Belén, la región que tiene desde ruinas incas hasta una reserva de vicuñas

En la Laguna Blanca hay sitios de arte rupestre. (Instagram: @turismocatamarca)
En la Laguna Blanca hay sitios de arte rupestre. (Instagram: @turismocatamarca)

Conocido como “la cuna del poncho”, Belén se destaca entre los departamentos de la provincia catamarqueña por ser el más antiguo. Tiene una gran extensión en la que se encuentran valles, cascos históricos, zonas de cultivo y algunos paisajes naturales de gran belleza. Estos tres espacios recorren lo mejor de su patrimonio histórico, cultural y natural.

Laguna Blanca

Uno de los mayores atractivos de la región es la Reserva de la Biosfera Laguna Blanca. Suma unas 770.000 hectáreas y es hábitat natural para vicuñas, tres especies de flamencos y otras especies animales del ecosistema representativo de la puna. Es un espacio de gran importancia cultural por ser hogar de diferentes comunidades originarias, que conservan sus tradiciones y técnicas ancestrales.

Los Castillos

Es uno de los paisajes de Catamarca preferidos por los amantes del trekking. Los Castillos de Villa Vil son formaciones rocosas de origen natural, que tomaron las caprichosas formas que el viento y el agua les fue dando, durante millones de años de erosión. Su nombre viene del parecido de sus paredes alargadas y complejas con el perfil de las torres de los castillos góticos.

El Shincal

El nombre completo de este sitio arqueológico es El Shincal de Quimivil. Se trata de un espacio histórico que resguarda las construcciones de más de 600 años que conformaban la ciudad más importante del sur del Imperio Inca. Como un pasaporte directo al pasado, conserva en 23 hectáreas más de 100 estructuras construidas en piedra y barro.