Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Un recorrido por el Centro Histórico de Córdoba

La Dirección Municipal de Turismo propone conocer el casco antiguo de la ciudad desde dos puntos de vista: un recorrido pedestre y una “instantánea” desde el balcón de la antigua casona que perteneció al obispo Mercadillo. Visitas guiadas y gratuitas.

Por Redacción LAVOZ.

La cuadrícula original que dispuso don Jerónimo Luis de Cabrera para la joven ciudad que acababa de fundar fue un damero de 10 cuadras de largo por siete de ancho. Los privilegiados propietarios de los edificios principales fueron los oficiales que lo acompañaron en la enorme empresa y por el valor demostrado, recibieron las tierras prometidas, con respeto a las jerarquías.

Esa primera cuadrícula urbana, tuvo como centro la Plaza Mayor y a sus lados se ubicaron el Cabildo y la Catedral, disposición espacial que imitó el modelo de ciudades de España. 

Plaza San Martín, corazón del Centro Histórico cordobés. Fue construida en 1577 y es la testigo más antigua del crecimiento de la ciudad.

Puede decirse que la plaza es la testigo más antigua de la historia de la ciudad de Córdoba, ya que fue construida en 1577 con la primera traza. 

Se la consideró una plaza seca, es decir, que pasó a ser el lugar de reunión de los vecinos de la “nueva Andalucía”, el sitio de las fiestas populares, las procesiones religiosas, corridas de toros y hasta ejecuciones. 

Las obras de la iglesia Catedral se iniciaron en 1574 y culminaron 200 años después.

Las obras de la iglesia Catedral, en tanto, se iniciaron en 1574 y culminaron 200 años después. 

Su estilo arquitectónico refleja el largo proceso constructivo, que la convirtió en un tesoro, ya que las distintas intervenciones le otorgaron ese carácter único que luce en la actualidad. 

Desde 1588, la casa de gobierno fue el Cabildo.

Desde 1588, la casa de gobierno fue el Cabildo, edificio que al igual que la iglesia, sufrió modificaciones en diferentes épocas, como las tareas que encaró el marqués de Sobre Monte en el siglo XVIII y las realizadas más tarde por el gobernador Juárez Celman. 

La conocida recova, continuamente retratada por los turistas, fue agregada tiempo después. En este lugar funcionaron la Municipalidad, la Central de Policía y actualmente, el Museo de la Ciudad. 

Desde el balcón

El portal de la antigua casona del obispo Mercadillo es lo único que se conserva de aquella construcción. Ubicado también frente a la plaza San Martín, fue el tercer edificio construido en aquella antigua traza y considerado monumento histórico nacional desde 1941.

Su propietario, Manuel de Mercadillo y Patiño fue el noveno obispo de la Gobernación del Tucumán, un cargo que, sin embargo, sólo ejerció seis años. 

Balcón  y cruz de hierro identifican a lo que quedó de la original casa del obispo Mercadillo.

A pesar de su alto rango dentro de la vida religiosa, no destacó precisamente por sus virtudes, sino por las constantes controversias que lo tuvieron en el centro de disputas de diversa índole, incluida su vida privada. 

La casona, en la que destaca su precioso balcón y cruz de hierro, perteneció originalmente a Álvarez de Toledo y fue reformada numerosas veces. A mediados del siglo XVII se le agregaron las tejas musleras, ladrillos y piedra. 

Al fallecer el obispo, fue comprada por Pedro Fernando de la Torre Palacios, quien dispuso ampliaciones a la vivienda. 

Finalmente, fue demolida,  conservándose del edificio original el ingreso y una pequeña habitación en planta alta. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.