Pozo de las Ánimas, un sitio exótico (y gratuito) para descubrir en Mendoza

Cada espejo de agua mide casi 100 metros de diámetro. (elportaldemendoza.com)
Cada espejo de agua mide casi 100 metros de diámetro. (elportaldemendoza.com)

Mendoza no sólo ofrece al turista grandes montañas con picos nevados y algunos de los mejores vinos del país, sino también otro tipo de postales naturales que dejan boquiabiertos hasta a los más exploradores.

Es lo que ocurre con el Pozo de las Ánimas, situado a unos kilómetros de Malargüe. Se trata de dos pozos enormes (que se denominan "dolinas") con un origen curioso: las aguas subterráneas fueron formando grandes cavernas, que al pasar los años ensancharon sus paredes hasta provocar la colisión de los techos y dejaron expuestas dos cavidades con espejos de agua verde de casi 100 metros de diámetro cada uno.

Para darse una idea, los cenotes de México tienen el mismo origen que estos pozos mendocinos.

El llanto del enemigo

Como sucede con muchos fenómenos naturales, el Pozo de las Ánimas también tiene su leyenda. Según el relato, dos pueblos –que habitaban a uno y a otro lado de la Cordillera de los Andes– mantenían una relación tensa.

En una ocasión, el pueblo del lado chileno estaba persiguiendo a un reducido número de habitantes de la zona de Los Molles. Ya era de noche y los perseguidos, cuando dejaron de escuchar los gritos de sus enemigos –y luego de tomar recaudos por si se trataba de una trampa– volvieron a sus hogares dando algunos rodeos.

Al día siguiente, con las primeras luces, retornaron al lugar de los hechos y escucharon lamentos. Cuando avanzaron se encontraron con dos enormes pozos que se habían hundido bajo los pies de sus rivales: en el fondo se encontraban los cuerpos moribundos. Sus gemidos asustaron a los observadores, que desde ese momento veneraron la formación que los había salvado con el nombre "lugar en el que lloran las ánimas".

Cómo llegar

El Pozo de las Ánimas está ubicado cerca del arroyo Las Amarillas, sobre la ruta provincial 222, a 56 kilómetros de la localidad de Malargüe. El lugar no posee costo de ingreso y puede recorrerse en aproximadamente tres horas.