El extraño caso del Cerro de los Siete Colores y su montaña "hermana"

Ambos son lugares de tonalidades curiosas. (Instagram: @viveargentinaok)
Ambos son lugares de tonalidades curiosas. (Instagram: @viveargentinaok)

El pueblo de Purmamarca es dueño de uno de los paisajes más increíbles de Jujuy, pero... existe otra montaña de siete colores en Perú. Y los pueblos en los que se alzan tienen casi el mismo nombre.

Seguramente conocés de qué cerro argentino estamos hablando; sus tonos rojizos, verdes y blancos no pasan desapercibidos. El Cerro de los Siete Colores, además de ser uno de los puntos más icónicos del norte del país tiene una curiosa similitud con otra montaña, a miles de kilómetros de distancia.

Pintado por encargo de la Pachamama

Según la leyenda local, este paisaje de Jujuy no fue siempre un sitio colorido. Al contrario, era monótono y aburrido. La Madre Tierra preocupada por esto, mandó a los duendes de las sierras a pintar de noche y al resguardo de la luna (o Mama Quilla en quechua) cada sector de su superficie de un color diferente, el resultado sería la bonita trama que lo cubre ahora.

¿Tiene una "hermana" en Perú?

Así es: resulta que a unos 100 kilómetros de Cusco, existe otro lugar donde el arcoíris parece volcarse en la tierra. Se trata de la Montaña de los Siete Colores, también llamada Vinicunca o Arcoiris. La misma también es un sitio cargado de leyendas, ya que en ella se encontrarían los apus, o espíritus de las montañas de la cosmovisión andina.

Ambas comparten casi el mismo nombre, las dos son territorios sagrados y claro, de múltiples tonalidades. Como si esas coincidencias no fueran suficientes, se suma una última: el distrito donde se encuentra Vinicunca también recuerda al argentino ¿Por qué? porque se llama Pitumarca, un nombre muy similar a Purmamarca.