San Martín de los Andes: encantos sureños a la vista

Mirador lago Espejo, ruta camino a Chile. Foto: Agustina López
Mirador lago Espejo, ruta camino a Chile. Foto: Agustina López

San Martín de los Andes es una ciudad maravillosa, bañada por las aguas del lago Lácar y con muchísimos imperdibles para visitar: miradores para ver bien desde lo alto, excursiones náuticas para navegar, una laguna escondida para conocer y circuitos por dos de las rutas más impresionantes del país: la 40, con su tramo de los 7 Lagos, y la 61, con el lago Huechulafquen y el volcán Lanín.

El centro y la costanera de San Martín de los Andes

Imagen desde el drone de la costanera de San Martín de los Andes. (Foto: Agustina López)
Imagen desde el drone de la costanera de San Martín de los Andes. (Foto: Agustina López)

Cuando entra la famosa ruta 40 a esta ciudad neuquina, lo hace bordeando el lago Lácar, con aguas frías glaciarias, pero transparentes como una playa en el Caribe. San Martín de los Andes existe desde 1898 en un marco natural privilegiado: ubicada en la imponente Cordillera de los Andes y a las orillas de este importante espejo de agua.

La avenida Costanera da acceso a un muelle de 1945 y a una playa céntrica que será la primera parada obligatoria para cualquier turista. El centro histórico también merece una caminata, entre arquitectura típica de la zona con piedras, maderas y techos a dos aguas cubiertos de tejas.

Algunos puntos para marcar en el mapa son: la Municipalidad, la intendencia de Parques Nacionales, la parroquia San José, la plaza San Martín y plaza Centenario con su enorme Rosedal.

Dos miradores imperdibles: Arrayanes y Bandurriasó

Playa principal de San Martín de los Andes. (Foto: Agustina López)
Playa principal de San Martín de los Andes. (Foto: Agustina López)

Hay dos lugares en donde las vistas son alucinantes pero muy diferentes entre sí: el mirador Arrayanes es un punto panorámico al que se accede por ruta 19, de ripio, y está a solo 3 kilómetros del centro. Desde los balcones de madera se pueden apreciar el pueblo, las montañas, la bahía con barcos flotando y el lago infinito.

Muy cerca está la antigua casa de té Arrayán, inaugurada en 1939 por la inglesa Renée Dickinson. El mejor plan es cerrar el día con un té de estilo inglés con sándwiches, viennoiserie, tortas y el atardecer.

El segundo lugar para tener vistas alucinantes hacia el lago es el mirador Bandurriasó, a 7,5 km. del centro. Se accede por calle Perito Moreno y en la rotonda se toma el camino a Paso Hua Hum donde comienza el ripio, para luego desviar a la izquierda.

Laguna Rosales en la Patagonia. (Foto: Agustina López)
Laguna Rosales en la Patagonia. (Foto: Agustina López)

Una vez que se llega, se paga un estacionamiento a la comunidad mapuche y se camina 10 minutos para acceder al mirador. Las vistas desde la cima son para quedarse contemplando la escena por un largo rato, mate en mano. Si vas a dedicarle un buen rato a este plan, te recomendamos cerca la playa La Islita. A ambos miradores se puede ir en auto o caminando, para los que les guste hacer senderismo.

Paseos náuticos

Hay dos excursiones lacustres para elegir si te gusta conocer y navegar al mismo tiempo: Hua Hum y Quila Quina. El primer paseo llega al comienzo del río Hua Hum, a pocos kilómetros del hito fronterizo con Chile, recorriendo los lagos Lácar y Nonthue.

El barco hace varias paradas como para que puedas bajarte y disfrutar las playas de Quila Quina, el Puerto de Chachín y la cascada del rio Chachín con una caída de agua de 30 metros, Puerto Hua Hum -donde muy cerca está la boca del río Hua Hum- y finaliza con la Isla Santa Teresita. Se recorren unos 28 kilómetros por agua y se visita una gran área del Parque Nacional Lanín.

En segundo lugar, se puede tomar solamente un traslado en embarcación hasta Quila Quina y pasar un día en este lugar donde se conjuga a la perfección playas con aguas cristalinas y senderos por bosques.

Se navega por el lago Lácar durante 30 minutos, con vistas majestuosas a la naturaleza, o del cerro Abanico con su pared de granito. El amarre es en el muelle de Villa Quila Quina y desde ahí cada uno puede elegir qué hacer: día de playa en la principal o en La Puntilla, confitería, camping, kayaks y/o caminar por un sendero fácil a la Cascada del Arroyo Grande.

La Naviera Lácar & Nonthue es la responsable de ambas salidas desde el muelle de San Martín.

Mountain Bike

Hay una experiencia para los más aventureros: hacer bicicleta de montaña por Laguna Rosales. Camino al lago Lolog, hay una laguna escondida entre estepa y bosque que la cruza el famoso sendero Huella Andina.

Ruta de los Siete Lagos

San Martín de los Andes está ubicada donde empieza o termina la famosa Ruta de los 7 Lagos, incluida en la Ruta Natural de la Patagonia Andina. Estos 108 kilómetros que los unen con Villa la Angostura son los más famosos del país.

La ruta comienza con el lago Lácar, y luego viene el Machónico. ¿Miradores? Hay muchos, y hay que frenar en todos. Avanzando en la ruta se puede ver escondida entre el bosque la cascada Vullignanco y luego el lago Falkner, con su playa extensa de arena, ideal para pasar el día.

Después están el Villarino y, como su nombre lo indica, el lago Escondido, oculto e inaccesible.

Continuando por la ruta escénica se cruzan ríos como Pichi Traful y se llega a senderos ocultos con cascadas como la popular Ñivinco. Hay un desvío en ripio por la RP65 que lleva a la villa turística Villa Traful y al lago homónimo.

Sigue el lago Correntoso, y desde ahí podés agendar en el mapa dos accesos: al río Ruca Malen y su antiguo puente de madera, perfecto para una buena sesión fotográfica, y el acceso a lago Espejo Chico por un camino que atraviesa el bosque.

El penúltimo lago, Espejo, es uno de los más populares en verano, con uno de los balnearios más elegidos por sus playas de aguas turquesas, su parador, su muelle y el marco natural.

El último lago es el Nahuel Huapi, compartido con Río Negro. ¿Sabías que en realidad no son siete los lagos, sino ocho? Cada uno con su magia, vale la pena conocer todos.

Parque Nacional Lanín

Ruta 61 a Huechulafquen, Parque Nacional Lanín. (Foto: Agustina López)
Ruta 61 a Huechulafquen, Parque Nacional Lanín. (Foto: Agustina López)

Desde San Martín hay un día que vale la pena dedicarlo completo a paisajes de película y con una estrella muy especial: el volcán Lanín.

Muy temprano se toma la ruta 40, y en 41 kilómetros está nuestra primera parada: Junín de los Andes. Es el pueblo más antiguo de Neuquén, bordeado por el río Chimehuin, y es la puerta al Parque Nacional Lanín.

Es necesaria una visita por sus calles con historia y tradición, la Iglesia Nuestra Señora de las Nieves, la Municipalidad y el paseo de los Artesanos.

Después, comienza la aventura por la ruta provincial 61 en dirección al lago Huechulafquen y, si el día acompaña, también se deja ver en el camino el volcán que sobresale.

El imponente volcán Lanín. Foto: Agustina López.
El imponente volcán Lanín. Foto: Agustina López.

La ruta tiene puntos panorámicos por doquier. Lo ideal es tener auto para ir deteniéndose a cada paso pero también salen excursiones en traffic desde San Martín.

Antes de llegar al acceso del Parque, hay una playa donde respirar el aire puro y deleitarse con el paisaje soberbio de un lago infinito con montañas detrás.

Es un día para olvidarse totalmente del celular -no hay nada de señal- y empezar a conectar con lo que nos rodea.

Se llega a una cabaña de madera donde se paga el ingreso al Parque.

Hay miembros de la comunidad mapuche Raquithue que viven de forma permanente y hay casas que abren sus puertas a los turistas. En “Rayen Co” hay mesas de picnic por si llevás tu vianda, un gran jardín con ovejas y un restaurante.

El área protegida tiene un total de 24 lagos y en este recorrido se visitan dos: Huechulafquen y al final se llega al Paimún, con sus playitas y su capilla María Auxiliadora del Paimún.

Datos útiles

La Ruta Natural. San Martín de los Andes forma parte de La Ruta Natural, un programa de difusión del Ministerio de Turismo de la Nación sobre los mejores recorridos de toda la Argentina. Se han dividido al país en 17 rutas naturales por los paisajes más hermosos. La Ruta de la Patagonia Andina es uno de los lugares más emblemáticos, y además de la Ruta de los 7 Lagos comprende a otros caminos como la Ruta del Pehuén.

Cómo ir. Por auto. Son 1500 kilómetros desde Córdoba hasta San Martín. Por Aerolíneas Argentinas, desde Buenos Aires hay 9 vuelos semanales. Desde julio habrá dos frecuencias semanales directas desde Córdoba y Rosario.

Dónde comer. Panera Bar Bistro: frente a la plaza San Martín. Restaurante exclusivo con mucha onda. Especialistas en sushi y fanáticos de River. Entradas: langostinos apanados $1650, empanada de cordero $450, burrata con hongos $1750. Principales: salmón grillado $2700, risotto de cordero braseado $2250, rolls de sushi con 10 piezas desde $1230 cada uno. Casa de Té Arrayán: Afternoon Tea para 2 personas $5.700, tortas $1.100 la porción, sándwiches desde $1.010, jugos y licuados desde $700, café desde 380.

Dónde dormir. LoI Suites Chapelco. A 18 kilómetros de San Martín de los Andes está el único hotel 5 estrellas de la ciudad, ubicado dentro del complejo Chapelco Golf & Resort. Cuenta con 85 habitaciones y todas tienen vistas panorámicas a la Cordillera de Los Andes. También cuentan con piscina cubierta climatizada, piscina descubierta, sauna seco y gimnasio. Desde $20.000 + IVA la noche en base doble, con desayuno incluido.

Temas Relacionados