Tres ciudades hermanadas por gigantes de piedra

El increíble Pan de Azúcar, un clásico de Río de Janeiro. (Foto: Gov.br)
El increíble Pan de Azúcar, un clásico de Río de Janeiro. (Foto: Gov.br)

El Peñol de Guatapé, el Pan de Azúcar y el Peñón de Gilbratar, unidos en los encantos gracias a sus “guardianes”.

Existen pocos puntos turísticos tan distantes entre sí y a la vez, tan similares: el Peñol de Guatapé, en Antioquía, Colombia; el Pan de Azúcar en Río de Janeiro, Brasil; y el disputado Peñón de Gilbratar en España, comparten un origen común y ofrecen postales similares.

Los antiguos procesos geológicos a veces pueden hermanar a las naciones.

El Peñol de Guatapé, Antioquía. (Foto: GetYourGuide)
El Peñol de Guatapé, Antioquía. (Foto: GetYourGuide)

Las tres masas graníticas de cuarzo, feldespato y mica emergen del suelo aunque parezcan simples rocas monumentales caídas del cielo. Tienen una altura promedio de 400 metros y comparten entornos con paisajes de agua marítimos o lacustres.

Además, las tres rocas han inspirado cientos de mitos y leyendas americanas y europeas en todas las épocas.

El Peñón de Gibraltar, la puerta del Mediterráneo

El peñón está situado en el territorio británico de ultramar de Gibraltar y limita al norte con Andalucía. La propiedad de Gibraltar fue transferida a Gran Bretaña en 1713 y España reclama la soberanía de la zona desde entonces.

El Peñón de Gibraltar. (Foto: Facebook visitgibraltar)
El Peñón de Gibraltar. (Foto: Facebook visitgibraltar)

Lo cierto es que Gibraltar ofrece una de las experiencias más exóticas: en su pequeño territorio se combina la posibilidad de conocer la historia de la humanidad.

Desde las cuevas habitadas por los hombres de Neanderthal hasta las agitadas actividades turísticas y la vida nocturna de la actualidad, no alcanzan los días para descubrir sus secretos.

Declaradas Patrimonio de la Humanidad, dada su fragilidad arqueológica las cuevas de Neanderthal pueden observarse desde una plataforma que proporciona vistas espectaculares e interpretación del sitio sin riesgo de causar daños.

El Peñón de Gibraltar. (Foto: Facebook visitgibraltar)
El Peñón de Gibraltar. (Foto: Facebook visitgibraltar)

Castillo Moro o Árabe. Aunque su torre principal es del año 1330, el origen de las fortificaciones pertenecientes al entorno del Castillo se remonta al año 1160.

Túneles del Gran Asedio. Excavados en la roca con herramientas muy simples por ingenieros del ejército británico durante el Gran Asedio de 1779-1783, es uno de los sistemas defensivos más impresionantes del mundo.

Guarida de los Monos. En esta área protegida se preserva el ambiente natural y la vida de los monos macacos, típicos de la región

Cueva de San Miguel. Una de las grutas naturales más hermosas de Europa que fue utilizada como hospital durante la Segunda Guerra Mundial.

Pan de Azúcar, “guardián de la bahía”

Más cerquita, este famoso morro es uno de los atractivos más fotografiados de todo el mundo.

Ya hace un siglo que el hombre, fiel a su espíritu de conquista y desafío, llegó a la cima de esta mole granítica e instaló el primer teleférico de América del Sur. Desde lo alto se obtienen las vistas panorámicas más increíbles de Río de Janeiro.

El increíble Pan de Azúcar, un clásico de Río de Janeiro. (Foto: Gov.br)
El increíble Pan de Azúcar, un clásico de Río de Janeiro. (Foto: Gov.br)

Para complementar el tradicional paseo suspendido del cable carril, recientemente en el predio del Pan de Azúcar se acaba de inaugurar el Circuito Histórico de los Miradores.  Son 14 estaciones perfectamente señalizadas que destaca la historia y cultura de la ciudad y  también promueve el cuidado del ambiente natural.

Cientos de prestadores turísticos ofrecen mil y una formas de acceder a él. Senderismo, trekking, escalada o aproximaciones desde embarcaciones ofrecen infinitos puntos de vista.

Guatapé: la piedra que el diablo quiso robar

Se dice que la gran grieta que la piedra tiene en su costado occidental es la cicatriz que el diablo dejó por no haber podido robar la mágica piedra, luego de varios intentos.

El Peñol de Guatapé, Antioquía. (Foto: Turismo Guatapé)
El Peñol de Guatapé, Antioquía. (Foto: Turismo Guatapé)

Hoy se puede llegar hasta la cima por una extraña escalera enmarcada en las paredes pétreas.

Son casi 750 escalones que ofrecen el premio en la cima. Después de media hora de ascenso, desde lo alto se aprecia el paisaje inverosímil de un embalse salpicado con cientos de islotes verdes. Senderismo y actividades lacustres son las preferidas por los visitantes.

Sorprendente pueblo multicolor

El peñón se ubica en las inmediaciones de Guatapé, al que se llega desde Medellín en un trayecto de aproximadamente dos horas. El pueblito también es una maravilla con calles empedradas y casas pintadas de múltiples colores con balcones de madera.

El Peñol de Guatapé, en Colombia. (Foto: Claudia Santos)
El Peñol de Guatapé, en Colombia. (Foto: Claudia Santos)

Pero, lo que más llama la atención, son los zócalos, dibujos y pinturas en alto relieve con los que se adornan las casas del pueblo.

Son obras de arte que narran historias y que hacen referencia a las costumbres, a la flora, a la fauna, a los símbolos patrios, y a los oficios de la gente del pueblo.

Temas Relacionados