4 opciones para vivir los Carnavales en Argentina: dame brillo, fiesta, baile y colores.

Lentejuelas, plumas, carrozas, tradiciones y alegría a un ritmo incansable. Te mostramos cinco opciones para que para que elijas y te animes a vivir un Carnaval este verano.

Carnavales hay a lo largo y a lo ancho de nuestro país: en el Litoral y en el Norte, en Córdoba, San Juan y La Rioja, y tantos lugares más. Hay algo que los une y es que todos son una muestra de la cultura, de las costumbres de cada lugar. Cada uno tiene su estilo, su estética, sus tradiciones y formas de representación a través del baile, la música, el despliegue coreográfico, los rituales. En todos hay celebración y disfrute. Te compartimos algunas opciones para que vayas pensando cuál va a ser el Carnaval de tu verano.

Corrientes

La pasión y la historia atraviesan este destino: es la Capital Nacional del Carnaval. Cada verano se produce un gran despliegue de bailarines y bailarinas que brindan un espectáculo increíble y sienten cada instante, cada nota de la samba. ¿Sabías que cada agrupación tiene su propio himno y que la eterna disputa es entre Sapucay y Ará Berá? Este verano parece ser el momento indicado para visitar Corrientes.

Entre Ríos

Son muchas las ciudades que en Entre Ríos aman en Carnaval, el más conocido en el de Gualeguaychú, pero también hay en La Paz, Concordia, Gualeguay, Concepción del Uruguay, Hasenkamp, Victoria y Santa Elena. La preparación para un carnaval lleva todo el año: cada agrupación ensaya su coreografía, diseña y pone a punto su vestuario, miles de canutillos y plumas, y brillos. Ya lo saben sus habitantes, en diciembre los ensayos son la previa de lo que vendrá: la magia se acerca, los tambores se sienten, las ciudades y pueblos vibran al ritmo de la samba.

Norte del país 

Cuenta la historia que los carnavales de Jujuy y Salta tienen su origen en la selva tropical. Los más populares son los carnavales de Jujuy: el de la Puna y la Quebrada de Humahuaca. Trajes típicos, máscaras, cascabeles, el sonido de las trompetas, redoblantes, instrumentos autóctonos. Música andina, popular, folcklore, muchos colores y fiesta. Baile y diversión asegurada: harina que viene y que va, espuma, talco y serpentinas mientras te entregan una ramita de albahaca. Esta tradición tiene influencias indígenas, españolas y criollas. El inicio del festejo está dado por el desentierro del diablo, que se llama Coludo o Pujillay y que simboliza la celebración. Durante los festejos se liberan los deseos reprimidos y se bebe sin recato y simbolizan una forma de dejar los condicionamientos morales de lado.

La Rioja

La famosa Chaya: comparsas, disfraces y carnaval. Una fiesta ancestral que está orientada a romper las ataduras que las personas se imponen. Es una celebración para comer, bailar, beber y disfrutar rodeado de tradición. Los carnavales más populares son en Chilecito y reúnen a  multitudes, momentos que invitan a la liberación de los instintos. Es la máxima celebración vive el pueblo riojano una vez al año.