Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Aventura

Cómo aprovechar nuestro próximo viaje a la naturaleza

El turismo hacia lo natural se impone con cada vez más fuerza. Visitar destinos con sorprendentes paisajes, en muchos casos de naturaleza virgen, nos obliga a mejorar nuestras costumbres.

Por Daniel Santos (Especial).

Los memes acerca de los “carpinchos de Nordelta” pueden quitarnos una sonrisa. Lo que no deben es esconder el fondo de la cuestión: la necesidad de preservación de los ecosistemas naturales, en este caso los humedales del Delta.

La discusión sale a la luz al calor de cada desgracia, como los devastadores incendios, las fuertes inundaciones o las sequías que afectan a grandes regiones naturales. O, como este caso, con la “invasión” de los carpinchos a un barrio privado, cuando en realidad los animales sólo se mueven en el que fue desde siempre su hábitat natural.

Más lento que rápido, pero de un modo sostenido, avanza la discusión sobre la vinculación humana con la naturaleza, donde el turismo no queda al margen. Las principales organizaciones mundiales trabajan en concientizar a viajeros y viajeras o a las empresas del sector, para comprender la importancia de un camino sustentable y más respetuoso de lo natural.

La pandemia del coronavirus sólo vino a reforzarlo: la crisis sanitaria es también una consecuencia del impacto de nuestras acciones sobre el planeta.

Caminos de jujuy. Foto: Sergio Moya / Inprotur / Minturdep

La situación que derivó de la crisis del Covid-19 no sólo ha inclinado a viajeros y a viajeras a buscar destinos más cercanos a la vida natural y lejos de las grandes urbes, sino que también ha modificado el comportamiento de turistas mundiales en favor del ambiente.

El uso de los plásticos, el cuidado del agua, la reducción de emisiones de carbono en todo el sector turístico, las gestiones con criterios ambientales y sostenibles de todas las actividades vinculadas, ya no forman parte del futuro sino de una conversación del presente.

Cómo disfrutar de los lugares más increíbles, y permitir que al marcharnos queden iguales para quienes están por venir, no parece tan complejo. Pero siempre es mejor tener a mano una guía práctica para que nuestras experiencias no dejen secuelas al caminar por un sendero, contemplar un paisaje, acampar bajo las estrellas, visitar parques nacionales, conocer destinos nuevos, descansar y vivir aventuras, conectar con la flora o la fauna del lugar.

Desde el Ministerio de Turismo de la Nación confeccionaron una guía práctica para viajar a la naturaleza, que vale la pena tener a mano para que los viajes “sean como los soñamos: seguros tanto para las viajeras y los viajeros como para las comunidades y los entornos naturales que visitamos”.

La directora de Desarrollo de Turismo de Naturaleza del ministerio, Claudina González, destacó que el turismo activo natural “es un segmento estratégico para el sector turístico de Argentina y uno de los de mayor crecimiento en nuestro país y el mundo.

La funcionaria que desarrolló La Ruta Natural, hizo especial hincapié en el desafío que implica entrelazar las experiencias turísticas y potenciar los destinos, promoviendo un desarrollo responsable “a partir de sus valores naturales, con respeto por la autenticidad sociocultural, los valores tradicionales de cada región y sus ambientes naturales únicos”.

En esta guía para disfrutar de las posibilidades naturales de la Argentina (pero que puede trasladarse a cualquier destino), hay recomendaciones sobre salud, seguridad y buenas prácticas.

Antes de viajar

Para quienes viajan hace tiempo, quizás algunas cosas sean una obviedad o de práctica habitual, pero, por un lado, siempre es mejor reforzar todas las cuestiones inherentes a un viaje, y por el otro, hay muchos viajeros menos frecuentes.

A la hora de una escapada a la naturaleza, lo mejor es conocer el destino y planificar el viaje con el mayor detalle posible: leer, mirar mapas, investigar. Es una forma de empezar a viajar… antes de viajar. Además, la situación sanitaria obliga a conocer un poco más. Por ejemplo, los cupos de acceso y restricciones en tal o cual parque nacional, u otros datos, que se pueden averiguar en www.argentina.gob.ar/circular/turismo.

Formas de acceso, medios de transporte disponibles, estado de los caminos; conocer la ubicación de estaciones de servicio, cajeros automáticos y otros comercios, son esenciales en esa planificación previa.

Foto: Darío Podestá / Inprotur / Minturdep

Pero, también, conocer si el lugar se debe visitar con guías y si hay prestadores de servicios habilitados con seguros al día. “Dentro de lo posible, hay que elegir prestadores que apliquen buenas prácticas ambientales y tengan buenas referencias”, recomiendan.

Del mismo modo, es mejor priorizar los alojamientos que utilicen esas prácticas respetuosas del medioambiente.

Hay otros temas para tener en cuenta:

  • Llevar guías de campo o descargar aplicaciones que enriquezcan la experiencia y ayuden a ordenar el recorrido, descubrir lugares o identificar especies;
  • Al definir la fecha, revisar el pronóstico y llevar ropa y calzado adecuados.
  • Llevar protector solar (en lo posible que no dañe el ambiente y la vida marina), gorro, repelente de insectos y una botella recargable para mantener la hidratación.
  • Quienes tienen requerimientos de alimentación (productos sin TACC, intolerancia a la lactosa, etcétera), de accesibilidad u otros, deben asegurarse de que el destino cuenta con facilidades, servicios o productos necesarios. Hay algunos más alejados o inhóspitos, donde pueden no tenerlos y hay que autoabastecerse.
  • Armar un pequeño botiquín de primeros auxilios. Quienes usan medicación específica, deben llevarla (con una dosis extra). Hay que identificar centros de salud cercanos y disponibles a lo largo de la ruta.

Durante el viaje

Foto: La Huella Films / Inprotur / Minturdep

Una vez que nos embarcamos en la aventura, lo primero es pensar en los cuidados que debemos tener en la ruta. Si manejamos con calma y sin apuro, evitamos accidentes que pongan en peligro tanto a las personas como a la fauna silvestre.

Hay que respetar las velocidades máximas y otras indicaciones, sobre todo en áreas naturales protegidas: cada año, miles de animales mueren en las rutas argentinas, incluyendo especies amenazadas como el yaguareté.

Foto: Emilio White / Inprotur / Minturdep

Si ya estamos en viaje, los cuidados van de la persona al entorno: como la salud está primero, hay que aprender a protegerse correctamente, más cuando nos exponemos a la naturaleza más virgen.

Debemos cuidarnos del sol y del calor, usando gorro, protector solar y -si es necesario-lentes oscuros; también mantenernos con suficiente hidratación, por lo que hay que llevar siempre una botella recargable con agua potable. En los recorridos, es necesario hacer pausas para descansar e hidratarse. 

Cerro Colorado en Córdoba. Foto: Daniel Santos

En aquellos viajes en los que visitamos lugares por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar, sin tener preparación, podemos sufrir el mal agudo de montaña, más conocido como mal de altura, soroche o apunamiento.

La presión atmosférica y la disminución de oxígeno disponible, puede provocar dolor de cabeza, mareos, náuseas, trastornos de sueño y, en casos más graves, edema de pulmón y edema cerebral. Se puede evitar con algunos simples pasos:

  • Evitar ascensos bruscos en pocas horas.
  • Los dos o tres primeros días de estar en la altura, realizar poca actividad física.
  • Consumir hidratos de carbono (azúcares) en pequeñas y múltiples raciones.
  • No fumar ni tomar bebidas alcohólicas.
  • No tomar medicamentos que provoquen sueño.
  • Consultar al médico si recomienda alguna medicación específica antes del viaje.

Es muy importante que, a la hora de iniciar una aventura por un sendero por cuenta propia, quien viaje avise a guardaparques o responsables locales. Por seguridad, tampoco se recomienda alejarse de los circuitos delimitados, ni acampar o bañarse en sitios que no estén habilitados.

En ese contacto cercano con la naturaleza, hay que disfrutar de todo lo que se vea, pero nunca llevarse plantas, flores, piedras, hongos, animales, fósiles ni restos arqueológicos. 

Foto: Emilio White / Inprotur / Minturdep

La Ruta Natural, el programa de 17 rutas diseñado por el Ministerio de Turismo de la Nación, es una opción para iniciarse en aventuras por los lugares más increíbles de la argentina, repletos de secretos, áreas protegidas, biodiversidad y el encanto de sus habitantes.

2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
La Voz.