En La Rioja, los colores rojos y amarillos brillan más

Camino a "La Mejicana". (Foto: Tripadvisor)
Camino a "La Mejicana". (Foto: Tripadvisor)

Opciones para aprovechar en vacaciones los encantos riojanos, que parecen pinturas vivas.

Hospitalidad, cultura y tradición en un entorno cálido de paisajes vibrantes es la síntesis perfecta para describir a La Rioja.

Predominantemente montañosa, la provincia tiene corredores atractivos donde cada actividad se convierte en una experiencia memorable.

Cañadón del ocre y Río Amarillo. (Foto: Facebook Ruta Nacional 40)
Cañadón del ocre y Río Amarillo. (Foto: Facebook Ruta Nacional 40)

Cada uno de los 18 departamentos del territorio propone un atractivo particular. Las rutas del olivo o el vino, carreteras majestuosas, sitios arqueológicos, parques nacionales y el legado histórico pre-colombino, colonial y patriota, se combinan en diferentes propuestas para los visitantes.

Te puede interesar: Un invierno entre senderos, vinos y el histórico cable carril

El color rojo y amarillo de sus suelos áridos, contrastan con la vegetación y es un ingrediente fundamental en el paisaje riojano.

Recorremos en esta nota dos atractivos fundamentales que sobresalen por esta característica.

La Cuesta de Miranda, más que un paisaje una pintura viva

La Cuesta de Miranda tiene fastuosas curvas y caminos de cornisa bordeando altos precipicios hacia la quebrada del río Miranda.

Es un tramo de la famosa Ruta 40 que une a la localidad de Chilecito con Villa Unión, atravesando la localidad de Nonogasta en la cuenca del río Bermejo.

Casi centenaria, esta ruta escénica es una imponente obra de ingeniería vial construida entre 1919-1928. Sorprende el rojo brillante de la tierra en estas montañas, que regalan paisajes para el asombro tras cada curva. Y las hay muchas.

Cañadón del Río Miranda. (Foto: Facebook Ruta Nacional 40)
Cañadón del Río Miranda. (Foto: Facebook Ruta Nacional 40)

Magníficos miradores hacen de este viaje la mejor elección. Desde ellos se aprecia la maravilla que dejó la naturaleza en su creación. Y hay más.

Si bien todo el trayecto es rojo con salpicaduras verdes, la ruta tiene tramos bien diferenciados. Se puede recorrer los pequeños caseríos entre ellos Tambillos, Las Trancas o Puesto Siciliano y Puerto Alegre. E incluso conectar con Chile por el Paso Pircas Negras, conectándose con una monumental y moderna ruta.

Tip: Ingresar a Aicuña por un pircado histórico de piedra y barro de más de 60 cm de ancho, lleva hasta una comunidad oculta en las montañas y su pueblo se extiende sobre sus laderas.

El Cañón del Ocre y el río Amarillo, montañas oxidadas y una historia minera

Por otro lado y ubicado sobre los 2500 metros de altura, se encuentran Cañón del Ocre y mina La Mejicana en Famatina.

Los tonos ocres oxidados brindados por la presencia de azufre en los componentes de sus rocas, le aportan una peculiar característica.

Al costado del camino, un profundo tajo se abre paso entre titánicas montañas color dorado, mientras los rayos de sol dejan al descubierto excéntricas figuras entre las grietas de los paredones.

Es el río Amarillo el que discurre manso y cristalino en el fondo del cañón.

La mina “La Mejicana”, tiene una interesante historia ya que perteneció a la estructura del Cablecarril. Se accede a ella en una excursión en vehículos 4×4. Durante su recorrido podremos encontrarnos con el Cañón del Ocre, petroglifos, los pesebres y tres piedras.

Tip 2 x 1: Visitar la comarca de Pituil, el lugar de la mejor grapa riojana. Y los más osados a pocos kilómetros de aquí pueden realizar parapente en la Cuesta Vieja.

Temas Relacionados