Mendoza, la enamorada de los Andes

Te dejamos destinos para sentir la naturaleza a flor de piel. (Instagram: @turismo.mendoza)
Te dejamos destinos para sentir la naturaleza a flor de piel. (Instagram: @turismo.mendoza)

Tanto las imágenes de vertientes perfectas que adornan las botellas de agua mineral, como las fotografías que muestran los alrededores soñados de alguna bodega o las fotos que retratan picos nevados en instagram son paisajes que parecen casi irreales, pero existen... ¡claro que sí! son reales y Mendoza es la prueba de ello. En esta lista te contamos dónde están los entornos mendocinos más imponentes:

  • Opciones para disfrutar jornadas con buenos vinos en Mendoza

1. Valle de Uco

La célebre Ruta 40 es la puerta de ingreso a este valle famoso por sus viñedos de alta gama donde los amantes del vino encuentran su destino soñado. Es un sitio exuberante, enmarcado por picos altos y varios ojos de agua. Guanacos, liebres, zorros y quirquinchos son parte de su fauna autóctona.

2. Potrerillos

A los pies de la cordillera de los Andes, en el Departamento Luján de Cuyo, se encuentra esta localidad de naturaleza imponente. Su mayor atractivo es el embalse que lleva su mismo nombre. Es un gran espejo de agua donde se realizan deportes acuáticos. La vista es un tema aparte.

3. Parque Provincial Aconcagua

No podía quedar fuera de la lista esta reserva donde se alza el cerro Aconcagua, que con 6962 metros es considerado el más alto del país. El parque se encuentra sobre la Ruta Nacional Nº 7, a 185 kilómetros de Mendoza Capital. Resguarda montañas, glaciares y ríos de gran belleza natural.

4. Laberinto de Borges

Las paredes verdes de este sitio son "un homenaje vivo" al escritor argentino. Este laberinto se encuentra en la ciudad de San Rafael, en la Calle Bombal. En un diseño exacto, los arbustos escriben el nombre del autor, su edad y otros detalles de importante significado.

5. Pozo de las Ánimas

Si la idea es buscar paisajes naturales y extraños, este lugar tiene que estar en el cronograma. Es una estructura geológica muy curiosa con dos pozos enormes, cubiertos de agua de un turquesa intenso. Su nombre se debe a la leyenda mapuche que cuenta que allí se escucha el silbido de las almas en pena. Quienes se atrevan a ir lo encuentran en el Departamento Malargüe.