Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Paso a paso por Barcelona

Una cordobesa radicada desde hace 15 años en la capital catalana nos conduce por cinco lugares ideales para descubrir lo más auténtico de la ciudad, caminando y sin desembolsar un solo euro.

Por Elizabeth Zanni (Especial).

Con una ubicación geográfica privilegiada entre el mar y la montaña, y con temperaturas agradables la mayor parte del año, Barcelona es el destino que muchos eligen para visitar o vivir una temporada en algún momento de sus vidas. Y es que con la playa y el Mediterráneo a tan pocos minutos a pie o en bici del centro, la capital de Cataluña no sólo nos enamora por sus atracciones sino también por el estilo de vida de sus habitantes.

Más allá de los famosos puntos turísticos, la belleza de esta ciudad de 1.604.555 habitantes se aprecia a cada paso, ya que cuenta con una variedad de estilos arquitectónicos muy singular, fruto de las diferentes culturas y civilizaciones que la fueron poblando.

A pesar de los restos neolíticos y vestigios de asentamientos íberos y cartagineses, los orígenes de Barcelona se remontan al siglo I a.C., cuando el emperador Augusto fundó la colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino, alrededor del monte Táber (hoy barrio Gótico). Tras el paso de visigodos y musulmanes, la ciudad evolucionó hasta convertirse en la actual Barcelona, 

la segunda más poblada de España. Un foco turístico y cultural que hoy conoceremos paso a paso.

Se hace turismo al andar

La mejor manera de descubrir Barcelona es caminando, recorrer las calles de veredas anchas en el barrio Eixample, donde se concentra la mayor cantidad de edificios modernistas que le dan ese carácter único a esta ciudad. El modernismo catalán fue fomentado por la burguesía y tuvo al arquitecto Antoni Gaudí (1852–1926) como el máximo representante de este movimiento.

Zambullirnos sin rumbo ni guías por las laberínticas callecitas medievales del casco antiguo es otra experiencia ineludible. En este sector de Barcelona, conviene dejarnos sorprender por las imponentes construcciones de piedra maciza, los rincones escondidos, los patios y las terracitas de bares que nos invitan a sentarnos para tomar una caña o un café, mientras vemos la vida pasar. 

Si bien la avalancha de turistas crece a pasos agigantados –y casi no quedan rincones donde no hayan llegado masas de visitantes– todavía tengo mis lugares favoritos a los que vuelvo y me dejo cautivar por la misma magia que me atrapó el primer día que llegué a esta ciudad, hace ya 15 años. 

Datos útiles

COSTOS. el aéreo Córdoba-Barcelona en Aerolíneas Argentinas (ida-vuelta) cuesta 22 mil pesos. La moneda usada es el euro (un euro equivale a 17 pesos argentinos). 

ALGUNAS SUGERENCIAS DE ALOJAMIENTO: Hotel Yurbban Trafalgar (Trafalgar 30): 139 euros. Hotel Chic & Basic Born (Princesa 50):132 euros. Precios por noche, base habitación doble.

¿Para quiénes?

Estos cinco sitios son ideales para quienes ya conocen Barcelona o prefieren descubrirla, por primera vez, lejos de las colas multitudinarias de los típicos lugares turísticos. Estos rincones, inadvertidos por muchos, están llenos de atractivos que pode- mos disfrutar, sin desembolsar un euro.
Búnker del Carmel. Fue construido durante la Guerra Civil. (Elizabeth Zanni)
 
¿Para qué?
Es una pena abandonar la ciudad sin subir a la terraza del hotel Neri y disfrutar de las vistas a la plaza San Felipe Neri, mientras saboreamos una copa de vino, un cocktail o tapas (cuatro a 14 euros). Podemos visitar gratis los claustros de la catedral durante la misa diaria de las 19. En La Basílica Galería podemos ver las joyas de diseño más surrealistas. Otros imperdibles: plaza Sant Agustín Vell y San Pedro, Palacio de la Música y basílica Santa María del Mar.
 
¿Por qué?
Estos lugares nos ayudan a conocer a fondo la historia de la ciudad y a disfrutar de la vida cotidiana, como si fuéramos un habitante más de Barcelona. Escaparnos por un momento del bullicio de las masas de turistas y vendedores ambulantes, aunque estemos a escasos metros de distancia, le da un plus a nuestra estadía en Barcelona.
 
Cielo y mar. Desde el búnker del Carmel se obtienen hermosas vistas de la ciudad.  (Elizabeth Zanni)
 
¿Cómo?
 
A excepción del Búnker del Car- mel, al que llegamos en colectivo o metro (billete sencillo €2,15), la mejor forma de visitar los otros lugares recomendados es caminando. Las distancias son cortas y las calles de piedra resultan complicadas para ser recorridas en rollers. En bici, hay que tener mucha paciencia para esquivar las avalanchas de turistas, aunque a la noche es más fácil porque no hay tanta gente. 
 
Un recorrido en bicicleta
 
En bicicleta, podemos recorrer un sector de la ciudad que comienza y termina en el Parque de la Ciudadela. El circuito comprende edificios emblemáticos de Barcelona, el Barrio del Raval y la playa a través de ciclovías y calles peatonales. 
En este recorrido aparecen edificios y sitios como: Arco del Triunfo, Casa de las Puntxes, Sagrada Familia, Hospital de San Pablo, La Pedrera, Casa Batlló, Casa Amatller, Macba, Rambla del Raval, Puerto Viejo, Barceloneta, Forum, Mercado Encants Vells, Parque de la Ciudadela.
 
Recorrido: 24 kilómetros. 
Tiempo: cuatro horas, aproximadamente. 
Dificultad: fácil.
 
Plus
 
Museo de Historia
Este edificio forma parte de la Plaza del Rey, puerta de acceso a las excavaciones situadas en el subsuelo del museo que nos permiten pasear por las calles de la Barcino romana del siglo I a.C. hasta la Barcelona medieval del siglo XIII. En el recorrido podemos ver talleres donde se teñía ropa y una fábrica en la que se salaba el pescado, entre otros atractivos.
Templo de Augusto
Estaba situado en el punto más elevado de la antigua ciudad, conocido como el monte Taber. Hoy sólo quedan cuatro columnas del templo dedicado a ese emperador, que se encuentran escondidas detrás de la catedral y dentro de un pequeño patio medieval, sede del Centro Excursionista de Cataluña.
La otra Casa Batlló 
Gracias a los patios internos de las manzanas del lugar podemos ver el patio y parte trasera de este icono de Barcelona. Basta con girar a la izquierda por calle Aragón y subir hasta el primer piso de la tienda Servei Estació (Carrer d’Aragó 270-272). Desde el patio de esa tienda podemos admirar esta obra única de Gaudí.
Vista de pájaro 
Para terminar el día disfrutando de una vista de 360 grados de Barcelona, sin la muchedumbre del Parque Güell o el engorroso viaje para llegar al Tibidabo, podemos subir la colina que alberga los restos del búnker antiaéreo del Carmel, construido durante la Guerra Civil. Nos conviene ir antes del atardecer y sentarnos en una de las paredes abandonadas para disfrutar de la paz del lugar con la “Ciudad Condal” a nuestros pies y el mar en el horizonte hasta que la noche encienda las luces de una de las urbes más bellas del Mediterráneo. 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.