Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Voy de viaje

De paseo por el Mercado Norte

El Área de Guías de la Dirección Municipal de Turismo propone un recorrido por un sector de la ciudad donde los clientes son tan importantes como la historia misma de esa zona, cuyo pulso vital se mueve en el Mercado Norte.

Por Redacción LAVOZ.

A través de anécdotas y relatos relacionados con este importante centro comercial, los turistas y vecinos podrán conocer la historia de “La Segunda”, como era conocida esta parte de la ciudad, y la de personajes y lugares más famosos, entre ellos el Mercado.

La Plaza Mayor (hoy Plaza San Martín) fue el primer lugar donde la gente acudía a adquirir los productos que llegaban a la ciudad a través de carretas desde distintos puntos de la región. Carne, frutas y verduras eran los productos por excelencia que se comercializaban en la plaza, siempre bajo la atenta mirada y control de los regidores del Cabildo.

En tanto, el vino, la yerba, el azúcar, el pan y otras mercaderías de uso cotidiano podían adquirirse en las pulperías existentes en los alrededores de la plaza. Estos comercios pertenecían en su mayoría a gente vinculada directamente con el grupo fundador de la ciudad.

Los mercaderes de la plaza convivían diariamente con un grupo de vendedoras ambulantes conocidas como “las regatonas”, que compraban al por mayor en los lugares de abastecimiento y luego vendían al menudeo puerta a puerta, tornándose una competencia desleal para los pulperos y comerciantes que pagaban impuestos al Cabildo.

El crecimiento poblacional y los cambios en las prácticas sociales determinaron de manera paulatina que las plazas secas de la colonia pasaran a convertirse en lugares de socialización.

Así, los espacios verdes se destinaron a sitios para disfrutar de un paseo dominical o sentarse a observar la retreta, como actividades comunes y placenteras.

Los mercados de a poco se ubicaron en la periferia de la ciudad, en edificios especialmente diseñados para su actividad e íntimamente ligados a la llegada del ferrocarril que permitía el transporte de todo tipo de productos, desde y hacia Córdoba capital.

Comercio y bohemia. El edificio del Mercado Norte fue construido en 1927 e inaugurado el 14 de abril de 1928 en los terrenos de la antigua plaza Marchena. Abrió sus puertas con 106 locales de comercialización minorista de productos perecederos, convirtiéndose por aquel entonces en el mayor centro de compras de todo el interior del país.

Atrás quedaban los antiguos puestos o negocios al aire libre que se formaban con los productos que los carros, carretas, sulkies y hasta coches de plaza depositaban en el piso de la antigua plaza comercial.

El mercado se expandió y hoy alberga más de un centenar de puestos comerciales de distintos rubros, tales como carnes y brozas vacunas, cabritos, lechones y conejos, pollos y aves de chacra, frutas y verduras, lácteos, fiambres y embutidos, pescados y mariscos, panificación, confitería, vinos finos, y una variada oferta gastronómica; pero mantiene aún algo que lo caracteriza entre todos los demás centros comerciales, los puestos son atendidos por los propios dueños y sus familias, que con una sonrisa amplia brindan atención personalizada a cada uno de sus clientes.

El edificio del mercado fue declarado monumento histórico provincial en 1972 y en 2001 fue puesto en valor. De esa manera rescató sus características originales y se le incluyó un Centro de Participación Comunal (CPC 10).

La Segunda. El mercado fue el corazón de la zona genéricamente conocida como “La Segunda” por la cercanía a esa seccional policial.

En los alrededores a ese centro de abastecimiento surgieron bares, cafés, comercios y edificios de departamentos que otorgaron a la zona un carácter netamente comercial.

Por sus calles transitaron no sólo vendedores ambulantes sino también la bohemia de antaño.

Si bien la intensa vida nocturna distinguía a la zona, cuando los rayos del sol asomaban por el horizonte, un tránsito interminable de carros y carretas, vendedores y puesteros poblaban las calles del barrio y florecían una serie de personajes muy cordobeses como la “Cachilera” y el “Loco Tablada”, dos sinvergüenzas que “vendían y bendecían”, respectivamente estampitas de San Roque. También era frecuente la presencia de “timberos” que se desplazaban con sus “casinos portátiles”.

Famosos eran los chocolates con churros de la Cortada Israel o la enemistad entre las clientelas de los bares Pastorino y El Agrario.

En la actualidad, sólo los recuerdos de estos sitios circulan por la zona, pero la impronta permanece entre sus muros y alrededores.

Lo que hay que saber

Visita. De paseo por el Mercado

Cuándo. martes 11 y 25 a las 10.

Lugar de partida. Puerta de acceso sur del Mercado Norte (cortada Israel esquina Pasaje Cantacara).

Recorrido: Mercado Norte (historia y actualidad). Historias de su entorno.

Informes. Área de Guías de la Dirección de Turismo Rosario de Santa Fe 39, teléfono (0351) 434-1227 (lunes a viernes de 8 a 20) y Oficina de Turismo del Cabildo, teléfono (0351) 434-1200.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.