Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Voy de viaje

Colombia: esplendor entre callejuelas y farolas

Fundada en 1533 por Pedro de Heredia, Cartagena de Indias es una ciudad de un millón de habitantes que expone distintos perfiles que alimentan su magia. Ubicada a orillas del mar Caribe, guarda historias de piratas y corsarios entre sus gruesas murallas.

Por Juan Carlos Lopresti*.

Los variopintos atractivos de Cartagena de Indias hacen de la ciudad uno de los destinos más visitados de América. Apenas arribado al lugar, el visitante prioriza el centro histórico como uno de los primeros lugares por recorrer. 

Callejuelas por las que todavía circulan encantadores personajes.

En esas cuadrículas plenas de historia, cada cuadra cambia de nombre, lo que dificulta la orientación pero la referencia para no extraviarse es la Torre del Reloj, entrada simbólica de la ciudad desde 1631, cuando terminaron las murallas que la envuelven.  

Las murallas de Cartagena son un emblema citadino y aunque fueron construidas para la defensa ante ataques de piratas y corsarios, por el ingeniero italiano Bautista Antonelli, en 1586 se terminaron dos siglos después, apenas 25 años antes de la Independencia de Colombia

 

Muy bien conservadas a lo largo de 11 kilómetros, se las puede recorrer por encima, bordearlas por el mar y también por dentro, a pie o en la Victorias, tradicionales carros tirados por caballos, únicos vehículos que pueden recorrer determinadas callejuelas, especialmente durante la noche. Los cocheros, verdaderos guías turísticos, van narrando en voz alta, cada lugar o hecho histórico de la ciudad. 

PARA CONOCER. Tiempos de colonia en Cartagena de Indias

Típicos balcones de madera se ubican en una ciudad que conquista con su atmósfera colonial.

Fuera de la ciudad amurallada el tránsito suele ser caótico por la gran cantidad de motos, aunque el segundo y último viernes de cada mes hay una veda de circulación. Similar restricción existe para los autos según el número de patente.

Una sugerencia es contratar un city tour apenas se arriba a la ciudad. Hay servicios de ómnibus de dos pisos que por U$S 18, ofrecen un recorrido de dos días. Tras esa primera visión general, hay que caminar para enamorarse de los mil vericuetos que propone. No hay problemas de seguridad y a cualquier hora se puede circular por las diferentes plazas que componen el casco antiguo.

Se puede comenzar en la Plaza de la Aduana donde, bajo unas arcadas amarillas y blancas, están la Administración de la Aduana y la Alcaldía de Cartagena de Indias, todo a pocos metros de la Torre del Reloj. En el medio, un pasadizo comunica al exterior de la muralla, donde se venden flores multicolores. Poco más adelante y tras observar la estatua de Colón, hecha en mármol de Carrara, réplica de una que se expone en Génova, ingresamos a la Plaza de los Coches. Utilizada a través de los años para muchas actividades, entre ellas la venta de esclavos, y desde fines del siglo 19 para estacionamiento de las Victorias, de ahí su nombre. 

Románticos paseos en los clásicos carruajes que recorren el centro histórico.

Al frente, un típico bar caribeño con música en vivo pone onda a la historia y unos pasos más adelante el Portal de los Dulces, en una galería con arcadas de múltiples colores donde los lugareños venden dulces regionales. 

Cada metro de cada calle, adornada con los clásicos balcones volados de madera y cubiertos por enredaderas, está siempre ocupado por numerosos vendedores ambulantes, cultores de los regateos, que ofrecen distintas artesanías, obras de arte y ensaladas de frutas preparadas en el momento. Es un recurso ideal para calmar la sed por las altas temperaturas y humedad que envuelven la ciudad. También es aconsejable llevar agua mineral.

Tras pasar por el Palacio de la Inquisición se arriba al Parque Bolívar, también llamado Plaza Mayor, donde, entre una abundante vegetación, una estatua de bronce sobre pedestal de granito finlandés recuerda al libertador Simón Bolívar. Ese es el punto donde todas las tardes se reúnen bandas de música que invitan al baile y que, a la gorra, dedican sus canciones a los turistas.

Lo que hay que saber

Aéreo. Copa Airlines conecta Córdoba con Cartagena de Indias con escala en Panamá. Salida desde Córdoba a la 1.49 con conexión en Panamá y llegada a Cartagena de Indias a las 13.14. El regreso desde Cartagena es a las 9.33 y arriba a Córdoba a las 0.37 del día siguiente.

Tarifa en clase económica con tasas e impuestos desde U$S 857 no incluye el 35 % de la resolución Afip. 

Excursiones. City tour en Cartagena, U$S 29 por persona.

A las islas del Rosario desde U$S 22 (incluye almuerzo en restaurante costero). 

Castillo San Felipe de Barajas: entrada 17 mil pesos colombianos (U$S 7).

Para tener en cuenta. En el aeropuerto de Cartagena entregan al viajero un tarifario donde consta el precio que debe cobrar un taxi al lugar de destino.

Conviene llevar siempre una botella de agua en cualquier recorrido.

Recorrido virtual. Conocé la ciudad, acá: 

*Especial

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.