Valles Calchaquíes, un paseo para enamorarse de Tucumán

Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)
Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)

Paisajes naturales sorprendentes, gastronomía local, artesanías y aventura que prometen un paseo inolvidable

Los Valles Calchaquíes son un imperdible de Tucumán, esta zona integrada por pueblos como Tafí del Valle, Amaicha del Valle, El Mollar o Colalao del Valle invita a disfrutar de un paseo inolvidable con paisajes sorprendentes, gastronomía local, artesanías y aventura.

El recorrido arranca por la ruta 40 y a unos 50 km de la capital se agarra la ruta escénica 307 que trepa la selva de Yungas en Quebrada de Los Sosa, un camino de curvas y contracurvas.

Una parada obligada es el Monumento al Indio, punto panorámico desde donde se obtienen excelentes fotos de esta ruta que serpentea entre la selva.

Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)
Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)

Tafí del Valle, portal de ingreso a los Valles Calchaquíes

El paisaje cambia a una postal más desértica y aparece Tafí del Valle, la ciudad más conocida, donde se pueden hacer cabalgatas, trekkings, conocer La Quebradita o recorrer las tradicionales estancias.

En la entrada está el dique Angostura, un espejo de agua que es el favorito de los fanáticos de los deportes acuáticos.

Si hablamos de senderismo, las alternativas son variadas: desde senderos autoguiados hasta trekkings para expertos. Estos recorridos combinan ascensos a los cerros con cascadas y sitios arqueológicos.

Algunos para agendar son el sendero a la cascada Los Alisos, el Sendero de Largo Recorrido y el trekking al cerro El Pelao

Qué hacer en los Valles Calchaquíes

Uno de los circuitos para conocer es la Ruta del Artesano, que se encuentra entre Amaicha y Tafí del Valle y permite conocer artesanías de las culturas ancestrales de la zona, su historia y cultura rodeados de un bellísimo paisaje.

Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)
Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)

Otra alternativa es visitar las Estancias Jesuíticas, como Las Carreras o Los Cuartos, unas de las más lindas del norte argentino. Ofrecen visitas guiadas, cabalgatas y alojamiento de primera categoría.

También se puede hacer La ruta del vino, integrada por 14 bodegas en unos 100 km que combinan historia y cultura ancestral con paisajes naturales únicos.

Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)
Un recorrido por los Valles Calchaquíes de Tucumán, encuentro con la naturaleza. (Foto: La Ruta Natural)

La variedad de emprendimientos vitivinícolas es muy diversa, desde vinos boutique a la primera bodega indígena de Sudamérica.

Otras opciones son conocer la Ciudad Sagrada de Quilmes, uno de los asentamientos prehispánicos más importantes de los pueblos Calchaquíes o hacer turismo astronómico en el observatorio de Ampimpa.