Dos destinos para adentrarse en la yunga argentina

Calilegua, uno de los Parques Nacionales con mayor biodiversidad del país. (Administración de Parques Nacionales)
Calilegua, uno de los Parques Nacionales con mayor biodiversidad del país. (Administración de Parques Nacionales)

Compartida por Salta y Jujuy, la Reserva Biósfera de las Yungas es pura naturaleza de montaña: los mejores parques para conocerla (cuando todo pase).

El norte argentino es dueño de paisajes privilegiados e imponentes, esta reserva es uno de ellos. Se trata de un enorme área que se despliega por más de un millón de hectáreas, en la frontera que comparten las provincias de Salta y Jujuy. Protege ecosistemas de selvas subtropicales, pastizales y vegetación del chaco seco. Aunque por ahora deban esperar, estos dos destinos prometen una experiencia inolvidable, para conectar con el lado más natural y exótico de nuestra tierra.

El Rey de la Yunga

En la provincia salteña, el mejor lugar para adentrarse en el bosque de montaña es el Parque Nacional El Rey, que lleva el nombre de un antiguo fuerte fronterizo del Siglo XVIII. Por sus senderos es posible maravillarse con la vegetación exuberante y la fauna autóctona que puebla el lugar, como tapires, zorros y pumas.

Es también una zona de hallazgos arqueológicos, que dan cuenta de la historia de las comunidades nativas que actualmente habitan partes del área. El parque está a unos 200 kilómetros de Salta Capital y es de entrada gratuita.

Calilegua

Del lado jujeño de la yunga se encuentra el Parque Nacional Calilegua. Su superficie alcanza las 76.306 hectáreas y es un lugar ideal para la observación de fauna, especialmente aves, cientos de especies de pájaros sobrevuelan su territorio. Es hogar, además, para grandes animales como el yaguareté, el puma y el tapir, aparte de algunos tipos de monos.

Para recorrerlo hay una amplia red de senderos que permiten apreciar las bellezas del paisaje y la calma absoluta, algunos de esos caminos se pueden hacer en bici. La entrada también es gratuita. Es aconsejable, en ambos parques, llevar ropa liviana, ser muy cuidadosos para no olvidar residuos, y contratar un guía con al menos un día de anticipación.