¿Qué tener en cuenta a la hora de viajar a Jujuy?

Algunos datos interesantes para que agendes. 

CÓMO LLEGAR: Desde Córdoba ir por RN 9 norte hasta el Km 69 (cruce con RN 60). De allí, pasando por Deán Funes, Recreo, Frías, Lavalle hasta Monteros; desviar en el cruce a la RN 38 hasta Tafí del Valle (Tucumán). Por la RP307 hasta pasar Amaicha del Valle y tomar el cruce con RN 40. Continuar hacia Cafayate, tomar RP68 hacia El Carril y San Salvador de Jujuy.

PASEOS: A un kilómetro dentro de Tilcara (Jujuy) se encuentra el ingreso (40 pesos por persona) para ascender al Pucará. En su base está el único jardín botánico de altura, con variedades increíbles de cardones.

ALOJAMIENTO: Desde modestos hospedajes para mochileros hasta lujosos hoteles de arquitectura única o colonial oscilan desde 200 pesos por persona hasta 800 pesos por habitación doble de alta calidad con TV satelital, desayuno y cama king size. Imperdible: hostal Pueblo Indio y sus restaurantes (Belgrano 377, Tilcara).

GASTRONOMÍA: La comida típica norteña es exquisita, muy accesible y abundante. ¡Ojo con los picantes! Imperdible: La Peña de Carlitos, en Tilcara, o el restaurante Cerro La Señorita en Uquía, donde los alimentos son cosechados minutos antes de ir al plato.

MÁS DATOS: www.turismo.jujuy.gov.ar

PUEBLOS. Jujuy, pueblos de colores.

Bien al norte

Algunos consejos prácticos:

Precavidos. Durante el viaje desde Córdoba al Noroeste argentino es fundamental cargar combustible en las ciudades grandes que van apareciendo, ya que son muy pocas las estaciones de servicio disponibles a lo largo de cientos de kilómetros, especialmente en estos pequeños pueblitos.

Artesanías. Es una de las principales actividades del hombre común de esta región del país, las hay por doquier, en cantidad y calidad. Vasijas, cuadritos y figurines son muy tentadores. También se destacan telas, mantas de lana y muebles típicos. Son compras únicas y obligadas.

Garganta del Diablo. Se trata de una cascada, quizás insignificante en época no lluviosa, ubicada en Tilcara. Una caminata de cuatro kilómetros en un entorno natural magnífico. Es importante no alejarnos demasiado de las áreas señalizadas, sin un guía, ya que resulta peligroso y fácil perderse en medio de los cerros.