En junio, viajá al encuentro con las ballenas

En la Península Valdés, Chubut, ese mes da paso a un espectáculo único de la naturaleza: la llegada de las ballenas. Adelanto de algunas opciones para vivirlo.

De junio a diciembre es el momento y Chubut es el lugar. La ballena franca austral llega a Península Valdés y desde la playa o en embarcaciones es posible acercarse para emprender un viaje en conexión plena con la naturaleza. No es para menos: se trata de uno de los lugares en el mundo donde estos animales permanecen casi todo el tiempo muy cerca de la costa, y en el que es posible observarlos en su hábitat natural.

Distintas alternativas

Para disfrutarlas, existen varias opciones. Se las puede ver desde el frente costero de Puerto Madryn, y a 15 kilómetros se encuentra el Área Natural Protegida El Doradillo, donde se avistan a pocos metros de la costa. Además, embarcando en Puerto Pirámides (a 100 kilómetros de Puerto Madryn), se realiza una navegación de aproximadamente una hora y media (incluso hay una opción de hacer este paseo en una embarcación semisumergible, para poder observar el comportamiento de las ballenas en las profundidades).

De fama mundial, este espectáculo de la naturaleza que se repite año a año no deja de asombrar a locales y turistas. La ballena franca austral realiza dos migraciones, y llega a esta zona porque busca aguas templadas y protegidas. Allí se darán tres acontecimientos muy importantes en su vida: la reproducción, el nacimiento y los primeros cuidados de sus crías.

Si bien ya se acercaron los primeros animales a Península Valdés, el próximo sábado 17 de junio será el lanzamiento oficial de la temporada de avistaje del 2017. Como parte del evento, que tendrá lugar en Puerto Pirámides, también habrá un paseo gastronómico, una feria de productores y otra de artesanos, actividades deportivas, música en vivo e intervenciones de artistas visuales de la provincia en tres espacios arquitectónicos de la localidad.

Algunos datos curiosos

Esta ballena se caracteriza por mostrarse más: a diferencia de otras, pasa mucho tiempo en la superficie. Por otro lado, son animales enormes: las hembras llegan a medir 15 metros; los machos, 14; y las crías, cinco. Durante el encuentro, los viajeros descubren también que las ballenas saltan con frecuencia y permanecen largo rato con la cola fuera del agua, además de que golpean la superficie con las aletas y la cola, provocando explosiones de espuma de mar.

Otra cualidad de esta especie es que son muy curiosas: suelen asomarse verticalmente en una posición conocida como “salto de espía”. ¿Cómo reconocerlas? Su principal rasgo diferenciador es la presencia de callosidades en la cabeza, cuyo patrón de tamaño, forma y distribución varía según el ejemplar y permite identificarlas individualmente.

Lugares únicos 

La Península Valdés es hogar de una biodiversidad y una naturaleza singulares. De hecho, fue declarada por la Unesco como Patrimonio Natural Mundial allá por el año 1999, y hoy es uno de los doce que existen en suelo argentino. Es una distinción que se otorga a sitios con características que los hacen únicos en el mundo. Además de las ballenas francas, hay colonias de elefantes marinos y lobos marinos, orcas y todo tipo de fauna que, chequeando previamente el calendario, se puede avistar en distintas excursiones. “Esta temporada de invierno arranca con todo y en Argentina tenemos muchas opciones ideales para disfrutar un viaje o una escapada en esta época del año. Los paisajes, la cultura, la gastronomía, la calidez de nuestra gente y grandes eventos como este siempre destacan”, expresó Gustavo Santos, ministro de Turismo de la Nación.