Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Gastronomía

Ruta Gourmet en Punta del Este

Sin los flashes de los paparazzi persiguiendo famosos, casinos y fiestas del jet set, hay otra Punta del Este que se puede conocer y recorrer todo el año. Es lo que se conoce como la Ruta Gourmet Sierra de los Caracoles, entre Punta Ballena y Minas.

Por Silvina Pini | Especial.

Alejada de los flashes que persiguen famosos en José Ignacio y en la Barra, hay otra Punta del Este más relajada, que se deja recorrer todo el año. En Punta Ballena, donde termina o empieza la bahía de Portezuelo, la ruta 12 intercepta la costera Interbalnearia y se interna en las sierras que bordea la laguna del Sauce. 

Durante 70 kilómetros, entre subidas y bajadas y panorámicas que dejan ver el enorme espejo de agua, montes y cultivos, se extiende lo que han bautizado hace poco como la Ruta Gourmet Sierra de los Caracoles. El punto final es la ciudad de Minas, ya en el departamento de Lavalleja, lindante con el de Maldonado, encantador pueblo grande perdido en el tiempo.

Chipirones encebollados, una de las delicias que conforman el menú en esta ruta gastronómica. (Fotografía gentileza, Mario Cherrutti)

Quienes se marean con las chicas de tapa, no se enteran de que Punta Ballena, el inicio de la ruta, está llena de historias. En 1896 Antonio Lussich, poeta, escritor e hijo de un empresario naviero, compró 1.600 hectáreas. Ya había escrito el poema Tres gauchos orientales, al que Borges consideró el antecesor del Martín Fierro. 

Cata con los mejores aromas. Foto: Sitio Oficial Ruta Gourmet Sierra de los Caracoles.

El hombre tenía 50 años, mucho dinero, ocho hijas mujeres y un varón. Medio siglo más tarde, sus hijas decidieron vender todo a cinco argentinos, que formaron la empresa Ballena SA y planificaron el loteo y urbanización. La única manera de llegar era por hidroavión, que acuatizaba en la laguna del Sauce.

Como necesitaban un lugar donde dormir, le encargaron al arquitecto catalán Antonio Bonet la construcción de una casa y la urbanización de la zona. Bonet había llegado a Buenos Aires en 1938 huyendo de la Guerra Civil. Discípulo de Le Corbusier, se había asociado a los arquitectos argentinos Juan Kurchan y Jorge Ferrari con quienes, entre otras cosas, diseñaron un sillón que se convertiría en clásico, el BKF. 

Bar Londres, en Minas, un pueblo grande perdido en el tiempo (Fotografía gentileza, Mario Cherrutti)

La casa construida para los argentinos por Bonet en la playa en 1947, materia de estudio en muchas universidades de arquitectura del mundo, es hoy el hotel La Solana. Bonet aprovechó la diferencia natural de altura entre un extremo y otro del terreno para levantar del lado más bajo, dos plantas y del otro una sola, que se conectan por un entrepiso que balconea a la planta baja.

La casa está tal cual, incluso con muchos muebles originales diseñados por Bonet. Cuenta con cinco habitaciones que dan a la playa y un departamento en la terraza con todos los chiches high tech siglo 21. A los amantes de la arquitectura no le darán los ojos para asombrarse por el proyecto impecable y los detalles de construcción exquisitos.

Hotel La Solana, construido por el catalán Antonio Bonet. (Fotografía gentileza, Mario Cherrutti)

Allí funciona el restaurante Bonet con platos de inspiración española, abierto a quienes no se hospedan, tanto en el salón como en el deck sobre la playa. A cargo de la cocina está Graciela Ferreres, hija de Juan, otro español que fue el paisajista de las primeras casas de la zona, entre ellas la de catalanes que huían de la guerra, como Margarita Xirgu y Rafael Alberti, también diseñada por Bonet.

Graciela y su familia también son dueños del restaurante Medio y Medio, ubicado a pocas cuadras, abierto hace 20 años, donde además de buena cocina, organizan en un escenario contiguo shows de música por donde pasan desde Hermeto Pascoal a Lisandro Aristimuño y Liliana Herrero. 

Un combo ideal es comerse unos chipirones encebollados con una copa de medio y medio –trago uruguayo mitad vino blanco, mitad espumante– y asistir a los shows que empiezan temprano, a las 22.30.

* (Mapa: Sitio Oficial Ruta Gourmet Sierra de los Caracoles).

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.