Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Voy de viaje

El legado galés en Chubut

El próximo martes 28 de este mes se conmemoran los 150 años de la llegada de los galeses a la Provincia del Chubut. Ese grupo de inmigrantes aportó una herencia cultural que se mantiene viva en cada rincón de Esquel y Trevelin.

Por Redacción LAVOZ.

El próximo martes 28 de este mes se conmemoran los 150 años de la llegada de los galeses a la Provincia del Chubut. Ese grupo de inmigrantes aportó una herencia cultural que se mantiene viva en cada rincón de Esquel y Trevelin.

Las numerosas capillas y museos de la zona, logran transmitir cómo vivían esos pioneros de la Patagonia.

Tal el caso del molino harinero Nant Facht que en galés significa “arroyo chico”. La construcción actual respeta el modelo de los antiguos molinos harineros que permanecieron en Trevelin desde fines del siglo 19 hasta mediados del siglo 20.

Es un emprendimiento privado y exhibe una serie de elementos de uso diario en el hogar de los galeses de principios del siglo 20. Se atesoran instrumentos musicales, vitrolas, órganos, máquinas de coser, elementos agrícolas y carruajes. 

El molino da cabida al museo pero en la actualidad se sigue elaborando harina de excelente calidad y a baja escala.

Está a cargo de Mervin Evans, bisnieto de un colono galés, quien cuenta imperdibles historias de la producción del trigo en Chubut que se vio interrumpida por un decreto de 1949 que declaró zona no triguera, del río Colorado al sur. El objetivo era subsidiar al norte y la medida produjo la ruina de los molinos harineros y agricultores chubutenses.

Para llegar al lugar hay que circular por la ruta nacional 259, a 45 kilómetros de Esquel. Las visitas son guiadas. 

Capilla Seion

En el centro de Esquel se encuentra la capilla Seion, declarada sitio histórico porque se mantiene intacta desde 1904.

El templo preserva el espíritu galés y su religiosidad. Asentada en piedra y barro, con paredes de ladrillo cocido y techo de chapa, tiene una única planta rectangular. Los bancos ubicados en el centro, tienen pasillos de circulación a los costados y al frente se encuentra el sillón para el predicador, una pequeña biblioteca y un armonio a pedal. 

El Vestry es un espacio que se destinaba a las reuniones dominicales, a la ceremonia del té y también a la escuelita dominical. En la actualidad en esta parte de las instalaciones funciona la Escuela de Galés de la cordillera.

La capilla Seion cuenta con visitas guiadas a cargo de una guía especializada.

Las capillas tuvieron una gran una importancia para los inmigrantes galeses que se ubicaban alrededor y a lo largo del río Chubut. Las edificaban ellos mismos para practicar las costumbres y creencias del pueblo que arribó al país en busca de la libertad de culto. 

La capilla Seion ofrece visitas guiadas.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.