Cultura, circuitos gourmet y planes en familia: bienvenido a La Plata

Escaparse hasta La Plata es la excusa perfecta para visitar un destino poco explorado no muy lejos de Córdoba. A pesar de ser capital provincial, su cercanía con la gran metrópolis bonaerense la relegó como ciudad turística durante mucho tiempo. Hoy muestra otra faceta. A su tradicional movida universitaria se suma una variedad de propuestas ideales para quienes gustan de paseos culturales, amalgamadas con diversos circuitos para al buen comer y beber que la convierten en la nueva meca gourmet.

Paralelas y diagonales

No hay algo tan práctico como el mapa que entregan en las oficinas de turismo, donde nos indican con una cruz el punto en el que estamos parados. El mapa de La Plata, a primera vista, es un dibujo simétrico de diagonales y paralelas, y el guía que nos acompaña no tarda en explicarnos tal perfección. Observamos que sus calles llevan números y que hay espacios verdes distribuidos estratégicamente cada cierta distancia.

La Plata se fundó en 1882 y, a diferencia de muchas otras ciudades, fue planificada y trazada antes de construirse. Se basa en un sistema de calles paralelas y diagonales pensado para facilitar el tránsito y acortar distancias, con plazas instaladas como pulmones verdes cada seis cuadras para procurar una buena circulación y renovación del aire. Este diseño urbanístico le valió el reconocimiento en la Exposición Universal de París en 1889 como ciudad del futuro y mejor realización construida.

Si se dispone de tiempo, la recomendación es recorrerla a pie. Arrancamos en su corazón, en plaza Moreno frente a la Catedral, una majestuosa obra para la que se emplearon –según dicen– 12 millones de ladrillos, y que conjuga varios estilos: neogótico, renacentista, flamenco y neoclásico. Su construcción inició en 1884 y finalizó en 1999.

A pocas cuadras de allí se encuentra el complejo Pasaje Dardo Rocha, un edificio histórico que albergó la vieja estación de trenes 19 de Noviembre, hoy abierto con salas de exposiciones y muestras de arte latinoamericano.

Si se planea ir en familia, vale la pena detenerse en El Bosque, un paseo verde entre robles y eucaliptos que se extiende en las casi 70 hectáreas que integraban los jardines de la estancia de la familia Pereyra Iraola. En su interior encontramos el Jardín Zoológico, el Observatorio Astronómico y el Museo de Ciencias Naturales, uno de los más importantes del mundo en su tipo, con veinte salas que reúnen más de tres millones y medio de objetos.

El furor gourmet 

La Plata y sus alrededores se han convertido en los últimos años en uno de los nuevos polos gastronómicos de la provincia de Buenos Aires. A los clásicos sitios señalados a la hora de comer, se sumaron nuevos sectores que apuntan a todos los gustos y paladares.

Uno de ellos está sobre diagonal 74, entre las plazas Moreno e Italia, a lo largo de varias cuadras donde se pueden encontrar bares, restaurantes, heladerías, vinotecas y cervecerías artesanales, frecuentadas principalmente por público adolescente. Aledaño a la Casa de Gobierno, en la zona comprendida entre las calles 51, 53, 5 y 6, se localiza otro recorrido para el disfrute, con propuestas para comensales más exigentes. Y saliendo de La Plata se encuentra City Bell, un sector tradicional de casas quintas de fin de semana devenido en un poblado con vida comercial propia, y con una movida gourmet en auge promovida por cocineros jóvenes que decidieron abrir nuevos caminos hacia el sur bonaerense.

Ejemplo de ello es Picurba (Picnic Urbano de La Plata) un evento que nació hace algunos años como una feria callejera boutique con unos pocos puestos sobre una callecita de City Bell. Con el tiempo fue creciendo en tamaño, variedad y propuestas gastronómicas bajo la consigna “buena comida, buena vida”, y se convirtió en la feria gourmet más importante de la zona. Apunta a difundir lo mejor de la gastronomía platense y, gracias a su gran convocatoria de vecinos y turistas, sus últimas ediciones se realizan en los predios de la República de los Niños, el emblemático parque de Gonnet, pegadito a La Plata.