Siempre un nuevo look: el lado más artístico del obelisco

El artista Julio Le Parc se apropió del espacio con sus colores. (Galería RGR)
El artista Julio Le Parc se apropió del espacio con sus colores. (Galería RGR)

Al pensar en el famoso emblema de la arquitectura porteña lo más común es recordarlo blanco, con la imagen que da al público todos los días, pero no siempre se ve así. Al estar en uno de los puntos céntricos más transitados de la ciudad, suele ser intervenido para dar algún mensaje.

1. La vez que "trasladaron" su punta

En 2015 su cima fue colocada en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, los visitantes pudieron conocer su interior y asomarse a la vista que se obtiene desde ese punto. La inciativa del artista Leandro Erlich no quitó realmente el extremo, simplemente lo ocultó y utilizó una réplica cuyas ventanas eran pantallas con filmaciones.

2. Con los colores de la diversidad

El Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+ el monumento suele vestirse con los tonos del arcoiris. El último 28 de junio se iluminó desde las seis de la tarde hasta la medianoche, para sumarse a la celebración. Se realizó mediante proyección de luces.

3. Homenaje a Maradona

Para despedir al ídolo del fútbol se realizó una proyección con los colores de la bandera argentina y su rostro. La frase "Gracias Diego", se pudo leer durante el tiempo que duró la intervención, luego de su fallecimiento.

4. Museo al aire libre

En 2019, para celebrar La Noche de los Museos, el artista Julio Le Parc, a sus 91 años, experimentó con el mapping. Esta técnica le permitió plasmar en alta calidad su obra, realizada con videos y efectos de imagen en movimiento.