Tras los pasos de los fantasmas porteños

Se dice que algunos edificios antiguos guardan más que sólo muebles. (Instagram: @palaciobarolotours)
Se dice que algunos edificios antiguos guardan más que sólo muebles. (Instagram: @palaciobarolotours)

Hay sitios marcados por historias trágicas y leyendas urbanas que se convierten en lugares de peregrinación de aquellos que buscan el "otro lado" de las ciudades. Y la capital del país tiene varios para conocer. Belén Martínez, guía del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires, nos deja algunos de los más misteriosos.

Por las entrañas de la tierra

"Ya el hecho de bajar al andén, nos supone una alegoría con bajar al inframundo. El espacio que podemos transitar está establecido y determinado, pero siempre la mirada se nos va hacia lo oscuro, a los túneles, para ver si vemos algo más".

Explica que la línea A, la más antigua de Sudamérica, tiene varias leyendas rondando unas estaciones que quedaron clausuradas, a las que no se puede acceder. En ellas, mucha gente afirmó ver a dos trabajadores que fueron aplastados por un derrumbe en la construcción, "sentados con los pies colgando sobre los rieles, y herramientas en las manos".

Pasos de niña

Otra de sus historias favoritas es la de "la nena de la Galería Güemes". Que, según se dice, se presenta en las noches a los que caminan cerca de esta galería, que queda en la calle Florida. "De ella hablaban Borges y Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito, que vivió en el piso seis del complejo". Aunque se manejan varias teorías no se sabe realmente de qué murió.

Duendes

La Torre Fantasma en el barrio de la Boca es un edificio de estilo modernista catalán, construido en 1910, donde una joven pintora llamada Clementina habría alquilado el último piso. "Es aquí donde se desenlaza la tragedia; un día luego de una entrevista, decidió arrojarse del balcón y murió en forma inmediata", adelanta Belén. Aunque al principio se lo trató de suicidio, pronto se manejó otra hipótesis...

Se dijo que era causa de los duendes que vivían en la torre. No se sabe si la empujaron o ella se arrojó, abrumada por sus ruidos. "Algunos vecinos comentan que por la noche se ve a Clementina tirándose desde la torre". Aunque no se crea en las criaturas sobrenaturales, las historias de estos lugares tienen el suficiente peso para hacer que cualquiera apure el paso o, al menos, los visite de día.