La avenida Luro sale del centro casi en línea recta hacia la sierra. Son unos 15 kilómetros de campos cultivados y quintas en terrenos ondulados.

La Sierra de los Padres es el último afloramiento del sistema de Tandilia. Junto a la laguna homónima que se extiende a sus pies, parecieran decir que la geografía pampeana se prepara antes de llegar al mar.

Parada número uno: Laguna de los Padres

Laguna y Sierra de los Padres, destinos para descubrir cerca de Mar del Plata. (Foto: Claudia Santos)
Laguna y Sierra de los Padres, destinos para descubrir cerca de Mar del Plata. (Foto: Claudia Santos)

Al llegar al kilómetro 12 de la ruta, el cartel señala uno de los tres ingresos a la laguna. Allí nace la Avenida de los Misioneros, 1500 metros enmarcados por una frondosa hilera de altos árboles a cada lado. Un túnel verde que funciona para empezar a bajar el ritmo.

Al final de la avenida está la laguna. Todo el lugar es una reserva y es posible observar a los mansos carpinchos retozar en manada o nadar cerca de la orilla. Teros, golondrinas y calandrias ofrecen un concierto de trinos.

Hay bancos y lugar para realizar picnics y en la oficina del guardaparque se obtiene más información. Y en la laguna se puede pescar desde la orilla o embarcados.

Desde allí, en una cortísima caminata se pueden encontrar dos actividades culturales: conocer la Capilla de la Reducción de Nuestra Señora del Pilar, último asentamiento jesuita antes de la expulsión; o visitar el antiguo casco de la Estancia, hoy museo, donde vivió siendo niño Miguel Hernández, el autor del Martín Fierro. Llama la atención el “Monumento al Jinete Argentino”, una obra del escultor Hidelberg Ferriño.

Parada número dos: Sierra de los Padres

Desde la laguna es necesario volver a la ruta para seguir viaje hasta la Sierra. Son apenas cuatro kilómetros llegar a ella a través de un camino rodeado de quintas de hortalizas y frutales.

El bus comienza a ascender. La sierra es baja comparadas con las que conocemos, pero en cada curva y contracurva se encuentra una sorpresa.

Es una sugerencia, sobretodo si se accede en bus, pedirle al chofer que les permita descender en la cumbre. Allí se encuentran los paseos comerciales en altura: El “Paseo de la Cumbre” y el “Paseo del Mirador”.

Laguna y Sierra de los Padres, destinos para descubrir cerca de Mar del Plata. (Foto: Claudia Santos)
Laguna y Sierra de los Padres, destinos para descubrir cerca de Mar del Plata. (Foto: Claudia Santos)

Con una arquitectura ecléctica y cuidada, donde la madera es protagonista, recorrer las tiendas de artesanías, pequeños bares con miradores colgando desde la ladera es una sorpresa muy agradable.

Más abajo, el pueblo ofrece más paseos comerciales. El “Paseo Pinar de la Sierra”, “Paseo del Cedro” o el “Paseo de las Cabras”, conforman junto a los de la cumbre un entramado con más de 170 locales para visitar. Uno más lindo que otro.

Caminar desde la cumbre hasta la base es un circuito que se realiza en 30 minutos. Ese trayecto permite ver casas y casonas de arquitectura moderna, normanda o alemana. Una mezcla divina en este contexto.

La Gruta de los Pañuelos, una colorida forma de devoción y agradecimiento.

A mitad de camino, entre la cumbre y la base un afloramiento rocoso surge de la tierra y ofrece un laberinto de rocas y pequeñas cuevas. En una de ellas un matrimonio italiano instaló la imagen de una virgen en 1949 y le rogaron tener un hijo.

La Virgen cumplió y a partir de ese momento se inició el mito que incluye a la gruta en los circuitos de peregrinación bonaerenses. Para dar las gracias los devotos atan coloridos pañuelos unos a otros. Una cadena de agradecimiento.

Temas Relacionados