Cambyretá: la puerta de entrada a las maravillas de los Esteros del Iberá

Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)
Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)

Corrientes. En el Parque Nacional Iberá hay cientos de opciones para apreciar la fauna y flora local. Tras el incendio, el verde retomó su fuerza.

Un pajarito que pesa apenas 8 gramos y vive en pastizales, el guacamayo rojo, el oso hormiguero y el yaguareté son algunas de las especies distintivas que habitan la biodiversidad de los Esteros del Iberá. Una superficie de 1.300.000 hectáreas que contiene lagunas, ríos, esteros, bañados, pastizales y bosques conforman uno de los humedales más grandes de Sudamérica. En esa ecorregión de la provincia de Corrientes, en el Litoral argentino, se ubica el Parque Nacional Iberá.

Para visitarlo se puede acceder por 10 portales distribuidos en distintas localidades alrededor de su perímetro. Cada uno tiene características que lo diferencian, aunque hay puntos en común; por ejemplo, todos tienen a los carpinchos y al yacaré negro y overo entre su elenco estable.

Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)
Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)

Portal Cambyretá

Cambyretá es el portal más nuevo, y su principal característica es el avistaje de aves que viven en los pastizales y bañados que predominan en esta parte del Parque Nacional. Allí se encuentran unas 365 especies de las 400 que habitan los Esteros del Iberá. Y la única que se encontrará en la región: el guacamayo rojo que se había extinguido y fue reintroducido por Rewilding Argentina.

También, una variedad de cigüeñas entre las que está la llamada jaribú, la más grande del continente americano.

Leé también: Recorriendo los Esteros del Iberá

La ciudad de acceso al Portal es Ituzaingó, donde además de infraestructura de alojamiento, playas y restaurantes, hay una oficina de informes donde se facilitan mapas, folletos y todos los datos necesarios para visitar Cambyretá. Allí además se puede contratar un guía de sitio, lo más recomendable para no perderse, evitar contratiempos -y sobre todo- identificar la avifauna y todo lo que se aprecia en el camino.

Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)
Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)

¿Cómo llegar? Resulta raro y pintoresco. Desde Ituzaingó habrá que recorrer 15 kilómetros (y 8 desde Villa Olivari, donde hay otra oficina de informes) por la ruta nacional 12 y tomar por un camino vecinal -de acá también la importancia de contratar guía- de ripio y tierra consolidada. Habrá que recorrer 29 kilómetros traspasando siete tranqueras que atraviesan campos privados. Puede hacerse en vehículo común y no deja de ser un atractivo divertido bajarse a abrir y cerrar tranqueras para seguir.

En el trayecto hay vacas y búfalos sueltos en gran número. A poco de andar por el camino vecinal ya se empiezan a observar las diferentes aves que viven en grupos. En algunos casos se desplazan por los pastizales y esteros como una familia; por ejemplo, de jacanas, un ave pequeña de plumaje negro y rojo con sus diminutos pichones caminando a los saltitos. Con vista aguda pueden distinguirse yacarés asomados entre el agua y los pastizales.

Cruzarse con ciervos de los pantanos arrancará suspiros por la ternura que generan. Pero el rey del lugar es el carpincho, que alcanza dimensiones asombrosas y se los observa en gran número, curiosos y mansos.

Los animales, en su hábitat natural

Con todo, la guía de sitio Andrea Rivas, advierte: “Esto no es un zoológico. Los animales viven libres en su hábitat natural y protegido. Por eso, siempre, la observación es fortuita. De todos modos, más de 360 especies de aves garantizan una experiencia rica en avistajes. El bonus será observar guacamayos rojos volando en libertad o en su nido”.

El Portal Cambyretá tiene aún una infraestructura básica. Hay una zona de camping con quincho y servicios pero no tiene proveeduría, por lo que habrá que llevar todo lo que se necesitará consumir. Una opción cercana es la reserva privada Don Luis, donde se ofrece mate cocido con tortas fritas amasadas en el momento, en un quincho rodeado por decenas de carpinchos que se pasean como mascotas y colibríes para el encanto.

Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)
Un viaje por los Esteros del Iberá, en Corrientes. (Foto: Turismo Nación)

La entrada al portal es libre y gratuita. Hay senderos que atraviesan un bosquecito para hacer observación básicamente de aves.

Enero de este año, sufrió el incendio que devastó los esteros. Sin embargo, hoy en día, resplandece el verde. Es tal la fuerza de la naturaleza en esta ecorregión, que apenas un mes después, la vida brotaba entre las cenizas con todo su ímpetu.