Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

Una visita al restó colombiano que funciona en una cárcel

En Cartagena de Indias, uno de los destinos más visitados de Colombia, hay mucho por descubrir. Como Interno, el único restaurante del mundo abierto al público que funciona en una cárcel de mujeres.

Por Victoria Pérez Heredia (Especial).

El avión aterrizó en Cartagena de Indias. Desde el aeropuerto al hotel tomé un taxi. En ese recorrido por la ciudad amurallada, pasamos frente a la cárcel de mujeres en el barrio de San Diego. No era mi primera vez en la ciudad, sin embargo a la penitenciaría no la había visto antes. Ubicada a la vuelta de la Universidad de Bellas Artes, uno de los mejores lugares de Cartagena, supe de ella un domingo y en el horario en que los familiares realizaban visitas.

Durante mi estadía en esta ciudad de Colombia, hice los recorridos habituales, disfrutando cada uno de sus rincones, espacios y momentos. Cartagena de Indias, con su ciudad amurallada declarada Patrimonio de la Humanidad, es acaso uno del os destinos más elegidos y atrapantes del Caribe colombiano. Pero no había vuelto a pasar por la cárcel.

La noche previa al regreso, buscando un lugar para cenar, me recomendaron el restó que funciona dentro de la cárcel de mujeres, la de San Diego. Nuevamente el destino me remitía a ese sitio. Interno, ese es su nombre, y forma parte de uno de los proyectos de Acción Interna, una fundación que nació con el propósito de hacer algo por las internas y pospenadas de Colombia. Johana Bahamón, su directora y fundadora, llegó a ese penal y vio que podía desarrollar una acción distinta, poniendo a disposición de las internas y de la población el potencial del lugar. Así nació la idea del restó. Con la fundación, Johana puso manos a la obra, y en la cárcel las manos en la masa.

Llevar adelante este proyecto implicó temor a la discriminación, pero los prejuicios desaparecieron dejando lugar a la amabilidad de quienes cada noche eligen tener nuevas oportunidades.

Interno es un emprendimiento que permite el empoderamiento de mujeres que se capacitan para reintegrarse a la sociedad, adquiriendo un oficio para trabajar y también reducir la pena: un año de trabajo constante equivale a seis meses de reducción.

El cartel que señala la llegada a Interno, el restó que funciona en la cárcel de mujeres de San Diego. (Alejandro Milotich)

Desde adentro

Quise conocer el lugar. Sobre un portón pintado de rosa, un cartel con una llave indicaba que había llegado. Su cálida estética contrastaba con la fachada ruinosa y abandonada del resto de la cárcel.

Una sonriente recepcionista asomada a una ventanita respondió a mi llamado. Sabía que sin reserva previa era difícil conseguir lugar. No quería irme de Cartagena sin conocer “uno de los mejores lugares para visitar en el Planeta”, tal cual la mención de la revista Time en agosto de 2018.

Faltaban unos minutos para las siete de la tarde y mis esperanzas estaban comenzando a desaparecer. La puerta se abrió y una muchacha, con su hermoso acento caribeño, me invitó a pasar. Estaba entrando al único restó en todo el mundo abierto al público en una cárcel de mujeres.

Para comer en Interno hay que reservar lugar. La capacidad es limitada y tiene mucha demanda. (Fundación Acción Interna)

Las mesas están distribuidas en un acogedor patio con muchas plantas. Me acomodo y una moza me acerca la carta. Está vestida, al igual que todas, con un turbante fucsia, pantalón negro y una remera del mismo color con una leyenda en letras blancas que reza: Yo creo en las segundas oportunidades.

Dicen que cocinar es un acto de amor y generosidad. En el menú de Interno se unieron la generosidad de destacados chefs de Colombia (quienes capacitaron a las internas y donaron sus recetas) y el amor de los que noche a noche cocinan y sirven exquisitos platos alentándonos a las segundas oportunidades que nos da la vida.

En cada uno de los platos está la impronta de destacados chef de Colombia. (Fundación Acción Interna)

Sueños, ilusiones y una rica comida caribeña se fusionan en un lugar lleno de esperanza y de sabor. Eso se siente cuando se está en este lugar que es mucho más que una propuesta gastronómica.

El restaurante tiene una capacidad de 12 mesas y mucha demanda. El consejo para asegurarse un lugar es hacer la reserva por WhatsApp. El costo por plato es de 90 mil pesos colombianos, unos 28 dólares. Ese dinero se destina a mejorar la calidad de vida de las reclusas de San Diego de Cartagena, sus familias y demás privados de la libertad y pospenados de Colombia. Si visitan Cartagena, pasen y coman. Todos nos merecemos y necesitamos segundas oportunidades. ¡Buen provecho!

Datos útiles

CÓMO LLEGAR.

En avión desde Córdoba operan esta ruta: Latam, Copa Airlines y Aerolíneas Argentinas. Los precios varían según la temporada y el tiempo de anticipación con el que se compre el pasaje.

DÓNDE ALOJARSE.

La oferta hotelera es variada. Los lugares más recomendados para hospedarse, por su ubicación estratégica, son los que se encuentran en Bocagrande o dentro del Casco Histórico. Si se hospedan dentro de la Ciudad Amurallada, es mejor hacerlo en un hotel u hospedaje con pileta. La ciudad es hermosa para recorrerla por la mañana y al atardecer, pero a la siesta es necesario un chapuzón reparador.

CÓMO MOVERSE.

Dentro de la Ciudad Amurallada, una opción es alquilar bicicletas con o sin guías. El tradicional paseo en coche, en el cual los cocheros explican la historia de los puntos de interés, es otra atrapante alternativa. Pero lo mejor es caminar las murallas, perderse en sus calles coloridas y deleitarse con cada rincón de La Heroica.

CÓMO LLEGAR A INTERNO.

A la vuelta de la Universidad de Bellas Artes (antiguo Convento de San Diego), está la Calle 39, donde se ubica el restorán de la Cárcel de Mujeres. Para reservar, se sugiere hacerlos por mensaje al: +57 310 260 0134 / 310 327 3682. Redes sociales: @restauranteinterno.

Las 5 claves de Cartagena de Indias

Destino indiscutible para disfrutar del sol, en sus playas paradisíacas de las islas caribeñas. Esta ciudad colombiana ofrece mucho más que eso.

Los Zapatos Viejos esta ubicado detrás del Castillo de San Felipe. El monumento representa un homenaje al escritor cartagenero Luis Carlos López.

  • Restos de Gabo. En el Claustro de la Merced de la Universidad de Cartagena, bajo un busto de bronce, descansan los restos del escritor colombiano Gabriel García Márquez. La entrada es libre y gratuita, de lunes a sábados.
  • El Portal de los Dulces. Conocido también como el Portal de los Mercaderes, en la novela Del amor y otros demonios. Es el lugar ideal para saborear los dulces más típicos de Cartagena. Es la primera vista que recibe al visitante.
  • Los Zapatos Viejos. Ubicado detrás del Castillo de San Felipe, el monumento representa un homenaje al escritor cartagenero Luis Carlos López, quien compara el amor por su ciudad al que siente por un par de zapatos gastados.
  • Callejón Angosto. Ubicado en el barrio de Getsemaní, ese pasadizo está decorado por coloridos paraguas que son gestionados y comprados por los mismos vecinos de esta calle. Aquí, al igual que en el callejón Ancho, aún viven raizales.
  • Raspaítos y Limonadas. Si bien los vendedores ambulantes suelen incomodar al turista con sus ofertas, que esto no los prive de probar algunos de los exquisitos refrescos. Con la dosis justa de sabor, color y frescura, miman paladares.
2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.