Ballenas francas a la vista

Ballena franca austral en un espectacular salto fuera del agua. Llegan a medir hasta 16 metros de largo en su edad adulta. El período de gestación dura 12 meses.
Ballena franca austral en un espectacular salto fuera del agua. Llegan a medir hasta 16 metros de largo en su edad adulta. El período de gestación dura 12 meses.

La ballena franca austral se reproduce en invierno en aguas cálidas de varios sitios del mundo, como Australia, Nueva Zelanda y Península Valdés, provincia de Chubut, en la Argentina. Víctima de una caza indiscriminada, por su valor “de mercado” en la producción de aceite (más de 7.000 litros por ejemplar), corre peligro de extinción, razón por la cual es hoy una especie protegida y en nuestro país como “monumento natural”.

Según el sitio interpatagonia.com, el período de gestación de las ballenas es de 12 meses y, una vez que nacen los ballenatos, los amamantan durante un tiempo similar.

Las hembras llegan a su madurez sexual a los cinco años y cada tres años, llegan a la zona de península Valdés a parir una cría, mientras que los machos vuelven todos los años en busca de nuevas hembras. Si bien es posible verlas ya en agosto y septiembre, el período de mayor concentración de los cetáceos en la región es octubre y noviembre, cuando los expertos han llegado a contabilizar alrededor de 500 ejemplares.

Sin embargo, en la última década las ballenas francas han sumado un nuevo hábitat para su reproducción: el golfo San Matías, en la provincia de Río Negro, con más de 350 kilómetros de costas y cinco áreas marinas protegidas.

Esta zona rionegrina, más conocida por sus playas y balnearios, como Las Grutas, la más famosa por sus aguas cálidas, ofrece ahora un nuevo producto turístico: el avistaje de fauna marina, que este año cumple su segunda temporada, con lo cual varía la estacionalidad del destino. En términos turísticos, ese destino recibía más 370 mil turistas anuales atraídos únicamente por la oferta de sol y playa y cuya afluencia se concentraba en el período diciembre / marzo. Algunos prestadores de servicios náuticos de Las Grutas, junto a las autoridades de la Municipalidad de San Antonio Oeste, advirtieron el fenómeno de las ballenas francas y así comenzó el desarrollo del nuevo producto.

La experiencia piloto comenzó en julio de 2012 y resultó exitosa: desde el 1° de agosto al 31 de noviembre se recibieron alrededor de mil personas que navegaron al encuentro de ballenas, delfines y lobos marinos, especies emblemáticas y parte de la gran diversidad de vida del golfo San Matías.

Además, los resultados arrojaron estos datos: en el ciento por ciento de las salidas se avistaron ballenas francas y, en porcentajes menores pero significativos, los pasajeros pudieron avistar lobos marinos de uno y dos pelos, delfines comunes y nariz de botella y gran diversidad de aves marinas, como pingüinos, petreles, cormoranes y albatros.

Ahora, el producto turístico avistaje de fauna marina es una oferta anual, que tiene dos momentos claves: la temporada de ballena franca austral (agosto a noviembre) y el avistaje del delfín común, durante todo el año.

Avistajes

Los avistajes fueron diseñados para grupos reducidos de hasta 10 pasajeros que son transportados en botes semirrígidos de 8,5 metros de largo, equipados con motores ecológicos que brindan seguridad náutica y ambiental.

Durante la excursión se brinda información sobre la importancia de conservar las especies marinas y su hábitat.

Playa de Las Grutas. La región de Las Grutas y San Antonio –Oeste y Este– se encuentra al nordeste del golfo San Matías, en la Patagonia argentina. Este sitio se caracteriza por grandes planicies de playa que absorben el calor del sol en la bajamar y lo transfieren a la masa de agua durante la creciente.

Canales y lagunas marinas también aportan al mar caudales de agua cálida. Estas condiciones, combinadas con la ausencia de corrientes fuertes y las bajas profundidades costeras, producen una agradable temperatura en las aguas, que en verano llegan a los 25º C.

Así, la costa de naturaleza agreste, se puede disfrutar al abrigo de los acantilados y médanos que protegen de los vientos.

Actividades recreativas, completa infraestructura de servicios y numerosas propuestas se generan en torno al agradable microclima.

Durante todo el año se puede acceder a la gran diversidad de vida del golfo San Matías, en excursiones de avistaje embarcado que parten desde Las Grutas y San Antonio Este.