Caprichos de la naturaleza

La Rioja a los destinos ya clásicos suma otros perfiles desconocidos que prometen hacer sentir magníficos paisajes en la piel. Caminatas y salidas en bicicletas por el Parque Nacional Talampaya; a bordo de un carrovela por el Barreal de Arauco; vuelos en parapente en Famatina y la Capital; un off-road hacia la mina de La Mejicana y laguna Brava, el corazón de la cordillera. Y una “perlita” de estreno: tirolesa en dique

Los Sauces. Para pasar de la contemplación a la acción y disfrutar de unas vacaciones fuera de lo común.

De la mano del viento. Una superficie que de lejos parece un salar, es una de las mejores pistas del país para entregarse al carrovelismo. En el punto nordeste, a 30 kilómetros de Aimogasta y a 90 de la capital se practica este deporte que tiene como principal insumo el viento.

Hasta hace dos años, el Barreal no era más que una reseca planicie de suelo arcilloso de siete kilómetros de largo por cuatro de ancho, hasta que la Municipalidad de Arauco puso manos a la obra y se decidió a convertirlo en la meca del carrovelismo y el kite buggy. Con la creación del complejo Vientos del Señor se convirtió en un punto de encuentro para la práctica y enseñanza de ambas disciplinas, que ya fue visitado por más de dos mil personas. Provisto de cabañas, refugios con asadores individuales, quinchos y hornos de barro, también permite acercarse a estas actividades, de manera gratuita.

El carrovelismo se disfruta en un carrovela, que es un triciclo donde las dos ruedas traseras están fijas, y una delantera más chica hace de volante y se maneja con los pies. Dos bastidores de acero con fuselaje, donde el piloto se recuesta y un mástil de aluminio, que sostiene una vela que se mueve por la acción del viento, completan el diseño de este singular carro, que en sólo tres minutos puede superar los 100 kilómetros por hora.

Los paseos de bautismo se realizan con un instructor que conduce el carro y efectúa más de una pirueta para inyectarle una dosis extra de adrenalina a esta novedosa actividad, que se asemeja a navegar montado en el viento. Sólo hay que ponerse el casco, ajustarse el arnés y atreverse a incursionar en estos deportes extremos, el resto son “horas de vuelo”.

Otra opción es hacer kite-buggy. Este deporte es una adaptación del kitesurfing, del cual se tomó la misma vela, pero se reemplazó la tabla por un triciclo que deja al conductor al ras del piso. En la zona también se pueden hacer cabalgatas, salidas en bicicleta y caminatas.

Dos fuera de pista. A 330 kilómetros al noroeste de la Capital, en el bucólico pueblo de Vinchina comienza la aventura hacia la laguna Brava. Donde el suelo argentino se fusiona con Chile y a 4.200 metros sobre el nivel del mar, estos paisajes solitarios y virginales conservan su aura intacta. Un gran valle dominado por una laguna ovalada azul zafiro es el regalo de la naturaleza, luego de una extenuante travesía. Abrazada por decenas de volcanes de nieves eternas, sus únicos habitantes son los flamencos rosados que disfrutan de su morada y desafían al viento gélido, a pesar de ser verano.

A la emblemática mina de oro y plata La Mejicana se puede llegar con una excursión superlativa que desafía las ondulantes laderas de los cerros, pintadas de dorado. Durante el primer tramo se pueden apreciar algunos vestigios de antiguas civilizaciones, como petroglifos y un punto de observación del Camino del Inca.

A los 2.800 metros de altura estalla el óxido, color que baña la montaña en la zona de Los Pesebres. El Cañón del Ocre, a 3.200 metros sobre el nivel del mar, y sus murallas, contienen al río Amarillo, curso de agua que hay que sortear varias veces con la camioneta.

Ya a los 4.000 metros la fantasmal estación 9 da la bienvenida con sus derruidas vagonetas, construcciones en ruinas y restos de lo que fue la mayor obra minera de La Rioja, un tendido de 35 kilómetros y nueve estaciones que bajan de la montaña. Con cascos y linternas se pueden visitar las entrañas de la mina y revivir el trabajo de cientos de hombres dedicados a la búsqueda del oro.

Más vértigo
Dakar 2011. Entre el 1 y 16 de enero se realizará una nueva edición del Rally Dakar Argentina-Chile. Esta competencia de fama mundial estará en la provincia de La Rioja entre el 12 y 13 de enero. Si bien aún el recorrido es un misterio guardado bajo siete llaves, se sabe que las zonas oeste y sur de la provincia estarán atravesadas por este furor. Además, la ciudad de Chilecito oficiará de vivac.

Cabalgata a los Andes. Entre el 22 y 24 de enero se hará la segunda edición de la recreación de la Expedición Auxiliar Zelada-Dávila, el histórico Cruce de la Cordillera a más de 4.800 metros sobre el nivel del mar.

Esta iniciativa intenta rescatar del olvido esta importante gesta de los riojanos, que culminó el 12 de febrero de 1817, en coincidencia con otras expediciones y con la Batalla de Chacabuco.

Temas Relacionados