Con el foco en el turismo sustentable

Lejos del estrés y cerca de la naturaleza, Moconá, Iberá, El Impenetrable, Bañado La Estrella e Iguazú se integrarán en un enorme corredor ecoturístico. El Gobierno proyecta una inversión de más de 350 millones de pesos.

Moconá, Iguazú, Iberá, El Impenetrable y Bañado La Estrella tienen mucho en común: son lugares donde la naturaleza es pura, impresionante. Hay ríos, selvas, lagunas, paisajes que dejan sin aliento y, por supuesto, las grandes estrellas: sus parques nacionales, una Maravilla Natural del Mundo y dos de los humedales más importantes del país. Destinos a los que es posible acercarse para conectarse con un ambiente distinto, lejos de las grandes ciudades.

En Misiones, cerca de la localidad de El Soberbio, no hace falta transitar muchos kilómetros para sentirse inmerso en la plenitud de la selva. Una de las principales excursiones consiste en recorrer con una embarcación los saltos del Moconá, en el Parque Provincial del mismo nombre, donde una falla geológica única hace que las caídas de agua sean paralelas al cauce del río (a diferencia de una cascada o una catarata). También en Misiones, el Parque Nacional Iguazú y las Cataratas son una visita obligada para los amantes de los eco-tours y la vida silvestre. Patrimonio Mundial y Maravilla Natural del Mundo, este lugar es otra de las joyas del Litoral argentino.

Y es que en toda la zona hay espectáculos naturales que no se ven todos los días. En suelo formoseño, el conjunto de lagunas conectadas del Bañado La Estrella forman el tercer humedal más grande de Sudamérica. Plantas sumergidas, enredaderas, árboles que emergen del agua y forman curiosas siluetas que se recortan en el cielo: este es un paisaje distinto a cualquier otro y navegarlo, una experiencia diferente. La magia de la postal se debe a los desbordes del río Pilcomayo, que lo mantiene inundado la mayor parte del año.

Una magia que también está presente en El Impenetrable, en Chaco, el parque nacional más grande del norte grande argentino. Su naturaleza inexplorada tienta a cualquier viajero: posee una altísima biodiversidad y un bosque nativo en excelente estado de conservación. Así, es un lugar de vital importancia para conservar la riqueza del monte chaqueño.

Por otro lado, algo tan único como deslizarse de forma lenta y silenciosa a bordo de una embarcación, mientras un guía rema al mejor estilo góndola, permite una experiencia auténtica en los Esteros del Iberá. Es un gigantesco humedal (el más grande de Argentina) enclavado en el corazón de Corrientes, donde lagunas, suelos flotantes de vegetación y un bote esperan para envolverse en escenarios de otro mundo. Un sitio especial por su biodiversidad y todos los paisajes que se alternan: bañados, esteros, lagunas, embalsados y más. Las cabalgatas son otra posibilidad para conocerlos: se arman a medida y permiten llegar a lugares de difícil acceso en una de las mayores reservas de vida silvestre del país.

Detalles del plan

La idea es conservar y preservar estas áreas de naturaleza pura. Por eso, el 11 de julio pasado se firmó un acuerdo entre los ministerios de Turismo y Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Parques Nacionales, el Consejo Federal de Inversiones y las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco y Formosa, el primer paso de un plan para potenciar toda la región. Con este proyecto se busca desarrollar y posicionar un gran corredor con eje en las actividades ecoturísticas y el turismo sustentable.

“Queremos fortalecer el turismo en toda la región y posicionar el Corredor Ecoturístico del Litoral a nivel nacional e internacional. El desarrollo del turismo sustentable es el punto de partida que necesitamos para reafirmar la naturaleza como prioridad y fomentar una actividad que impacte de la mejor manera posible en el medioambiente”, explicó el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos.

Según datos de ese ministerio, entre otros aspectos el acuerdo prevé conservar y preservar estas áreas, fortalecer la conectividad aérea y terrestre y crear una marca que nuclee el megacorredor. La inversión directa en infraestructura turística proyectada para la zona es de más de 350 millones de pesos.