Tierra Mayor: una oportunidad para la aventura en el extremo más al sur de la Argentina

Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)
Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)

Tierra del Fuego. Un lugar ideal para vivir una experiencia increíble con nieve, aventuras y gastronomía. Todo lo que hay que saber para aprovecharla de viaje al “Fin del Mundo”.

En la costanera de Ushuaia y mirando al Beagle, el paseo de los exploradores antárticos rinde homenaje a quienes fueron los precursores en distintas expediciones al continente blanco. Allí está Irízar, primer explorador naval. Y también está Gustavo Giró.

Me fui a Google y encontré que la primera experiencia de Giró en la Antártida fue cuando tenía 27 años y permaneció hasta los 29 en la base San Martín.

Te puede interesar: Una visita a Ushuaia, blanca e infinita

La Expedición Invernal que se dio entre el 14 de junio y el 26 de agosto de 1962 consistió en atravesar toda la península antártica, desde el norte (Base Esperanza) hasta San Martín, que marca el fin del círculo polar.

Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)
Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)

Dicen que la mayor parte del recorrido la hizo con perros y la otra con tractores. Fue una hazaña única, porque fue la primera que se realizó en invierno, con temperaturas de 50 grados bajo cero y en su mayoría de noche, ya que hay muy poca luz natural en esa época.

La pequeña Antártida

Llegamos a Tierra Mayor tras los pasos de Gustavo Giró. Un lugar de un magnetismo único, enclavado a la vera de la mítica ruta 3 que tiene todo lo necesario para vivir una experiencia inolvidable.

Excelente gastronomía, nieve y aventura. Y como si esto fuera poco, una historia increíble para contar.

En la década de 1960, la familia Giró migró de Córdoba buscando un sueño en el sur, una pequeña Antártida. Comenzaron con un refugio y fueron ampliando la propuesta hotelera, después el restaurante y muy pronto, un museo que recorrerá la historia familiar y tendrá como principal protagonista a Giró. Tierra Mayor es el primer centro invernal y el impulsor del esquí de fondo en Ushuaia.

Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)
Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)

En el restaurante, finalmente conocemos a María, quien nos recibe con una sonrisa luminosa y nos cuenta sobre el esquí de fondo, actividad que define al lugar.

El esquí de fondo nace en los países nórdicos ante la necesidad de desplazarse sobre la nieve durante el invierno, es uno de los deportes más completos para practicar en contacto con la naturaleza.

Esquí para todas las edades

La particularidad de este lugar es que uno se puede deslizar sobre terrenos llanos, subidas y suaves pendientes. Este tipo de esquí es un deporte apto para todas las edades y que se puede disfrutar en familia. Otro detalle es que el riesgo de lesiones es muy inferior al esquí alpino por la libertad de movimiento de los talones, ya que estos no van fijos.

Este complejo además, tiene la posibilidad de realizar esquí adaptado (sitski). El rental cuenta con una silla que se adapta a los esquíes de fondo donde la persona que no cuente con movilidad suficiente en los miembros inferiores puede sentir y disfrutar este deporte maravilloso.

María Giró nos transmite la pasión de una vida y de un deporte, aunque no tengamos idea de esquiar. La profundidad de sus palabras conecta paisaje con historia, pasado, presente y futuro.

Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)
Tierra Mayor, una visita imprescindible para hacer en Tierra del Fuego. (Foto: Carlos Ferreyra)

La escucho e imagino que este deporte tiene que ver con las del escalador Mo Anthoine: hay que pensar con el cuerpo. Que la actividad física requiere de estrategia, en términos de esfuerzo, equilibro y consecuencias. Es como jugar al ajedrez con el cuerpo.

María también tiene una vida de película. Fue atleta de elite desde joven, su disciplina era el biatlón, la práctica que combina el esquí de fondo con el tiro al blanco con carabina, y gracias a su talento participó en la edición de 1992 organizada por Albertville, Francia, y dos años más tarde en Lillehammer, Noruega. Ahora entrena a Nico Lima, atleta fueguino en esquí adaptado con quien ya viajó a la copa del mundo.

La comunión perfecta

El tiempo transcurre diferente en Tierra Mayor, la mística del lugar te transporta a una experiencia llena de matices. Iniciás el día con una travesía en motos de nieve, atravesando bosques nevados, imágenes de otro mundo. El frío y la nieve son dos factores vitales, la posibilidad de un momento en el que uno siente la incomodidad de las condiciones climáticas y el privilegio del momento único, una eternidad íntima.

Después, una caminata con raquetas en la nieve. Y otra vez la conexión con la naturaleza, con el silencio y la soledad. Este lugar hace posible esa experiencia, quizás porque hubo alguien desde el principio que lo pensó así, para los demás.

Y para cerrar, el paseo en trineo con perros nos trae otra vez la historia de Gustavo, quien en sus diarios hablaba de ellos como su sostén en la expedición. En sus páginas detallaba el carácter de cada uno y de la importancia de trabajar en equipo. Ahora, mucho tiempo después, vemos cómo funciona. El guía que maneja el trineo nombra a cada uno para acelerar, para doblar, cada uno es vital.

Cae la tarde y las luces del complejo se desdibujan a lo lejos cuando ya estamos de regreso. Pienso en una frase impactante para cerrar la nota: no vas a ser el mismo después de conocer el Valle de Tierra Mayor.

Temas Relacionados