En 2021 se viajaría con precios del 2020, una medida para pensar la reactivación turística

El Glaciar Perito Moreno. Foto: Argentina.Travel
El Glaciar Perito Moreno. Foto: Argentina.Travel

Ése es uno de los puntos clave para mover al turismo. En la última encuesta realizada por el Inprotur, el 70 por ciento de las agencias sondeadas estima que se podrá empezar a crecer de septiembre en adelante.

El Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur), presentó el segundo informe de coyuntura sobre una encuesta a 80 agencias de viajes receptivas internacionales de nuestro país.

El objetivo, pensar el panorama del día después, cuando Argentina salga de la crisis sanitaria que golpeó a todo el mundo. Algunos indicadores son esperanzadores, aunque la cautela es la que reina en el sector.

La expectativa de recuperación pone sus ojos en el segundo semestre de este año, con diferencias entre las provincias según hayan sido golpeadas por el Covid 19. El 70 por ciento de los encuestados dice que podrían verse señales entre septiembre y diciembre.

En la industria turística, una gran mayoría piensa que la reactivación comenzará sobre la decisión estratégica de congelar los precios 2020 para ofrecerlos para la temporada 2021, un punto que será clave.

En el sondeo se destacan acciones de trabajo directas en evaluación: ajustar, aggiornar o complementar sus propuestas comerciales; generar nuevos productos en destinos nacionales para nuevos segmentos o nichos; pivotear el foco de sus mercados objetivos hacia los mercados regionales (los limítrofes en particular); generar descuentos tentadores que funcionen como punta de lanza pos pandemia.

Acciones directas

El informe presentado esta semana, segundo que realiza la entidad que depende del Ministerio de Turismo y Deportes desde que comenzó la crisis para trabajar “con conocimiento e información”, ofrece muchos datos interesantes con miras al incierto futuro.

Ricardo Sosa, designado por el ministro Matías Lammens como secretario ejecutivo para el Inprotur (encargado precisamente de difundir Argentina en el exterior), aseguró que están trabajando en varias líneas al mismo tiempo.

Por un lado, proponen estrategias para el público final -con la realización de videos, conferencias, entrevistas en vivo, participación de influencers del mundo hablando de las bellezas de la Argentina-; por el otro, trabajan con los medios del exterior, y por último con las agencias receptivas y emisivas.

“Es un momento en el que no podemos darnos el lujo de descansar en la idea de afianzar el posicionamiento de nuestro país en el mundo, mientras trabajamos fronteras adentro para que nuestra oferta sea cada vez más exportable”.

Argentina segura

Los socios extranjeros de las empresas receptivas argentinas observan con buenos ojos las acciones de implementación inmediata de la cuarentena en nuestro país, lo que posibilitará tener un valor agregado a la hora de la promoción del país.

Puntualmente en el caso de Brasil, los socios de aquel país creen que habrá una recuperación medianamente rápida hacia aquí, mientras que en los mercados más lejanos estiman la recuperación recién hacia noviembre o diciembre.

Será fundamental incluir en las acciones promocionales aquellos destinos de menor aglomeración de turistas, para apuntar a mercados regionales de rápida llegada, diversificar la oferta, evitar sobreprecios y fomentar la seguridad sanitaria.

Algunas empresas del sector turístico argentino que salieron del shock inicial que generó la pandemia, se encuentran analizando, pensando e implementando ideas, mejoras y proyectos que les permitan afrontar la crisis de la mejor manera posible.

Ese punto es elemental. Ricardo Sosa, frente a esta situación que en algunos casos es dramática, intentó ver el lado positivo, convencido de que “en 30, 60, 90, 120 días o incluso más” comenzará la reactivación. “No podemos poner una fecha, pero sabemos que eso ocurrirá más temprano o más tarde, y tenemos que estar más fuertes que nunca”.

¿Serán suficientes los esfuerzos de los distintos actores del sector? “Creemos que sí, y que es esencial visibilizar esta sumatoria de voluntades, porque al hacerlo incentivamos la participación, la colaboración y la acción compartida, potenciando así nuestro rol transversal como facilitadores en nuestro partenariado público-privado”.

Estrategia emocional

Los videos que ha lanzado Inprotur al mundo en Argentina.Travel, tienen por objetivo llegar a los futuros turistas, que en todas partes hoy están encerrados en sus casas, en sus países. Apelan a lo emocional, a lo inspiracional, al mismo tiempo que destacan las bellezas argentinas.

“Cuando sea posible viajar, necesitamos que nos tengan presentes, y por eso la estrategia es llegar a sus celulares, computadores, televisores. La idea es que aquel que hoy no puede, sienta la esperanza de que en un futuro sí lo hará. Que tenga un espacio para distraerse, y en forma paralela siga siendo estimulada”, aclaró Sosa.

Hasta el mes de julio tiene previsto publicar videos periódicamente para “viajar desde casa”, con muy buena producción y desarrollo, que llegan a más de 19 países del mundo. En algunos casos, pensados exclusivamente para algunos mercados puntuales.

“El trabajo de posicionamiento tiene que ver también con llevar información de todo lo que tiene la Argentina, que es mucho y muy variado”, aclaró el funcionario, de larguísima trayectoria en la industria turística. Al mismo tiempo intercambian información con las agencias, pensando propuestas a futuro e imaginando el día después.

Sin arriesgar fechas, piensa que en agosto pueden comenzar difusiones presenciales en diversos destinos, pero por ahora prefiere no aventurar ningún plan concreto, mientras se estudia la evolución de la crisis sanitaria.

Mucho tendrá que ver la reactivación de las líneas aéreas. Algunas estiman reiniciar actividades a fines de junio o comienzos de julio, pero siempre dependiendo de la situación de las fronteras, propias o de otros países.

Para Ricardo Sosa, cinco países muy fuertes en materia de turismo (Estados Unidos, España, Italia, Reino Unido, Brasil), están afectados más fuertemente por el Covid 19 y eso incidirá en las perspectivas de la actividad.

Pero, aunque Europa puede tener una recuperación más lenta, la región nórdica de aquel continente puede hacerlo con mayor rapidez, del mismo modo que en América lo harán Paraguay y Bolivia. Por eso, Sosa asegura que el mapa para trabajar en este contexto es tan preocupante como apasionante, para reordenar estrategias de acuerdo a lo que ocurre día a día.

Contexto difícil

Los resultados de la encuesta destacan que las agencias de viajes han sufrido un 85 por ciento de cancelaciones de los servicios que ya habían vendido hasta el mes de septiembre de 2020, en promedio.

Al mismo tiempo, un aproximado del 10 por ciento de las reservas se aplazaron, mientras que el 5 por ciento restante se encuentra definiéndose por alguna de las dos vías anteriores.

Este escenario afecta, sin dudas, a las agencias de viaje enfocadas en la venta de servicios más tradicionales y estandarizados, cuyo público objetivo es un ABC1 y ABC2 de los grupos etarios de entre 40 a 60 años y grupos familiares, lógicamente por integrar grupos de mayor riesgo frente al Covid-19.

Al mismo tiempo, en general se comercializaban en paquetes de larga extensión y alto valor, dentro de salidas grupales, que deben compartir espacios, servicios, hospedajes con grandes grupos de personas, lo que puede ser un factor que desaliente la contratación. Las que trabajan con público más joven sufrieron menos cancelaciones.

La situación se agrava en aquellas agencias especializadas en viajes corporativos o de reuniones, que han visto canceladas el 100 por ciento de sus reservas para lo que queda del año.

Varias empresas destacaron que el rápido accionar y el desarrollo de políticas y acciones de urgencia (como la declaración temprana de la cuarentena), son bien vistas por sus socios en el exterior, en particular por los países europeos.

Esto hace que la Argentina se posicione de mejor manera frente a otros países de la región que demoraron mayor tiempo en adoptar políticas similares; y en consecuencia que de a poco se forje un imaginario de la Argentina como más “segura” para visitar en el corto plazo, sobre esta conformación y concepción embrionaria de atributo al país proviene principalmente de potenciales viajeros europeos.