Imperdible: así fue el Festival de Esculturas en Nieve de Tierra del Fuego

Durante el invierno, el sur argentino se tiñe de blanco y regala paisajes únicos. Miles de turistas viajan desde distintos puntos del planeta para disfrutar de las pistas de esquí y de las actividades invernales que la zona tiene para ofrecer.

En ese marco, uno de los eventos más exitosos de esta temporada fue el Festival de Esculturas en Nieve, que se realizó en el Centro invernal Haruwen (Tierra del Fuego) a principios de agosto.

Durante cuatro días, doce equipos integrados trabajaron sobre bloques de nieve compactados para llevar a la realidad los bosquejos de las esculturas que habían presentado antes del encuentro.

En sus tareas, los participantes debieron respetar una regla estricta: nada de equipos eléctricos ni de combustión. Solamente podían utilizar el kit oficial y los elementos que cada uno hubiera llevado para facilitar el trabajo.

CONOCÉ MÁS: Ushuaia, naturaleza viva.

Una muestra en el bosque

Cuando las esculturas estuvieron terminadas, los visitantes recorrieron el bosque para irlas descubriendo. De todas las obras, se destacaron Un banco rojo, en alusión a los femicidios, una creación de artistas de la ciudad fueguina de Tolhuin; Sobreviviendo, un trabajo de profesoras de Buenos Aires que muestra a un oso polar con su cría afrontando el calentamiento global; y El puente del amor, una pieza a cargo de un grupo de mujeres.

El primero puesto se lo quedó El hombre que lleva dentro, obra realizada por un equipo de Ushuaia. La escultura consistía en la cabeza de un gorila con la boca abierta, en cuyo interior se podía apreciar a un hombre gritando.

Fuera del concurso, el escultor Javier Elissamburu, junto con su equipo Opus G y alumnos del Colegio Polivalente de Artes, elaboraron una escultura con cuatro cubos que representaba una sala de lectura, con personajes literarios como Pinocho.