Dunas de Tatón, un paisaje de la Catamarca más desconocida

La zona es ideal para hacer sandboard y travesías en 4x4. (Carolina Cabrera)
La zona es ideal para hacer sandboard y travesías en 4x4. (Carolina Cabrera)

Son kilómetros y kilómetros de arena con algunas de las dunas más altas del mundo.

Pocos paisajes de nuestro país son tan hipnóticos (y desconocidos) como las dunas de Tatón. Situado en la provincia de Catamarca, este mar de arena contiene algunas de las dunas más grandes del mundo, como la duna Federico Kirbus, de más de 1.200 metros de altura.

Acá, como en los grandes médanos de cualquier desierto o zona costera, la escenografía cambia constantemente por la fuerza del viento. Una curiosidad es que este destino fue uno de los finalistas del concurso 7 Maravillas Naturales de Argentina, aunque finalmente no formó parte de la lista ganadora.

Qué hacer

Las actividades preferidas de quienes visitan la zona son el sandboard y las travesías en 4x4. De hecho, el lugar forma parte del rally Dákar y es elegido por muchos pilotos para prepararse antes de la competencia. Quienes prefieran la tranquilidad pueden dedicarse a caminar o a sacar fotos: el paisaje es alucinante.

Datos útiles

Las dunas de Tatón se encuentran en el departamento de Tinogasta, Catamarca. Se parte de Fiambalá por la ruta nacional 34 y se pasan Sajuil y Medanitos, y desde ahí se toma la ruta provincial 135 durante 30 kilómetros hasta Tatón. El lugar puede conocerse de forma particular o mediante alguna de las excursiones que se ofrecen en Tinogasta y en Fiambalá.

Para cuando sea seguro volver a viajar, hay que saber que las dunas se pueden visitar todo el año, aunque en verano no es aconsejable por el calor. ¿El mejor momento? Al atardecer.