Bodegas mendocinas: un recorrido por Finca Sophenia, en Tupungato

Viñedos y paisajes, una combinación perfecta. Foto: Finca Sophenia
Viñedos y paisajes, una combinación perfecta. Foto: Finca Sophenia

Con Guarda 14, realizaremos experiencias por los caminos del mejor vino de Mendoza. En este caso, por una de las bodegas productoras de vino de la más alta calidad de Argentina.

En un recorrido por las mejores bodegas mendocinas, hoy es el turno de Finca Sophenia, a través de la #Experiencia Guarda14.

La bodega, reconocida como una de las productoras de vino de la más alta calidad del país, se encuentra ubicada en la privilegiada zona vitivinícola de Gualtallary, en Tupungato.

Roberto Luka, inspirador de Finca Sophenia y con una amplia trayectoria en el mundo del vino, ideó este proyecto en 1997, bautizándolo en honor a la hija de su socio, Sophia, y su propia hija Eugenia. Los vinos de la bodega comenzaron a venderse en 2004 y actualmente se encuentran en más de 25 países, elogiados por los críticos de Europa, América y Asia.

Viñedos y paisajes, una combinación perfecta. Foto: Finca Sophenia
Viñedos y paisajes, una combinación perfecta. Foto: Finca Sophenia

Finca Sophenia cuenta con un equipo enológico joven, dinámico y ambicioso, conformado por la Ing. Julia Halupczok y el enólogo Matías Michelini. En cuanto a la “next generation”, Eugenia Luka, inspiradora del nombre, ya forma parte de una nueva generación de emprendedores en el mundo del vino.

La viña, el agua y los vinos

Finca Sophenia se extiende sobre 130 hectáreas de la mejor tierra virgen de Gualtallary, en Tupungato. Los viñedos fueron implantados con clones franceses seleccionados, injertados sobre pie americano, de las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

Viñedos y paisajes, una combinación perfecta. Foto: Finca Sophenia
Viñedos y paisajes, una combinación perfecta. Foto: Finca Sophenia

Un sector de la viña se reservó para plantas de Malbec criadas en Mendoza, escogidas por su propiedad aromática y cuyas estacas provienen de los viñedos más representativos de esta región única, en la que el Malbec alcanza su máxima expresión.

El agua del riego proviene del deshielo de los Andes y el sistema que la distribuye fue concebido para lograr frutos de baya pequeña y poca producción por hectárea, de modo tal que los vinos sean longevos, de gran complejidad y alta concentración frutal.

La bodega cuenta con 4 líneas de vinos: Altosur, vinos jóvenes; Sophenia Estate Reserva, Sophenia Synthesis, Roberto Luka, y sus espumantes.

Con el equipo de Guarda 14, de Los Andes, continuaremos el recorrido por ésta y otras bodegas mendocinas.