Brujas sobre esquíes

El Belalp Hexe se inició en 1983, en honor a una bruja local. La consigna no es ganar ni llegar primero, sino celebrar y divertirse en una fiesta.
El Belalp Hexe se inició en 1983, en honor a una bruja local. La consigna no es ganar ni llegar primero, sino celebrar y divertirse en una fiesta.

Durante la temporada de invierno, el pequeño pueblo del Valais llamado Belalp, uno de los favoritos de practicantes de senderismo y alpinismo, gana en aires de encanto.

Durante la temporada de invierno, el pequeño pueblo del Valais llamado Belalp, uno de los favoritos de practicantes de senderismo y alpinismo, gana en aires de encanto. El Belalp Hexe, uno de los mayores encuentros deportivos del Valais, tiene un cierre por lo menos curioso: más de 1.500 “brujas” bajan sobre esquís por las pistas nevadas.

El original cierre se inició en 1983, en honor a la leyenda de una famosa bruja local. En enero de este año tuvo lugar la 32ª edición y cada vez se hace más popular.

La bajada se realiza por 12 kilómetros de pistas con una diferencia de casi 2.000 metros de altura. Del encuentro participan deportistas suizos y algunos extranjeros, ya que la inscripción para la competencia es abierta aunque se exige el uso de disfraces, desde Hohstock hasta la base del teleférico de Belalp.

El descenso de las brujas del Belalp Hexe es una especie de carnaval de la nieve donde miles de esquiadores, de las más distintas edades, surgen como por un portal de los libros de Harry Potter, montados en esquís y escobas.

También llevan mochilas llenas de quesos, galletas, chocolates y otros productos típicos de distintas regiones, especialmente de Schnapps, con el tradicional aguardiente suizo.

La consigna no es llegar primero o entre los más rápidos, sino celebrar con los participantes y el público que se agolpa para ver el espectáculo.

También concita el interés la adjudicación del premio al mejor disfraz. El día termina con una copa fría de Fendant (vino blanco) y un plato de raclette (queso de Valais), por supuesto.

Lo que hay que saber

Cómo llegar. Es fácil, rápido y cómodo llegar al Valais en tren desde Zurich, Ginebra, Berna, Lucerna y otras ciudades más grandes de Suiza e incluso desde los aeropuertos principales del país, Zurich y Ginebra.

Con el Swiss Pass, desde 272 francos suizos (€ 225) por cuatro días, con viaje ilimitado en tren, bus y barco, uso del transporte público gratuito en 75 ciudades e ingreso gratuito en 470 museos, es todavía más práctico.

Quienes vuelan con la aerolínea Swiss pueden despachar sus maletas desde algunas estaciones de tren, directamente a sus casas en Argentina.

Temas Relacionados