Seis maravillas de una sola Salta

Quebrada de las Conchas, una maravilla natural salteña. (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)
Quebrada de las Conchas, una maravilla natural salteña. (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)

Noroeste argentino: tanto en las propuestas urbanas de la capital como en los pueblos más alejados, la belleza salteña enamora a los turistas de Argentina o del mundo.

Ciudad de Salta: la puerta de ingreso a la provincia

La capital da la bienvenida a esta provincia bien llamada “la linda”: una fiesta de colores, historia, religión, empanadas y peñas. Conocerla es caminar por sus calles donde permanece intacta la arquitectura colonial española, y lo ideal es empezar por su centro: la plaza 9 de Julio.

El Cabildo de la ciudad de Salta, imperdible en una visita. (Foto: Agustina López)
El Cabildo de la ciudad de Salta, imperdible en una visita. (Foto: Agustina López)

A su alrededor se ubican tres puntos importantes: la Catedral Basílica de Salta, con su fachada pintoresca de colores rosa y amarillo pastel, fundada en 1582; el Cabildo Histórico que fue sede de gobierno desde 1626 hasta 1888, y hoy convertido en Museo Histórico del Norte; y el Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM) con importantes colecciones referidas al patrimonio arqueológico asociado a las altas cumbres de los Andes.

Su exposición principal son los “Niños del Llullaillaco”, momias de 500 años de antigüedad. Salta es una ciudad donde las iglesias son protagonistas. Hay un circuito religioso para apreciar el patrimonio y arquitectura de ocho templos: la Catedral de la Plaza, Basílica Menor y Convento San Francisco, Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria de la Viña, Iglesia San Alfonso Santuario del Perpetuo Socorro, Convento San Bernardo, Parroquia Nuestra Señora de la Merced y San Juan Bautista, Iglesia San José e Iglesia Nuestra Señora del Valle León XIII. Otro lugar para visitar, con vistas panorámicas, es el santuario Virgen del Cerro.

Además, recomendamos dos pulmones verdes: el parque San Martín, con su lago rodeado de vegetación, y la reserva natural Quebrada de San Lorenzo, senderos por las yungas a 11 kilómetros del centro.

Una actividad ideal para toda la familia es el Teleférico San Bernardo. Para una experiencia local al 100%, una peña con show de folklore mientras se disfruta de una empanada de entrada, tamales y humita de principal maridando la comida con un vino salteño. Recomen-damos La Casona del Molino y La Vieja Estación.

Parque Nacional Los Cardones: en los Altos Andes

Parque Nacional Los Cardones, en Salta. (Foto Ministerio de Turismo de la Nación)
Parque Nacional Los Cardones, en Salta. (Foto Ministerio de Turismo de la Nación)

Una inmensidad árida de 64.000 hectáreas que tiene la mayor diversidad de cactus del país y una de las más altas del mundo. Recomendamos una visita por estos pagos donde existe una concentración grande de cardones que pueden llegar a los 15 metros de altura.

El parque no tiene servicios turísticos, y Payogasta y Cachi son los lugares con alojamiento y restaurantes más cercanos. Fue declarado parque nacional en 1996 y forma parte de la ecorregión de Altos Andes, Monte de Sierras y Bolsones y un sector pequeño de Selva de las Yungas.

Se pueden realizar senderos como el de Valle Encantado, con cuatro kilómetros en pendiente, o visitar sitios como la Piedra del Molino. Para llegar, se debe transitar la ruta provincial 33, con un camino sinuoso y empinado en la zona de la Cuesta del Obispo. Un camino de montaña vertiginoso pero atrapante a la vez.

Cafayate: una ruta increíble, bodegas imperdibles

La ruta hasta Cafayate, tierra de viñedos, es un destino en sí mismo.

En dirección sur, por la ruta 68, se puede apreciar la inmensidad de la Quebrada de las Conchas. En estos 192 kilómetros que separan este destino de la ciudad de Salta se pueden hacer varias paradas, tanto fotográficas como de apreciación de paisajes impresionantes.

Por ejemplo, el embalse Cabra Corral, el Puente Morales (de la película Relatos Salvajes), los escenarios rocosos rojizos Garganta del Diablo y El Anfiteatro, el Mirador Tres Cruces, formaciones geológicas de piedra que se parecen a un Sapo, un Fraile, un Obelisco, un Barco y Castillos.

Y un último lugar recomendado, que incluye una pequeña caminata de 30 minutos, te llevará hasta unas montañas con capas de colores llamadas La Yesera. Una vez en Cafayate, un pueblo en los Valles Calchaquíes muy importante a nivel nacional por su ruta del vino, es hora de elegir qué bodega y qué viñedos visitaremos.

Esta zona se caracteriza por la altura en la que se encuentra (unos 1.700 m.s.n.m.), y los suelos favorables del valle con piedra y arena que se nutren de agua que viene directamente de la Cordillera de los Andes.

Esta región vitivinícola cuenta con más de 40 bodegas y nosotros en esta nota te recomendaremos cuatro: la primera es Piattelli Vineyards, en la que se puede realizar una visita guiada, degustación de sus vinos y desde marzo, como novedad, inauguraron el Piattelli Wine Resort donde se puede dormir en exclusivas casitas entre viñedos.

La segunda recomendación es la bodega El Esteco, de estilo colonial vallisto español con galerías y patios internos. Por otro lado, Finca Las Nubes es una bodega boutique perfecta para almorzar bajo el sol salteño. Y la cuarta y última recomendación es Viñas en Flor, que se presenta sin equivocarse como “un lugar para que disfrutes sin prisa”.

Cachi: detenido en el tiempo

Una visita a Cachi es imperdible en un viaje a Salta. (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)
Una visita a Cachi es imperdible en un viaje a Salta. (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)

En este pequeño pueblo el tiempo no parece tener relevancia, con sus calles de piedra y casitas blancas de adobe a 2.210 m.s.n.m.

Para visitarlo, primero hay que llegar hasta el corazón: la plaza 9 de Julio. Ahí se puede visitar la antigua Iglesia San José, de arquitectura colonial que data del siglo XVI y es Monumento Histórico Nacional. También está el Museo Arqueológico Pío Pablo Díaz para quienes buscan ahondar en la historia arqueológica del valle y descubrir un pasado de hasta 10.000 años.

Por otro lado, la montaña más alta de la región, de las más elegidas por los fanáticos del montañismo, está en el pueblo y lleva el nombre de El Nevado de Cachi, con 6.380 m.s.n.m.

La famosa ruta 40 pasa por Cachi: te recomendamos un paseo por los pueblitos Seclantás y Molinos, el museo James Turrell en Bodega Colomé, y la imponente Quebrada de las Flechas.

Tren a las Nubes: hito mundial.

Tren a las Nubes, un clásico de Salta. (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)
Tren a las Nubes, un clásico de Salta. (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)

No es un tren común y corriente: es el tercero más alto del mundo a 4.220 metros sobre el nivel del mar en el viaducto La Polvorilla. El Tren a las Nubes es un emblema de Salta, que nació en 1972 como emprendimiento ferroturístico.

La propuesta que ofrecen sale a las 6:15 en bus de la plazoleta Antofagasta de la Capital para seguir por la ruta nacional 51 con paradas fotográficas en Campo Quijano, Viaducto El Toro y la formación geológica Yacoraite.

Llega cerca de las 9:25 a El Alfarcito, donde se desayuna y se emprende el viaje a San Antonio de los Cobres, donde está la estación de tren. El recorrido es de una hora hasta el Viaducto, en una de las obras de ingeniería más transcendentes del siglo 20. Se desciende del tren para una visita de 30 minutos y se regresa a la estación para volver a subir al colectivo que llevará a los turistas nuevamente a Salta. Un día completo en una excursión imperdible.

Iruya: colgado de la montaña

Iruya, un pueblo "colgado de la montaña". (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)
Iruya, un pueblo "colgado de la montaña". (Foto: Ministerio de Turismo de Salta)

Lo describen como el “pueblo colgado de la montaña”. Literalmente, está construido en una pendiente de la sierra de Santa Victoria. Fundado en 1753, este viejo pueblo salteño atrae a los turistas más curiosos, dentro de la reserva de biosfera de las Yungas.

Tiene una población de 1.500 habitantes, aproximadamente, casas coloniales con piedra, adobe y paja son la postal enmarcadas en callecitas empedradas. En 1995 se lo declaró Lugar Histórico Nacional.

Para tener vistas increíbles, recomen-damos tres miradores: De la Cruz, Iruya y El Cóndor. Cruzar caminando el puente colgante, recorrer las callecitas de este pequeño y encantador pueblo y conocer el río Iruya también son planes excelentes. Un dato de color: pertenece a la provincia de Salta pero la única forma de acceder es vía Jujuy, a unos 70 kilómetros desde Humahuaca.

Temas Relacionados