Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Voy de viaje

Cicloturismo por la España Verde

Desde el País Vasco hasta Santiago de Compostela, en Galicia, a través de Cantabria y Asturias, por la que se conoce como “la ruta francesa”. Este es el periplo que cumplieron dos cordobeses a bordo de sus bicicletas, en un viaje para vivirlo y contarlo.

Por Gustavo Rebord | Especial.

En el 813 d.C., un pastor de Gaellecia (hoy Galicia) llamado Pelayo creyó ver la luz de una estrella señalando un túmulo del monte Librandón, donde más tarde surgiría Compostela. Reinaba en la zona Alfonso II el Casto, Carlomagno en Occidente y, en el resto de la península ibérica, los moros consolidaban sus posiciones. 

El apóstol Santiago había sido decapitado en Jerusalén, en el 42, por orden de Herodes Agripa, pero sus discípulos robaron el cuerpo y lo trasladaron a la tierra donde había predicado para enterrarlo allí.

Roncesvalles, Navarra, en la altura de los Pirineos, donde comenzó este viaje de 13 días a lo largo de la llamada “ruta francesa” del Camino de Santiago.

A medida que los cruzados van liberando territorio, los peregrinos comienzan a recorrer viejas calzadas romanas, desde distintos puntos de Europa hacia Compostela. Reyes y templarios construyen hospitales (término derivado de hospitalidad), puentes y albergues, para facilitarles el viaje.

Y así como se llamó palmero al que concurría a rezar a Jerusalén, romero al que visitaba Roma, se comienza a utilizar la palabra peregrino para designar al viajero a Compostela.

La peregrinación no constituye un viaje más; se pueden tener diferentes motivos: religiosos, históricos, deportivos o personales, pero termina siendo un tipo de viaje especial. 

A lo largo de la ruta se van descubriendo la geografía, la historia medieval, y también, poco a poco, una espiritualidad distinta se apropia del peregrino.

En el monasterio del siglo XI de Roncesvalles, iniciamos el viaje con nuestras bicicletas con alforjas por la traza de lo que se denomina “la ruta francesa”, para recorrer los 790 kilómetros que nos separaban de nuestro destino final, Santiago de Compostela.

Monolitos que marcan el camino durante todo el trayecto.

En bicicleta se presentan dos alternativas: una, transitar por rutas asfaltadas que corren paralelas a la verdadera traza, y la otra, por el trazado establecido y demarcado por las asociaciones amigas del camino. Este último se desarrolla por senderos, calzadas romanas, caminos vecinales, todo bien demarcado con flechas y monolitos y fue la opción elegida. El viaje en total demandó 13 días. 

La partida: Navarra 

Al atardecer llegamos a Roncesvalles, en la altura de los Pirineos en territorio francés y nos alojamos en la Real Colegiata, de 1219, histórico albergue de peregrinos. 

Es una iglesia y un enorme claustro, en el cual la recepción no da abasto para recibir a los peregrinos en tránsito o que han decidido comenzar el camino en este punto. 

En todos los albergues parroquiales son atendidos por voluntarios de distintas nacionalidades.

La definición clara de roles es indispensable en un viaje de estas características. Así, mientras en los patios parte del grupo armaba las bicis y ponía todo el equipo en condiciones para partir al otro día, los 

otros se encargaban de la cena y del ingreso al albergue y obtención de la credencial de peregrino.

Una vez guardadas las bicis, en una habitación preparada para ello donde había unas 10 más, con un golpe de madera maciza se cerró la puerta tras nuestro “hasta la mañana”.

Entrada a la fortaleza de Pamplona, primera etapa cumplida.

Todo en el monasterio es enorme, las puertas, las cerraduras, la habitación; al hacerse la noche todos debemos estar ubicados en los cuartos antes de las 22, hora en que se apaga la luz. 

Son dormitorios colectivos, con 10, 12 camas dobles (cuchetas) ubicadas en un subsuelo bajo, grandes cúpulas cerradas sin ventanas, unidas por un pasillo, que puede haber sido parte de un depósito en la antigüedad. Todo luce impecable, pese al uso intenso. 

Cada viajero intenta dejar acomodado su equipo para poder salir lo más temprano posible.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.