La Rioja: al rescate de la historia

Se intenta posicionar este cruce en la agenda de conmemoraciones nacionales.y promover el corredor andino como opción turística.
Se intenta posicionar este cruce en la agenda de conmemoraciones nacionales.y promover el corredor andino como opción turística.

Los próximos sábado 19 y domingo 20 se realizará la cuarta edición de la cabalgata por la cordillera de los Andes que intenta rescatar del olvido la gesta de un riojano y un uruguayo que integraron la expedición auxiliar que apoyó a la gesta sanmartiniana en Chile.

La primera edición del cruce que evoca la participación del riojano comandante Nicolás Dávila y el uruguayo coronel Francisco Zelada, se realizó en 2010 en el marco de la celebración del Bicentenario de Argentina.

Este año la recreación contará con un amplio operativo de logística que involucrará a la Gendarmería nacional, Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, Cuerpo Adiestramiento, Policía Especial para alta montaña y personal de salud, entre otros, con el apoyo de 50 vehículos.

Del mismo modo, numerosos baqueanos de la zona aportarán los animales y el conocimiento de la geografía que se extiende entre las montañas, experiencia clave para el feliz término de la travesía.

Con esta nueva edición del cruce, se busca instalar el episodio histórico en la agenda de las conmemoraciones patrias a nivel nacional y también promover el corredor andino como opción turística.

Las sensaciones que se experimentan en el corazón de la cordillera de los Andes, a más de 4.800 metros de altura entre el sol y la nieve, permiten comprender las vivencias de aquellos intrépidos gauchos.

Cronograma. El cronograma de actividades oficiales se iniciará el sábado 19 con la partida de los expedicionarios desde Barrancas Blancas hasta el refugio de Comecaballos, donde se encontrará con la columna que partió de Guandacol.

Al regresar al campamento de Barrancas Blancas habrá un acto simbólico y un festival folklórico.

El domingo 20, se partirá desde Barrancas Blancas hasta el hito de Comecaballos, donde se hará un encuentro con autoridades chilenas en el marco de un acto celebratorio.

El cruce es organizado por el Gobierno de La Rioja con apoyo de Vialidad de esa provincia.

El general José de San Martín, cuando trazó el plan de ocupar militarmente Chile en 1816, a través del cruce de la cordillera de Los Andes, otorgó a la provincia de La Rioja la responsabilidad de tomar dos puntos importantes en el vecino país trasandino.

La estrategia de San Martín consistió en seis columnas: las dos principales cruzaron por Uspallata (Mendoza) y por Los Patos (San Juan) y las cuatro auxiliares se distribuyeron por las provincias de Mendoza, San Juan y La Rioja.

La expedición auxiliar que partió desde La Rioja, tuvo como finalidad tomar la localidad chilena de Copiapó y Huasco, ese último, uno de los puertos más importantes de la región.

Copiapó era por entonces la principal población norteña y el puerto de Huasco se consideraba un punto donde podían desembarcar los realistas que bajaban del Alto Perú. Poco más de 350 milicianos partieron de la localidad riojana de Guandacol y demoraron dos días en transitar los 160 kilómetros que los separaban del refugio Comecaballos.

La crónica histórica señala que Dávila y Zelada partieron desde Nonogasta.

El 1 de febrero de 1817 la columna ya estaba en territorio chileno y 11 días después, tras tomar una patrulla realista, llegaron a sus objetivos el mismo día que San Martín triunfaba en la batalla de Chacabuco.

La liberación de Copiapó y Huasco se logró sin una sola baja, ni disparar un solo tiro.