La Rioja, hogar de las aceitunas y de los deportes de viento

Olivicultura auténticamente riojana.
Olivicultura auténticamente riojana.

Un paseo por algunas atracciones de esta provincia del noroeste argentino. Termas de Santa Teresita, Vientos del Señor, Aimogasta y más.

Si bien a nivel nacional La Rioja es popular por su producción de aceitunas, la provincia ofrece rincones y actividades para todos los gustos. Quienes busquen relax deben dirigirse hacia las Termas de Santa Teresita, situadas a unos 37 kilómetros de Aimogasta. Sus aguas, con grandes efectos hidroterapéuticos y temperaturas que llegan a los 42 grados, se pueden visitar durante todo el año.

Otro punto destacado es el peñasco conocido como “El Señor de la Peña”. Allí se realiza una de las celebraciones más importantes de la provincia: muchos peregrinos llegan hasta el lugar para agradecer y para renovar su fe. ¿Por qué? Se dice que en esa roca tallada por la naturaleza, cuyo perfil se asemeja a un rostro humano, encuentran una sensación inigualable.

Para los más aventureros, la alternativa es Vientos del Señor. Se trata de un bello paisaje de suelo arcilloso donde se practica carrovelismo y kitebuggy, deportes de gran adrenalina. En este rincón de la provincia, los vientos superan los 50 kilómetros por hora, y también se puede observar a varios pilotos de enduro realizando saltos.

Sabor

En Aimogasta se encuentra la mayor parte de las empresas elaboradoras de aceite de oliva, aceitunas y otros productos. Y es que, gracias a las condiciones climáticas de la zona, esta comunidad es reconocida a nivel nacional como “la cuna de la olivicultura”.

La producción riojana ya se vende a grandes niveles en el mercado internacional. Actualmente los principales compradores son Brasil y Estados Unidos, y los productos se continúan expandiendo hacia otros países.