Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

Los mares de Río Negro y Santa Cruz: cientos de kilómetros de playas y vida natural

Junto a Chubut, ambas provincias completan 1.500 kilómetros de playas patagónicas. Los destacados del recorrido.

Por Daniel Santos (Especial).

Además de las alternativas de Chubut, con Puerto Madryn como importante centro turístico, dentro de la Ruta del Mar Patagónico que delineó el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, se destacan las opciones de Río Negro y de Santa Cruz.

La Ruta Natural: Una invitación a enamorarnos de nuestro pais

La ruta Natural: en la inmensidad de los mares patagónicos

Aquí, algunos imperdibles, para completar una experiencia natural por los mares del sur argentino.

Camino de la Costa (RN). Son 210 kilómetros que conectan a Viedma con el puerto de San Antonio por la Ruta Provincial Nº 1 rionegrina. Se pueden descubrir: el balneario El Cóndor, donde se une el río Negro con el océano; la playa de La Lobería, con sus piletones naturales que aparecen cuando baja la marea; y un extenso camino de ripio con dunas de arena gruesa y enormes acantilados que bordean el mar.

Lobería en Punta Bermeja. Foto: Gentileza Hernán Povedano / MinTurDep / Inprotur

En la reserva Punta Bermeja hay un centro de interpretación y miradores para observar la mayor colonia de lobos marinos de un pelo de Sudamérica, toninas, orcas, delfines y algunas ballenas francas. Una curiosidad: en Bahía Rosas, se puede practicar pesca de tiburón desde la costa.

En la travesía por la costa rionegrina se pueden ver libremente ñandúes patagónicos, guanacos, martinetas, perdices y maras (liebres patagónicas) en sus escenarios naturales.

Complejo Islote Lobos (RN). A 30 kilómetros al norte de Sierra Grande se encuentra este complejo de seis islotes que se formaron por afloramientos de roca granítica. Lobos es rocoso y sin vegetación (allí se reproduce el lobo marino de un pelo y es habitual la pesca de pulpo), pero el resto está recubierto por sedimentos de arena, conchillas y guano.

Además de numerosas aves marinas y costeras como gaviotas, garzas o jotes cabeza negra, algunas islas tienen colonias de pingüinos de Magallanes.

Las Grutas y Playas Doradas (RN). De la primera no hay mucho por descubrir: desde hace años es una de las favoritas del turista nacional que busca playas cálidas en el mar argentino, sobre el golfo San Matías. Tiene playas amplias, cuando la marea baja (a veces juega malas pasadas), y todos los servicios para turistas, que se pueden aprovechar todo el año. En verano, quienes no eligen las multitudes (y quieren juntar caracolitos), tienen muy cerquita las playas casi vírgenes de San Antonio Este.

Bajada Cero en Las Grutas. Foto: Gentileza Hernán Povedano / MinTurDep / Inprotur

Playas Doradas, en tanto, es una de las últimas sorpresas turísticas con sus tres kilómetros de playas. Más para el verano y no tanto para los meses fríos, porque sus servicios son incipientes. Su tono dorado se debe a la mezcla del cuarzo con las conchillas molidas por la erosión natural. Se puede pescar, hacer windsurf, buceo, es ideal para caminar, y hasta para descubrir fauna marina al alcance de la mano. Hay lugares cercanos para realizar avistaje de ballenas o de lobos marinos, o realizar safaris fotográficos.

Puerto Deseado (SC). Es uno de los principales centros de actividades pesqueras de la Argentina, ideal para los amantes del turismo de naturaleza. Allí se pueden visitar allí las reservas naturales Ría Deseado, Cabo Blanco o Isla Pingüino, que permiten un contacto muy estrecho con la flora y la fauna autóctonas, o tomar contacto con históricos edificios.

Ría Deseado es un lugar único en Sudamérica, por sus particularidades geológicas y fauna únicas, allí donde el río abandonó su cauce y fue ocupado por el mar. En Cabo Blanco se puede ver una de las poblaciones supervivientes de osos marinos de la Argentina, y en Isla Pingüino se encuentra la variedad de pingüino de penacho amarillo.

Parque Interjurisdiccional Marino Makenke (SC). Creado hace 10 años, abarca una superficie de más de 72 mil hectáreas. Su rasgo principal es la diversidad marina, en particular en épocas reproductivas. Se encuentran aves como cauquenes, gaviotas australes, chorlos, playeros, becasas de mar, cisnes, garzas brujas y flamencos australes.

En los alrededores, también: en la Isla Cormorán hay una colonia de unos 130.000 pingüinos patagónico; en la Isla Justicia, hay colonias de cormoranes imperiales y roqueros, complementados en la costa por la principal colonia reproductiva de cormorán gris del país.

En el mar existen centenares de especies de peces, y entre los mamíferos marinos se destacan el delfín austral, la tonina overa y la orca. El elefante marino se encuentra la mayor parte en el mar, pero en verano aparece en las playas para reproducirse.

Parque nacional Monte León (SC). Está situado entre el mar y la estepa patagónica. En esta última, pueden verse variados animales como guanacos y choiques, zorrinos, armadillos, zorros o pumas. En las playas abundan los gaviotines, gaviotas y cormoranes, al igual que los pingüinos patagónicos. También pueden verse aves migradora.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.