Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

Los encantos naturales de Tierra del Fuego

Playas frías, inmensos lagos, lagunas glaciares de colores intensos, opciones para la aventura, montañas, valles, y el contacto con la magia natural de la provincia más joven de la Argentina.

Por Agustina López.

Bosque protegido a orillas del Beagle

70.000 hectáreas protegidas para preservar el bosque subantártico forman, desde 1960, el Parque Nacional Tierra del Fuego. A 12 kilómetros de Ushuaia, costeando el Canal de Beagle, vamos a encontrar senderos para caminar entre bosques de coihues, lengas y ñires, lagos y ríos para disfrutar, miradores panorámicos, un mítico tren y recorrer lo que supo ser el hogar de los nativos yámanas.

Sólo 2.000 hectáreas se encuentran abiertas a visitantes, que se pueden recorrer de diferentes formas: en auto, en bicicleta o caminando. Se llega al parque por cuenta propia o hasta el ingreso con buses de líneas regulares, o se puede contratar un guía en Tierra Turismo que sale con pequeños grupos por senderos más tranquilos, para llegar a rincones escondidos del bosque.

La experiencia también se puede hacer sobre rieles con el Tren Ferrocarril Austral Fueguino. Realiza sólo 8 kilómetros del recorrido original del extren de los presos que estaban en la famosa cárcel de Ushuaia, que funcionó desde 1909 hasta 1952.

Para los amantes del trekking, es una de las actividades imperdibles en el fin del mundo. Hay 40 kilómetros señalizados para hacer de octubre a abril, antes de que la nieve ponga obstáculos en los caminos. Entre bosques patagónicos, turberas, montañas inmensas y el canal se resaltan seis sendas.

La primera y más pintoresca es la Senda Costera que comienza en la Ensenada Zaratiegui, donde se estaciona y se encuentra la unidad postal más austral, y comenzamos una caminata de 8 kilómetros sólo de ida a la vera del canal de Beagle. El final de la senda es cerca del centro de visitantes Alakush. Dificultad media-baja respirando el aire más puro. La misma se encuentra habilitada únicamente de octubre a abril aproximadamente.

Por otro lado, hay senderos más cortos y que te llevan a miradores de ensueño como Senda Mirador Lapataia. 980 metros de ida en dificultad baja y en tan solo 30 minutos, llegás a un balcón de madera con una vista que no tiene precio. Por el mismo ingreso, también se realiza la Senda del Turbal, de 1.350 metrsos de ida. Es fácil. Ambas se pueden realizar todo el año. Una caminata tranquila es también a las orillas del río Pipo hasta su cascada.

Llegando a Bahía Lapataia, donde termina la RN 3 en el kilómetro 3.079, hay dos miradores en Puerto Arias para disfrutar a metros del estacionamiento. Por la misma rampa, se accede a otra senda de 2.4 km ida y vuelta, que es Senda de la Baliza. Un camino de una hora para bordear la bahía, para disfrutar de la paz natural y pasar por castoreras.

Una parada obligada de postal es el lago Acigami o Roca, donde comienzan dos sendas. A Hito XXIV, con una dificultad media de 8 kilómetros ida y vuelta (7 horas de caminata, aproximadamente): llega a uno de los monolitos que marca el limite con Chile (ambos países comparten la Isla de Tierra del Fuego). Abierta todo el año. En cambio, la senda Guanaco no, y es requisito obligatorio registrarse antes de salir. 6 kilómetros montañosos de trepada y nueve horas de trekking llevan a la cima, a casi mil metros sobre el nivel del mar. Una de las más difíciles del parque.

Cabo San Pablo

En la RN 3 comienza un camino de ripio de casi 40 kilómetros, y al final nos encontramos con el Océano Atlántico y su horizonte.

El área costera pertenece a la región Ecotono de la Isla Grande de Tierra del Fuego. Es un área de transición entre los paisajes con cordillera y la estepa magallánica. El paisaje es de colinas y bosques de ñire, pastizales y vegas. Es zona de guanacos.

Una vez que se llega al Cabo se pueden hacer dos senderos muy simples. La playa de la ruta está a menos de un kilómetro. Se llega rápido y se encuentran bancos de madera para deleitar el único sonido de las olas y el indescriptible pero por siempre refrescante olor a mar. Aguas heladas mojan la playa de piedras perfectas y lisas. Para subir al faro San Pablo son 2,2 kilómetros, y la subida vale la pena. Son paisajes solitarios y sin señal de celular.

El faro de cuatro metros se construyó en 1945 para señalizar con luces el cabo a los navegantes, pero cuatro años después un terremoto azotó la zona y quedó inutilizado e inclinado. Hoy su reemplazo es una baliza moderna de seis metros.

Barco encallado Desdémona, en Cabo San Pablo. Foto: Agustina López

Desde la cima del cabo, se puede ver un naufragio. El Desdémona llevaba 20.000 bolsas de cemento de Ushuaia a Río Grande en 1985 cuando los sorprendió una tormenta que los dejó encallados para siempre. Se incendió y quedó abandonado en la Caleta San Pablo. Hoy, el gigantesco barco de acero recibe visitas de curiosos. Se puede acercar cuando baja la marea.

Caminata Laguna Esmeralda

El inicio del sendero de Laguna Esmeralda es sobre la RN 3, a sólo 20 minutos de Ushuaia. Se atraviesa por tres diferentes ambientes en 9,60 kilómetros y en cuatro horas de caminata. Esta senda pasa por la Reserva Natural y Paisajística Tierra Mayor, en el Valle Carbajal, y sube por el faldeo de la Sierra Alvear.

El sendero comienza en un bosque nativo de altas lengas que nos cubre el cielo y después se continúa por una de las turberas más extensas de Sudamérica. Un ecosistema dejado por el paso de un glaciar, un suelo esponjoso y saturado de agua, donde también se pueden reconocer varias castoreras, embalses cuyos diques los hizo el castor y en esta acción inunda y mata árboles a cada paso.

El castor es un tema aparte: este roedor no nativo, introducido desde Canadá, se defiende de los depredadores y hoy se estima que hay 200.000. Está declarado plaga.

El tramo final se hace entrando a la montaña y a orillas del Río Esmeralda, con pequeñas cascadas y rápidos. Cuando se llega a la Laguna Esmeralda, impacta su color saturado verde azulado en contraste con las montañas. Está a 411 metros sobre el nivel del mar y su color se debe a la sedimentación del Til. Su profundidad es de 50 metros y la temperatura va de 4 a 7 grados. En invierno se puede ver congelada.

La rodean y abrazan los Cerros Bonete, cordón Toribio y el glaciar Ojo del Albino que la alimenta de su deshielo (que también se puede visitar en verano en un trekking difícil con 10 horas total).

Se puede hacer por cuenta propia o también contratando un guía en Tierra Turismo.

Una más: frente al inicio del sendero de esta laguna está la Laguna Turquesa, a la que llegás en una caminata de unas tres horas, con 3 kilómetros total y una ida empinada.

Lagos y ciudad en la isla

Un paseo con vistas extravagantes es el de los lagos. Cruzamos los Andes fueguinos que corren de oeste a este, diferente al resto de la Cordillera, en el paso de montaña más austral del mundo: Paso Garibaldi. Se recomienda bajar a disfrutar de las vistas sin prisa, hay un mirador de dos pisos para contemplar el paisaje y se divisan dos lagos: Escondido y Fagnano.

El Escondido, con sus siete kilómetros de longitud y profundidad de casi 70 metros, se enclava en un valle profundo rodeado de bosques; el lago Fagnano (o Khami), con una superficie de 590 kilómetros cuadrados, pertenece en su mayoría a la Argentina, pero un siete por ciento es agua chilena, donde está su desembocadura. Sus aguas bañan a la ciudad de Tolhuin donde se conjuga una naturaleza única con un increíble acervo cultural. Su nombre en lengua Selk’nam significa ”corazón”, y hace referencia a su ubicación en el centro de la Isla Grande de Tierra del Fuego.

Tolhuin se considera un gran destino para los amantes del turismo natural y de aventura. Su paisaje de extensos lagos, valles, montañas, turbales y su bosque andino se debe al retroceso de la última glaciación hace 15.000 años. Se pueden realizar varias actividades como senderismo, campamentos, ciclismo, avistaje de aves, trekking, pesca deportiva, canotaje, cabalgatas y más. Tiene a su alrededor tres reservas provinciales: Laguna Negra, Río Valdez y Corazón de la Isla.

Navegación en el canal de Beagle

Desde el muelle turístico local, zarpan barcos todos los días por las aguas del Beagle, un estrecho que conecta los océanos Atlántico y Pacifico, con turistas aventureros. Salen desde la Bahía de Ushuaia a través del Paso Chico en dirección a la Isla de los Pájaros donde se acercan a disfrutar de la avifauna fueguina observando Skúas, Albatros de Ceja Negra, Patos Vapor, Cauquenes, Gaviotas Cocineras y Gaviotas Grises. Las aguas son transparentes y frías.

Los lobos marinos son los más simpáticos de la excursión, se acerca el barco a Isla de los Lobos y se ve en detalle cómo viven, cómo es su pelaje de uno o dos pelos.  

Siguiendo por el Beagle, se llega a la estrella de la navegación, y la foto que todos los turistas quieren: el faro “Les Éclaireurs”, nombre que le dio el navegante Luis Martial y que significa Los Iluminados. 

El famoso faro de dos líneas rojas y una blanca tiene 11 metros de altura y 3 de diámetro. En diciembre de 2020 cumplió 100 años y funciona de forma remota con paneles solares en un islote en el Beagle. Se lo conoce turísticamente como “el faro del fin del mundo”, pero es sólo uno de ellos. El famoso por la novela de Julio Verne es el de San Juan de Salvamento, en la isla de los Estados.

De regreso en Ushuaia, el barco se amarra en la Isla Bridge, donde hay yacimientos arqueológicos como concheros yámanas, y se realiza un pequeño trekking para ver la espléndida vista de las costas chilenas y argentinas.

Datos útiles

Bosque protegido. Entrada al parque. Residentes nacionales: $230; de 6 a 12 años, $120; estudiantes, $110, jubilados y pensionados sin costo.

Tren del Fin del Mundo. Hay tres clases diferentes: Premium (mayores de 13 años, $7.550, y de 4 a 12 años, $3.750); Primera Superior (mayores de 13 años, $6.400, y de 4 a 12 años, $3.200). Ambas incluyen comida, bebidas y souvenirs. La más económica, la clase Turista (mayores de 13 años, $3.200, y de 4 a 12 años, $1.600; jubilados, $2.050). Menores de 3 años no pagan en ninguna categoría.

Alojamiento Ushuaia. Las Hayas Resort (Ushuaia). 91 habitaciones de cuatro categorías (Standard, Junior Suite, Suite y Presidencial) en la reserva ecológica Camino del Martial, a los pies del glaciar. Bar Jauke con tragos de autos y restaurante Le Martial con productos locales. Actividades recreativas para huéspedes sin costo como cata de vinos, arquería, yoga y trekking. Pileta climatizada, jacuzzi, spa, gimnasio y sala de juegos (desde $8.400 una habitación doble con desayuno). Hostería Patagonia Jarke (Ushuaia) 15 habitaciones en zona tranquila a dos cuadras del centro. Tiene una galería transparente de invierno con sala de estar con biblioteca.  (desde $6.500 una habitación doble con desayuno). Hostería Kaiken (Tolhuin). Para estar más cerca de los lagos y Cabo San Pablo la mejor opción es hacer una noche o dos en este municipio fueguino. 19 habitaciones con vistas espectaculares al lago Fagnano. Desde $5.500 base doble la noche con desayuno incluido. Su restaurante Shelk-nam tiene comida local (su plato estrella roll de cordero $1.100).

Excursiones naturales. Todas las excursiones se pueden realizar con Tierra Turismo en camionetas de a grupos reducidos y con guías que tienen un mayor conocimiento de los lugares. Parque Nacional Tierra del Fuego (desde $3.200, incluye snack), Cabo San Pablo y Estancia Rolito (desde $9.000, incluye comidas y bebidas), Laguna Esmeralda (desde $4.500, con lunch box), Circuito 4x4 y Canoas - Lagos Escondido y Fagnano (desde $6.300, incluye comidas, bebidas y canoas), Navegación por el Beagle con Patagonia Explorer ($4.000). Otra opción entre noviembre y abril es llegar con un catamarán hasta la colonia de Pingüinos Magallánicos en la Isla Martillo ($5.700). También, se puede elegir la opción más completa: “La Gran Travesía”. Dos o tres excursiones juntas con noches en Tolhuin. Todos los precios son por persona e incluyen acompañamiento de guía profesional y todos los traslados desde hotel. https://tierraturismo.com/ o al whatsapp  + 54 9 2901 40-1132.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.