Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Esquel: el imponente glaciar Torrecillas

Una excursión que se realiza todo el año permite conocer el glaciar, situado en el Parque Nacional Los Alerces. Exige tramos de trekking y navegación, pero el esfuerzo es recompensado con una de las experiencias más memorables que se viven desde Esquel.

Por Redacción LAVOZ.

Llegar al glaciar Torrecillas exige una excursión que combina navegación y trekking. Su nacimiento fue hace unos 24 mil años, durante la última glaciación, y desde ese entonces es un majestuoso acompañante de la naturaleza.

Sentarse unos minutos frente al glaciar, es contemplar la inmensidad del hielo en las alturas, e impresiona estar dentro de un ambiente de biodiversidad en estado puro. Es un paraíso de turismo sustentable en esos ecosistemas de extrema fragilidad de la cordillera patagónica.

El glaciar Torrecillas, no es conocido por muchos, pero es un tesoro legado por la última glaciación en la Patagonia argentina, y representa una de las bellezas que conforman el Parque Nacional Los Alerces, Esquel, provincia del Chubut.

Trepadas, caminatas y navegación para llegar al punto máximo de aproximación al glaciar.

A diferencia de los más conocidos glaciares de la Argentina, el Torrecillas es de tipo “circo”, porque se formó sobre la montaña y da la impresión que cuelga de ella. Cuenta con una parte superior “limpia” bien blanca y una parte inferior “sucia” producto de los sedimentos que se van depositando.

A los pies del Torrecillas se despliega la laguna del Antiguo, con un color esmeralda intenso, desde donde se pueden apreciar las cuencas que le dieron origen al hielo glaciar hace más de 24 mil años en la última glaciación. Ese lugar es el punto máximo de aproximación al Torrecillas, luego de la navegación y posterior caminata de bajo impacto, con la finalidad de ayudar en la conservación del glaciar, dentro del marco de sustentabilidad.

A caminar 

El comienzo del paseo hacia el Torrecillas comienza con una caminata por un sendero de interpretación de un kilómetro y medio hasta el Puerto Chucao a orillas del lago Menéndez. 

Se cruza la pasarela colgante que atraviesa el río Arrayanes con aguas de color turquesa y que une los lagos Verde y Futalaufquen, rodeados de bosque nativo.

Tras recorrer el sendero en el cual se puede interpretar la flora y fauna del lugar por medio de la cartelería explicativa, apreciar cada árbol señalado, y tomar fotografías desde los miradores y descansos, se llega al Puerto Chucao.

Allí se puede hacer un alto en el camino para hacer tiempo antes de comenzar el trayecto navegable, aunque es recomendable llegar hasta el mirador desde el cual ya se puede visualizar el Torrecillas a la distancia.

Postal conmovedora de la geografía chubutense. Excursión hacia el glaciar Torrecillas, que es precedido por la laguna del Antiguo, con aguas de un color esmeralda intenso.

Navegación y trekking 

El trayecto navegable insume 45 minutos aproximadamente, y se atraviesa el lago Menéndez hasta llegar al Puerto Nuevo. Durante la excursión, la embarcación realiza maniobras para facilitar la captura de fotografías panorámicas desde del agua.

Al desembarcar sólo resta la caminata en ascenso, de nivel medio, de casi 300 metros.

La selva valdiviana acompaña la aventura, mientras los excursionistas atraviesan un arroyo de deshielo, trepan las laderas mediante sogas, y llegan a la laguna del Antiguo, final del recorrido.

Glaciar Torrecillas, cuyo origen se remonta a los 24 mil años.

 Allí, a 500 metros de distancia, se encuentra el tan esperado glaciar Torrecillas.

 La excursión tiene una duración total de entre cuatro y seis horas, y se puede realizar durante todo el año, siempre que el clima lo permita. 

El paseo se contrata en las agencias de turismo local, ya que el acceso a la base del glaciar se encuentra estrictamente controlado, para evitar erosionar el lugar. 

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.