Las sierras rojas de San Luis

Muy cerca de la capital de esa provincia se encuentra el Parque Nacional Sierra de las Quijadas, un paisaje desértico donde imponentes paredes rojizas muestran las marcas de siglos de historia.

Se dice que, hace muchos años, en este lugar de cualidades laberínticas se escondían gauchos bandidos. Asaltaban a viajeros y troperos con arreos de ganado para robar el cuero de los animales, que era muy preciado en esa época, y comer su carne, por lo que la zona quedaba plagada de maxilares inferiores, comúnmente llamados “quijadas”. A estos personajes se los conocía como los “gauchos de las quijadas” y dieron origen al nombre de la zona.

En 1991, este escenario natural se convirtió en el Parque Nacional Sierra de las Quijadas, primero y único en la provincia de San Luis. Ubicado a 116 kilómetros al noroeste de la ciudad capital, tiene una extensión de unas 150.000 hectáreas. Llegar allí implica entrar en otra dimensión y trasladarse en el tiempo.

La playa de estacionamiento es el punto de partida para recorrer la zona a través de tres alternativas diferentes: una autoguiada, que abarca sólo los miradores, y otros dos recorridos más completos que se deben realizar con guía habilitado: Huellas del pasado y Los Farallones.

DATOS. Información útil para conocer San Luis.

Las intrigantes sierras son el resultado de la elevación de un conjunto de capas de sedimentos producido hace 25 millones de años y del juego travieso de la erosión del viento y el agua sobre la montaña, lo que generó impactantes quebradas y valles que dejan vislumbrar los distintos cortes sedimentarios, conformando un paisaje único y atractivo.

El recorrido continúa entre cristalizaciones de minerales, fósiles de vegetales y huellas de animales fosilizadas hasta llegar al corazón de la sierra, llamado Potrero de la Aguada. Se trata de un impactante mirador, desde el cual es posible apreciar una sucesión de graderías, acantilados y cornisas que forman un anfiteatro natural que deja perplejos a los visitantes.

En profundidad

La sierra está integrada por varias formaciones que representan diferentes tiempos geológicos, constituidas por uno o varios tipos de rocas y por fósiles típicos de ese momento. La más antigua es la denominada El Jume, de aproximadamente 120 millones de años. En el pasado presentaba lagunas, de cuyos estratos se han extraído raíces y troncos petrificados y se han descubierto importantes huellas de dinosaurios. Por otro lado, en el parque también se hallaron evidencias de antiguas ocupaciones humanas, atribuidas al pueblo de los huarpes.

Pero no todo es testimonio del pasado en la Sierra de las Quijadas: también ofrece singulares ejemplares de flora y fauna adaptados a las particulares condiciones ambientales de sequedad y erosión constante.

Quienes viajen en búsqueda de los mejores tesoros naturales de nuestro país, deberían agregar el Parque Nacional Sierra de las Quijadas a su lista. Quienes quieran disfrutar de una caminata por un paisaje diferente, también.